Jorge Hernández Alonso

hace 4 años · 2 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El italiano que no llega a fin de mes

El italiano que no llega a fin de mes¿Sabías que existe una tradición de comer todos los días 29 de cada mes ñoquis en muchas casas de Italia, Argentina y Uruguay?, ¿Sabías que a una de las primeras versiones de esta pasta se la conoce como “malfatti”, mal hechas?, ¿Sabías que en realidad no es una pasta, pues lleva muchos otros ingredientes a parte de la harina?, ¿Sabías que hay una variedad llamada “estrangulador de curas?.

Pues sí, es cierto que hay muchas curiosidades en lo referente al mundo del gnocchi. Su origen es claramente italiano (aunque hay versiones en la cocina Alemana, húngara,…) a finales del siglo XVII (del norteste del país de la forma de botín) y responde a las necesidades de consumir un plato muy económico y basado en las materias primas al alcance de cualquier italiano. Los responsables como prácticamente de todo, los políticos de su tiempo, ¿quiénes sino?, los “sgnori” o caballeros feudales que gobernaban con dureza las regiones italianas con gran presión sobre los campesinos que realizaban las labores de prensado y molido del trigo para obtener la harina con la que se preparaba la base de la comida italiana: “la pasta”. Ante el incremento del precio de esta materia tuvieron que agilizar el ingenio y sustituir este ingrediente por otro más barato (no nos queremos imaginar otros intentos fallidos que seguro hubo).

El nombre de gnocchi significa bollo, grumo o pelotilla (muy simbólico) los más conocidos y extendidos son los que se realizan con puré de patata, sémola de trigo (más basta, menos molida) y/o harina de maíz, más barata que la de trigo.

Entre las variedades más conocidas y apreciadas están las elaboradas con pan rallado “gnocchi di pane” de la zona de Trentino Alto que se acompaña con tomate y albahaca. Los primeros ñoquis recibían el nombre de “mosquitos” y se preparaban con pan, leche y almendras (en la zona de Lombardía). La variación de estos, sustituyendo las almendras y las migas por harina, agua y huevo (que es la receta que os presento hoy) recibe el nombre de “Malfatti”, mal hechos. Si a esta receta le añadimos ricotta y espinaca tenemos los “estranguladores de curas”.

La tradición de comer gnocco (en plural) se debe casi con toda seguridad a la necesidad de llegar a fin de mes (así que habrá que tomar nota, me temo), pero existe una leyenda relacionada con un milagro llevado a cabo por San Pantaleón que tras solicitar ayuda a los campesinos y compartir con ellos las viandas, les agradeció su buena acción con la bendición de sus cosechas. ¿Adivinas que día ocurrió?, Pues sí un 29, del mes de julio (Yo me quedo con la explicación sencilla, vamos que me adhiero al principio de La navaja de Ockham).




Seguir leyendo

http://koketo.es/el-italiano-que-no-llega-a-fin-de-mes

"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Jorge Hernández Alonso

hace 4 años #1

#1
pues ya te puedes animar con esta receta y nos cuentas. Buena noche.

Más artículos de Jorge Hernández Alonso

Ver blog
hace 4 meses · 1 min. de lectura

Ocopa

La ocopa o ukupa, que no “okupa”, es un entrante p ...

hace 3 años · 3 min. de lectura

Carcamusa: La leyenda del encuentro entre viejos y doncellas de Toledo

La carcamusa es la receta que tras mi último viaje ...

hace 3 años · 2 min. de lectura

Vitello tonnato, la ternera atunada del Piamonte

El vitello tonnato o vitel toné es un plato piamon ...