Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 6 meses · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¡Un batido de 100 $, por favor...!

¡Marchando…!

¿Por qué no? Si usted es rico, ya puede degustarlo. El batido ha batido el récord Guinness. No por su tamaño o su calidad (que se presume exquisita), sino por su precio. Y ese es un dato objetivo, que no tiene nada que ver con el gusto.

Quien sí se ha quedado a gusto es su creador, Joe Calderone, chef del prestigioso restaurante neoyorkino SERENDIPITY 3, que ha conseguido combinar a la perfección lujo visual y gustativo.

El famoso local ostenta 3 récords Guinness por sus creaciones culinarias: el sándwich más caro del mundo, el postre más caro del mundo y, ahora también, el batido más caro del mundo.

No es de extrañar que figure en las primeras páginas de las guías de restauración de todo el planeta. La oferta culinaria de Calderone no es calderilla. Al contrario: es de las que se pagan con tarjeta. Y si es de oro o platinum, mucho mejor. Como suelen decir, “la buena vida es cara; las hay más baratas, pero no son vida”.

La receta se presentó en sociedad el 20 de junio de 2020, coincidiendo con el Día Nacional del Batido de Vainilla en los Estados Unidos. En todo un año caben muchas conmemoraciones: 365. Si es bisiesto, 366. Es algo así como la costumbre de servir paella los jueves que tienen los restaurantes por aquí. Solo que en nuestro caso la conmemoración es más repetida: las 54 semanas del calendario.

Pero, ¿cómo es posible que un batido sea tan caro? La respuesta se encuentra en la manera de servirlo y en los ingredientes con los que se prepara. La copa es alargada. “Se come con los ojos”, pero no con la boca. Está recubierta por más de 3.000 cristales de SWAROVSKI.

En cuanto a la combinación que realmente va camino al estómago está compuesta por leche de Jersey, famosa por su alto contenido en grasa y por el cuidado en la cría de las vacas; helado de vainilla de Tahití; nata producida en el Reino Unido, famosa por ser mucho más espesa; vainilla de Madagascar; oro de 23 quilates; crema batida; salsa de caramelo de burra hecha con cacao de Venezuela, avellanas del Piamonte, leche de burra y cerezas de Luxardo Gourmet Marchino, unas de las mejores del mundo.

Esto de comer oro se está poniendo de moda. Pronto os hablaré -mejor, os escribiré- de un pan que también lleva oro. Lo triste es que tan preciado, exquisito y caro batido tiene el mismo recorrido que cualquier otro alimento. Acaba entrando por un agujero y saliendo por otro. Los 100 $ no. Esos entran en caja y se quedan allí. Y siempre habrá esnobs dispuestos a pagarlos.

Si después de consumirlo el cliente pudiese llevarse el vaso, por lo menos el precio se justificaría de alguna manera. Pero ni eso. Los cristales de SWAROSKI se quedan en el restaurante.

Como los 100 $ en la caja.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.libremercado.com/2021-03-12/batidol-caro-mundo-que-se-puede-comprar-85-euros-6717314/

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Un batido de 100 $, por favor...!


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios
Luis Alberto Bandeira Machuca

#1
#1 No solo el norte. El sur, el este y el oeste también. Hace tiempo que perdimos todos los puntos cardinales. ¡Gracias por tu comentario!

Edu Pacheco

Edu Pacheco

hace 5 meses #1

100 $ por un batido ? Estamos perdiendo el norte Gracias por el aporte

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¡Póngame 2,99 € de pijama!

Vestir el cuerpo sin desnudar el bolsillo. · Pren ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¡No me toques ni un pelo!

Ni, mucho menos, me lo retoques… · Ni un pelo… Ni ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¿Y ahora qué...?

Aquellos polvos trajeron estos lodos. · Y son con ...