Julio Angel 🐝Lopez Lopez

hace 3 años · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El paso blanco.

El paso blanco.


El grupo del Oeste caminaba buscando un paso, dejando el muro de hielo a su derecha.

El grupo del Este miraba a su izquierda intentando identificar la señal del paso.

La niebla se había levantado y el sol despuntaba al otro lado de las montañas. Los dos grupos se vieron a lo lejos. Continuaron, no debían dar señales de temor, se aproximaban intentando adivinar las intenciones del otro. Dos de cada grupo se adelantaron para comunicarse y como con todos los peligros, se fijaban en gestos y el volumen de las expresiones.

Los dos grupos querían pasar al otro lado y el del Este les aviso que se habían pasado el camino y ellos se lo mostrarían.

Pactaron que el Grupo del Este abriría camino, que debían ir a buen ritmo y que pasado el muro volverían a hablar.

Así iniciaron la marcha adentrándose por un angosto camino cubierto de nieve. Caminando con dificultad pero de forma tenaz en fila de a dos, arrastrando aquellos palos con sus escasas pertenencias.

Aprovechaban caminando la noche gracias a la Luna. Dormir allí no era buena idea. Conocían el sueño eterno del frío, debían evitarlo.

El grupo del Oeste a poca distancia procuraba no perder el rastro de los avanzados. Vieron un bulto apoyado junto a la pared de la montaña, los dos que abrían paso y que habían hablado con el grupo del Este se acercaron.

Destaparon la piel y el rostro de una mujer mayor apareció, sus ojos mostraban resignación, también curiosidad. Fue recogida y puesta entre las pieles de una de las parihuelas.

Hacia años que habían desterrado aquella costumbre de abandonar a los que se quedan atrás.

El camino se había vuelto más difícil algunas rocas hacían el suelo mas irregular. Volvieron a encontrar otro bulto, este se movía y mostraba su cara, una mujer joven y embarazada que también recogieron.

Amanecía cuando empezaron a ver árboles y cambiando el blanco por el verde predominante.

Encontraron un claro junto a un río, Oeste y Este decidieron descansar juntos y hablar por la noche.

Las miradas y sonrisas se sucedían, las complicidades nacían.

El grupo del Oeste mostró su intención de desplazarse hacia el sur dos días y tomar la dirección del atardecer. El grupo del Este en cambio decidió seguir hacia el sur.

Pasados lo dos días se reestructuraron los grupos, los del Oeste vieron partir a dos de las hijas y ganaron un cazador y las dos mujeres que habían recogido en la marcha. El jefe del grupo del Este le regalo a su igual un bifaz peculiar por su color rojo.

Al rato de reiniciar la marcha unas manos masculinas entregaban a una mujer de mediana edad aquella piedra del poder para que lo guardara. Las almas de los dioses las cuida el chaman en su zurrón.


                                                                                                     Excalibur
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Fran 🐝 Brizzolis

hace 3 años #3

#2
Ni idea... La buscaré

Julio Angel 🐝Lopez Lopez

hace 3 años #2

#1
Si no la has visto te aconsejo la serie The Terror, uno de los barcos que buscaba el paso del Noroeste. Es ministerio 1 temporada.

Fran 🐝 Brizzolis

hace 3 años #1

Robert Falcon Scott, Roald Amundsen, el emblemático barco Cutty Sark, el paso del Noroeste.... Hazañas míticas mi querido Julio Angel \ud83d\udc1dLopez Lopez... ¡Ya te veo continuando la saga "Colmillo Blanco" de Jack London!

Más artículos de Julio Angel 🐝Lopez Lopez

Ver blog
hace 3 años · 1 min. de lectura

El submarino I-400

Cuando la mañana del 7 de Diciembre de 1941 los av ...

hace 3 años · 1 min. de lectura

La fuga de los dioses

Para la galera la vela esta siendo inútil. Los esc ...

hace 3 años · 2 min. de lectura

La tercera guardia (Microrrelato)

En la tercera guardia fue cuando reflexiono de lo ...