Enrique de la Rica

hace 2 años · 1 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El fracaso de Strauss

00e4c4a513d400.jpeg

Hace 150 años, el 15 de febrero de 1867, se estrenó el vals “El Danubio azul” de Johann Strauss. El Imperio de Austria había iniciado su ocaso y el el sueño de los Habsburgo de dominar la confederación germánica se desvanecía. La moral de los ciudadanos austríacos no atravesaba su mejor momento y el estreno fue un fracaso pese a las críticas que elogiaban la pieza. Strauss comentó con su hermano Josef: “¡Que el diablo se lleve el dichoso vals!”

Pero cuando el propio Strauss en persona dirigió el vals, aunque sin coro, en la Exposición Universal de París, en el verano del mismo año, el éxito fue enorme, y rápidamente alcanzó una tremenda popularidad.

Sesenta años después, en 1928, nace en Manhattan Stanley Kubrik y cien años después del estreno de Johann Strauss el director de cine estadounidense integró este vals en la banda sonora de “2001: una odisea del espacio”, alcanzado la pieza el reconocimiento mundial.

Pese al fracaso en su estreno hoy “El Danubio Azul” es una de las piezas más populares de la música clásica, el “segundo” himno nacional austriaco y la melodía más escuchada en todo el mundo el primero de enero de cada año en el Concierto de Año Nuevo retransmitido desde Viena.

Todos los primeros de enero espero este momento. Escuchar “El Danubio Azul” para recordar a lo largo de todo el año que el éxito es la capacidad de ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Enrique de la Rica

Ver blog
hace 5 meses · 4 min. de lectura

Innovation Outpost y la necesaria reinvención de la innovación corporativa

En un mundo dónde todo cambia cada vez más rápido ...

hace 3 años · 1 min. de lectura

Experiencia en Silicon Valley para adolescentes

Después de muchos años llevando a Silicon Valley a ...

hace 3 años · 4 min. de lectura

¿Qué es un Venture Builder?

Los que disfrutamos y aprendemos moviéndonos por e ...