Jesús A. Meza Morales

hace 3 años · 4 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La ausencia de los 'Estudios Canarios' ('la colonia española del siglo XXI') en los Estudios (pan)Hispánicos

La ausencia de los 'Estudios Canarios' ('la colonia española del siglo XXI') en los Estudios (pan)Hispánicos
A manera de introducción

Aquello de que 'nadie es profeta en su tierra' es una expresión, un dicho, de uso extendido, atribuido a Cristo, según Juan 4-44: "Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra". Siendo la nuestra la lengua para hablar con dios, como decía Carlos de Habsburgo, no deja de sorprender que el estudio de nuestra civilización hispanohablante haya sido modulado desde afuera, por extranjeros con lenguas nativas distintas a esta. 

¿Acaso desde Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Francia... entre otros, no se ha gestado, impulsado, los marcos conceptuales que inciden en el desarrollo de lo hispánico y su consecuente hispanismo? Si bien es cierto que en España, México, Argentina, Cuba... entre otros, se erigen pilares fundamentales para la comprensión de la civilización hispanohablante, la manifestación actual heredada de esas realidades foráneas se reproducen en los principales centros de desarrollo de investigación y enseñanza de lo relativo a nuestra lengua y sus culturas: las universidades.

Los Estudios Hispánicos son ese campo de estudio que investiga y facilita el conocimiento en torno a lo nuestro. Por lo general son denominados como Spanish & Latin American StudiesHispanic Studies y se han desarrollado desde la lengua (estudios de las lenguas románicas) hacia campos inexplorados o interdisciplinarios con la antropología, sociología, ciencias políticas... entre otros. El componente que congrega y mezcla es la lengua. De hecho, el lema actual de la tradicionalista RAE reza: "unida en la diversidad", pero la real institución todavía no cede protagonismo ante la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE), que es la organización internacional creada ad hoc para gerenciar el legado, o establecer el acuerdo interacadémico (firmado por todas las academias de nuestra lengua de los países hispanohablantes -y no tanto-), que sostiene que la 'lengua común' es el vínculo esencial del panhispanismo.

Otro vistazo a la diversidad en las universidades

El campo de estudio a partir de nuestra lengua es infinito. Toda esta división podría estar sujeta a la perspectiva de los Area Studies que de alguna manera divide el globo para luego estudiarlo por partes que más o menos comparten similitudes. La diversidad de perfiles que escuelas de pensamientos, personalidades, perspectivas y conocimientos de quienes componen estos departamentos encargados de investigar y enseñar lo relativo a las culturas del mundo influye también en irreconciliables diferencias disciplinarias que parecen escindir entre enseñanza de lengua por un lado, y asuntos históricos, políticos, culturales, por otro. Valga resaltar que la glotopolítica en cuanto historiadora concilia de cierta manera estas divergencias. Así, los departamentos de las universidades no hispanohablantes, al centrarse en enseñar lo relativo a lo nuestro, parten de la lengua. Aunque teóricamente, el aspecto morfológico es superado por lo cultural, parece seguir predominando departamentos cuyos integrantes son especialistas en filología, literatura, lingüística, traducción o letras, antes que en cognición, comunicación, antropología, historia o estudios liberales.

Más allá de las prácticas de nepotismo, tráfico de influencias, discriminación y elitismo que se asocian a las instituciones de educación superior se observa que dentro de algunos departamentos, sobre todo aquellos mejor dotados (económicamente y de recursos humanos) y más desarrollados (en impacto de investigación y divulgación), atienden aspectos relacionados con lo que denominan "Estudios Peninsulares", "Caribeños", "Andinos", "Sudamericanos" y hasta "Sefardíes", "Catalanes", "Andalusí" o "Galegos". No obstante, hasta el momento no se ha observado la existencia de los "Estudios Canarios" (sin rigurosidad científica sino empírica).

En pro de los Estudios Canarios

En los años finales de la segunda década del siglo XXI hablar de 'colonia' podría resultar incómodo, mas no impreciso. ¿Has viajado por España invirtiendo meses y no días conciéndola? Esta es la clave para superar los dogmas, prejuicios epistemológicos y creencias anticuadas. El reino es sin duda alguna una mina de diversidad. Pero en tiempos en los que los nacionalismos independentistas se erigen para replantear el debate, conviene, al menos, replantearse no tanto la ideología sino la identidad de los pueblos. 

En las fronteras noroccidentales de Castilla y León se distingue claramente la influencia galega. Entre Barcelona y Valencia hay un abismo de diferencias. Un asturiano es una cosa, y otra un vasco. Igual entre los maños aragonenses y los de Extremadura, o entre murcianos y navarros. Y así como se reconoce la distinción es menester reconocer que entre Baleares y Catalunya las diferencias son más bien geográficas. Como también, en cierta forma, sucede entre Ceuta o Melilla y el extremo suroriental andaluz. Pero con Canarias es diferente. Al viajar a cualquiera de las siete islas del archipiélago macaronésico es imposible no asociar la realidad de ese pueblo con América, antes que con Europa. 

Los canarios han readaptado su propia versión de las áreas y se apoyan en el concepto de 'espacio tricontinental' para definir su realidad geográfica africana sahariana, su historia hispano-europea y su sentir identitario americanista. La insularidad curte la idiosincrasia canaria y en su afán diferenciador, que se antoja "revirón", parece buscar en su fase prehispánica ese componente que les particulariza sin querer replantear su vinculación monárquica que les impone el status quo madrileño. Resalta el gran número de hagiotoponimias (Santa Cruz de..., Puerto de... La Cruz, Del Rosario, San Sebastián de..., San Bartolomé de..., La Santa, etc.). 

El canario es un pueblo noble. "Aplatanado" se dice a sí mismo describiendo su parsimonia o conformismo. Se siente ungido; dotado por la divina providencia al ser habitante de un paraíso, quizá vinculado a la antigua Atlántida. Dicen que presume no de lo que tiene sino de donde viene. Y así, va labrando y asumiendo su 'diferimiento' justificado por lo aislado y su condición extracircunvalar respecto a sus referentes (europeos, americanos, africanos). 

Es común escuchar que cuando los clásicos se decidieron a perfilar la imagen de Canarias tuvieron un impulso poético. Esto es posible gracias a que los mapas de la época dieron fe, por escrito, de una tierra que había sido soñada por el hombre antes de pisarla por primera vez. 

Las islas Canarias desde siempre han estado envueltas de un manto mágico y rodeadas de mitos, fábulas y leyendas. Desde la Antigüedad hasta nuestros días, inspirado en informaciones de navegantes fenicios, griegos, cartagineses y romanos, prevalece la visión imaginaria de un archipiélago descrito como el maravilloso y lejano Edén. Los griegos localizaron en estas islas los campos Elíseos y la Mansión de los bienaventurados. Las bautizaron con el nombre de Las Afortunadas; etiqueta que también ha sobrevivido hasta la actualidad. Homero, Hesiodo, Herodoto, Píndaro, Aristóteles, Diodoro de Sicilia y Plutarco, por nombrar algunos autores ilustres, cantaron las excelencias de unas islas situadas más allá de Las Columnas de Hércules donde los hombres viven dichosa y jamás hay nieve ni invierno largo, ni lluvia, sino que el océano manda siempre las brisas de Céfiro, de sonoro soplo, para dar a los hombres más frescura.

Han estado mayoritariamente bajo el control castellano-español desde comienzos del siglo XV y créame, no es del todo España, sino política y religiosamente hablando. 

"Nadie es profeta en su tierra" todavía en tiempos globalizados e interculturales pues primero ataca el semejante que el distinto y se impone la costumbre bienquedaista de "ser más papista que el Papa". 

¿Ahora bien, no es importante generar nuevas narrativas en pro de analizar si Canarias sigue siendo una colonia española, en el siglo XXI? Más allá de que "Canarias es la puerta de entrada del español de América" es menester (re)impulsar los "Estudios Canarios" en las universidades no hispanohablantes y aportar así granos de arena volcánica a los Estudios (pan)Hispánicos.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Jesús A. Meza Morales

Ver blog
hace 3 años · 2 min. de lectura
hace 3 años · 1 min. de lectura
hace 4 años · 1 min. de lectura

Cortometrajes (y otras cosas) para aprender español como lengua extranjera (ELE)

La tendencia actual de la enseñanza de lenguas mod ...