Oscar Montejo Rodriguez

hace 5 años · 1 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

LA NOCHE ES MÁS OSCURA JUSTO ANTES DEL AMANECER

LA NOCHE ES MÁS OSCURA JUSTO ANTES DEL AMANECER


La noche es más oscura justo antes de amanecer. Esta frase se convirtió en un mantra durante una larga etapa de mi vida. Obviamente, no era una etapa de tranquilidad y felicidad. Más bien todo lo contrario. Estaba lleno de dudas, incertidumbres, y con mi pasado reciente muy, muy presente, ésta frase me ayudaba a salir adelante.


Trataba de convencerme a mi mismo, aunque me costará un mundo creerlo, que antes o después mi "suerte" cambiaría. Aunque claro está, cuando te ves inmerso en tanta oscuridad es muy difícil vislumbrar una mínima luz en el horizonte. 

Opté por creerlo. Necesitaba creerlo, Tal vez me estaba engañando. Pero tal vez, podía estar en lo cierto. Tenía las mismas probabilidades de que una cosa fuera tan cierta como la otra.


No fué un camino sencillo. Tenía que enfrentar mi realidad, fruto de las decisiones de mi pasado, a mi posible y deseada realidad, aún no visible. Y todos sabemos que cuando no vemos algo, tendemos a no creer. Pues ni corto ni perezoso, elegí el camino complicado. Creer sin ver

Sé que mucha gente de mi entorno más cercano pensó que estaba loco. Incluso les daba una cierta lástima. En ocasiones dudaba y mucho, como es lógico, convencido de que los demás estaban en lo cierto. Y me dejaba caer en el profundo hoyo que era mi vida en aquel entonces.


Pero siempre ocurría algo o aparecía alguien que me hacía retomar mi "loca idea". "Pronto amanecerá, pronto amanecerá...." me repetía una y otra vez. Y esos ángeles que se cruzaban en mi vida me recogían cuando estaba en el suelo, hecho un ovillo, sin ganas de continuar. Y poco a poco seguía adelante, con mi loco mantra, convenciéndome de que todo terminaría por ir bien.


Un buen día me levanté y no necesité repetirlo. Lo creía sin más. Sabía que así era. Y no me preguntéis porqué, las cosas empezaron a cuadrar. La solemne oscuridad se fue aclarando poco a poco. La desesperación se transformó en esperanza y mis dudas en certezas. 


Hoy por hoy, estoy en disposición de aseguraros con total certeza (mi experimentada certeza) que la noche es más oscura justo antes de amanecer. 


Ánimo chicos, todo va ir de maravilla. Seguro que sí.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Oscar Montejo Rodriguez

Ver blog
hace 9 meses · 1 min. de lectura

No quiero ir a trabajar, mi primer libro

Después de varios años desaparecido de la colmena ...

hace 5 años · 0 min. de lectura

¿Y AHORA QUÉ?

Bueno, abejitas · Pues os presento mi primer e-boo ...

hace 5 años · 1 min. de lectura

CUANDO EL GENIO DE LA LAMPARA NOS IGNORA

Desear forma parte de nuestra esencia. Soñar es la ...