Berta Alvarez

hace 2 años · 3 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Un trabajo y miles de motivaciones

Llevo cerca ya de tres meses buscando trabajo, llevo ese tiempo esperando una oportunidad, tres entrevistas y ninguna con éxito, solo me dicen que ya me llamarán.

Alguno me comenta que espere unos días, que se lo piensan, que están ocupados, que ya me citarán... pero los días pasan y compruebo que nunca es verdad. Atrás quedaron los valores, una entrevista, una prueba y contratada (siempre que valieras, claro está). 

A veces pienso que en la actualidad, la tecnología no es buena para todo, no sirve el todo vale, pues se han perdido las ganas de la entrevista personal, del tú a tú, de poder presentarte en una agencia de trabajo y que te entrevisten. Ahora te dan, o al menos a mí, una tarjeta con una url de su página web y te dicen que te inscribas. Si ellos supieran que estoy en más de cien empresas de trabajo apuntada, que tengo aplicaciones móvil con empresas de trabajo... pero no, eso les da igual. Hace años podías ir personalmente y rellenar tu instancia in situ y entregarla, a los pocos días o al siguiente, te llamaban. 

Creo que hasta las empresas grandes han perdido ese valor de conocer a quienes contratan o entrevistarles de modo práctico ya que ya no prueban a las personas como antes, para demostrar sus capacidades o conocimientos... y no hablo de todas las empresas, pero sí de una mayoría de ellas. 

Una de las empresas que me sorprendió fue El Corte Inglés, en el que me he pasado gran parte de mi vida laboral trabajando y ahora porque por mi edad no doy el perfil, algo absurdo sinceramente, no me contratan... pues bien, ya no admiten curriculum en las oficinas como hacían anteriormente, no entregan formularios para rellenar en el acto, como era por costumbre hacer para que te tuvieran en cuenta y te llamaran para la entrevista grupal. Actualmente, te dan, como todos, una tarjetita (si se le puede llamar tarjeta a un trozo de papel de 6cmX3cm aproximadamente) con la dirección de su web, para que rellenes formulario online y a rezarle a la suerte. 

Paso los días actualizando anuncios, viendo ofertas que me llegan de mis alertas creadas de trabajo, actualizando mi curriculum en las páginas de empleo en las que estoy apuntada ... y ya me he creado yo misma una rutina, estipulado un horario desde bien temprano para pasarme horas buscando trabajo.

Pero muchas veces me da por pensar que no hay nadie al otro lado de la pantalla, que nadie me ve mis inscripciones de trabajo en sus ofertas, a veces pienso que con tantas inscripciones que veo (a veces más de dos personas para una sola oferta) el hecho de que me llamaran a mí es casi imposible y lo comparo últimamente con el hecho de que me toque la lotería.  

Cuando pasan los días y ves que no te llaman, piensas que nunca te van a llamar, que nadie mira tus datos, que a nadie le importa si te has preparado, si has estudiado, si tienes conocimientos de tal o cual cosa... parece que ya nada importa. 

Pero yo sigo aquí, porque no tengo otra salida, porque aún me quedan miles de motivaciones para seguir adelante, porque tengo muchos gastos que cubrir, e ilusiones que vivir, sigo aquí porque tengo una gran motivación, la de volver a ser persona y desarrollar mis capacidades, motivarme de nuevo para levantarme y saber que tengo una finalidad, la de saber que las cosas están y son por algo. 

Dicen que el dinero no da la felicidad pero sin él estamos perdidos, a veces me he encontrado trabajos que me ofrecen con una formación de hasta dos semanas de ocho diarias donde te dicen que después de ese tiempo, puede que te cojan o no, pero yo me pregunto cómo se les ocurre ofrecer esas condiciones a personas que estamos en el paro, cuando ni siquiera ofrecen el pago de un transporte ni un mínimo para tener un aliciente, ¿es que los parados podemos perder el tiempo donde no sabemos en dos semanas si nos contratarán y podemos perder dinero cuando no lo tenemos y trabajar para ellos de forma gratuita mientras ellos venden la moto? Lo siento, los parados no podemos permitirnos trabajar gratis sin una seguridad, sin una estabilidad, por mucho que nos digan que la sonrisa cuenta, porque con eso no mantengo mi casa, ni pago mis recibos.... como digo, en la actualidad, hay cosas que no deberían haber cambiado y se tendrían que haber mantenido valores de antaño como es ser legal con quien intentas contratar, ofrecer como mínimo el importe del transporte si luego te vas a deshacer de los candidatos que te sobran, porque también tenemos derecho aunque no tengamos trabajo.

Sigo con miles de motivaciones y espero tener más oportunidades y rezo por un diciembre trabajando en condiciones, como imagino que muchos estarán deseando. Suerte a todos esos candidatos. 

Y nunca os rindáis porque con constancia, las cosas tarde o temprano se consiguen. Un trabajo y miles de motivaciones


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Berta Alvarez

Ver blog
hace 1 año · 1 min. de lectura

Reinventarse en tiempos de Covid

Hoy, en estos tiempos tan difíciles y tan raros qu ...

hace 2 años · 2 min. de lectura

Viaje forzoso, aterrizaje obligado

No es fácil emprender el vuelo cuando no se tienen ...

hace 2 años · 1 min. de lectura

Feliz día de los abuelos

Hoy es un día especial para aquellos que han pasad ...