Mirian Pozo

hace 3 semanas · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Miranda suma seis edificios históricos sin uso de gran valor

vJ8OM.jpeg

Las calles de Miranda guardan silencio ante seis inmuebles históricos, testigos del paso del tiempo en la ciudad, aunque actualmente no tienen ningún uso La falta de utilidad despierta el miedo a la ruina, aunque para alguno esta amenaza se ve como una realidad. En el Casco Viejo, la Casa de Las Cadenas, la de Don Lope o la de Los Encío aguardan un proyecto que las revitalice. Todavía en Aquende, la iglesia de San Juan mantiene el título de Bien de Interés Cultural, pero el reconocimiento no evita su abandono. Al otro lado del Ebro, en la calle Real Aquende otra casona sufre las pintadas tras un último pasado comercial y en la plaza de La Estación, el edificio que la preside espera un nuevo cometido por parte del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

Este último ejemplo mantiene un buen estado, fruto de los casi 500.000 euros que invirtió el Adif, organismo que tiene la propiedad. La reforma arrancó en 2011 y diez años después la intención de utilizarlo para el servicio a los viajeros ha quedado en papel mojado. Ante la indecisión sus propietarios, se propuso para albergar el museo del ferrocarril, y hace unos meses la Agrupación Mirandesa de las Artes propuso solicitar el inmueble para que la ciudad ganara una sala de exposiciones, ante la falta de lugares para hacer muestras. La pandemia frenó la iniciativa, en la que el primer obstáculo pasa por lograr el visto bueno del organismo ferroviario.

Miranda de Ebro - Casco Histórico

Camino al Casco Viejo, antes de cruzar el río Ebro, existe una casona de estilo barroco que, con las modificaciones realizadas en el siglo XIX, se convirtió en un edificio de viviendas popular que todavía continúa en manos privadas. El catálogo de bienes protegidos del Ayuntamiento refleja que su estado es «aceptable», aunque con el paso del tiempo la sensación de abandono aumenta.

En el Casco Viejo de Miranda, la ciudad cuenta con la mayoría de sus edificios emblemáticos. La pérdida de patrimonio por el mal estado de conservación ha perjudicado a viviendas, aunque algunos edificios ilustres no han corrido mejor suerte. La iglesia de San Juan representa el mejor ejemplo del abandono que soporta el barrio, aunque el Ayuntamiento hace años emprendió una carrera para adquirir las propiedades que surgieron tras la desamortización del templo.

La administración local prácticamente ha conseguido todas las piezas del puzle, pero falta lograr la dotación y un proyecto para que este icono olvidado de la ciudad reviva. La gran inversión que haría falta para esto obliga a mirar a instancias superiores y el Ayuntamiento creó una plaza de asesor cultural, para que Miranda optara a subvenciones nacionales y europeas para recabar la financiación con la que acometer este tipo de proyectos.

En una situación similar, la Casa de Don Lope también espera financiación externa. En este caso, sí que se contó con un proyecto para que el inmueble sirviera de base para el museo de la ciudad, pero la falta de recursos hizo de rémora y evitó la idea. El Ayuntamiento recuperó hace un par de años los jardines y tiene intención de hacer lo mismo con las tenerías de su entorno. Aún así, el edificio por dentro cada vez está más olvidado y la última noticia fue un nuevo robo en su interior que vació, si era posible, un poco más este emblemático edificio.

Miranda de Ebro | Guía Repsol

Junto a la de Don Lope, la Casa de Los Encío también está sin uso. El Ayuntamiento la compró hace tres décadas y en el inmueble instaló las dependencias de Servicios Sociales. El equipo de gobierno planteó invertir 200.000 euros para albergar asociaciones, pero por el momento no se ha ejecutado esta idea por los problemas de accesibilidad que pueden plantearse.

Miranda de Ebro - Casco Histórico
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios