Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 2 años · 1 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¿The end para el bar del cine?

The end. Se acabó. El final…

Con estas dos palabras cortas se da por acabada la exhibición de la película. Las mismas que pueden servir de principio para el fin de la abusiva norma en virtud de la cual muchas salas prohíben la entrada con comidas o bebidas compradas en el exterior.

De momento, no parece ser que el bar acabe antes que la película. En este asunto todavía hay mucho largo metraje por proyectar. Pero el gran estreno en lo que hace referencia a sanciones lo ha tenido MULTICINES ESPAÑA, en Zafra, la primera empresa del país a la que le confirman una multa de 3.000 € por impedir el acceso a los espectadores por esta razón. La Federación de Cines de España (FEDE), que aglutina al 85% de las salas del país, lo acaba de confirmar.

La noticia tiene su proyección. En su momento la Asociación de Consumidores y Usuarios, FACUA, ya denunció la arbitraria medida, práctica muy común en todos los cines.

El guión está repetido hasta la saciedad. Consiste en permitir el consumo de productos solo cuando son adquiridos en su interior. Una situación que, por ilegal, se parece a la extorsión que ejercen los malos protagonistas en las películas de mafiosos que se proyectan en la pantalla.

El cine obtiene ingresos muy importantes por la venta de comida y bebida. En Madrid, un lote de palomitas y refresco grande suele costar en torno a 10 €, mientras que la entrada ronda los 9. Palomitas a precio de faisán y COCA COLA a precio de cubata. Lo cual obliga al espectador a ser “consumidor cautivo” de la sala, si le apetece comer o beber algo.

Rubén Sánchez, de FACUA, arroja luz sobre una "obligación" más oscura que la sala: “en un restaurante sí pueden prohibirte entrar con tu propia comida, pero la actividad principal de un cine no es servir comida, sino exhibir películas”.

Sí o sí el espectador no tiene más remedio que adquirir “in situ” el mismo producto al triple o cuádruple de su precio en cualquier tienda de barrio. Esto a las exhibidoras les aporta mucho margen de beneficio. Engorda los ingresos del negocio, pero adelgaza el bolsillo de los incondicionales.

La irregularidad sancionada se basa en el Real Decreto Legislativo 1/2007 de protección a los consumidores, que considera “cláusulas abusivas todas aquellas estipulaciones” que causen un desequilibrio importante en los derechos y obligaciones de las partes y limiten los derechos del consumidor y/o usuario. Con esta sanción se espera que los cines empiecen a respetar la normativa a partir de ahora. ¿The end?

Puede que el principio del fin de tal arbitrariedad.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://elpais.com/sociedad/2019/10/15/actualidad/1571131807_460201.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿The end para el bar del cine?


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 día · 3 min. de lectura

Moda, ecotasa y "ecosisa".

La moda es la de siempre. · La ecotasa es el nuevo ...

hace 1 semana · 3 min. de lectura

Champán espectáculo.

Y de los caros. · Descorcharlo es todo un ritual. ...

hace 2 semanas · 2 min. de lectura

El balance de NEW BALANCE.

Bastante negativo… · Por lo menos en lo que hace r ...