Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 4 años · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Tetaurantes y pollaurantes.

Pechugas y muslos, preferentemente.

La cadena de restaurantes HOOTER intenta asaltar de nuevo el mercado español. Y digo de nuevo porque ya abrió su primer establecimiento en la Playa del inglés (Gran Canarias). Pero ese primer “do de pecho” duró poco. Tres años en los que unos cuantos clientes se lo “pasaron teta”.

Según parece, el modelo de negocio de la carne no dio para más. Pero ellos insisten. Saben que la “chicha” siempre ha vendido, vende y venderá. Su plan de implantación y desarrollo pasa por abrir 15 nuevos locales a lo largo y ancho de la geografía española.

El brestaurant (juego de palabras en inglés -breast, que significa pecho-, y restaurant, que no necesita mayor traducción que añadirle una e al final) funciona de una forma muy sencilla: el menú de HOOTER está basado en carne servida por mujeres enseñando carne.

El símbolo de la marca es un búho cuyos ojos dilatados imitan 2 pezones que, como todos sabemos, no son 2 peces grandes.

La selección del personal es también bastante primitiva: cuanto más pechugonas (con perdón), mejor. Lo de la profesionalidad y el bien saber hacer a la hora de servir es anecdótico. Pasa a un segundo plano (si se prefiere, segundo plato, por aquello de la restauración). Aquí lo que prima, como en el Barça o el Madrid, es la delantera. O sea, las “domingas”.

El primer intento de la reconquista del territorio nacional ha tenido lugar enViladecans, población muy próxima a Barcelona. El lugar elegido no era socialmente el más apropiado. Se trata del Centro Comercial La Marina, un complejo de ocio familiar. Las presiones del colectivo feminista, con el alcalde de la población al frente, les han obligado a desistir. Que se busquen otro sitio donde “poner el huevo”. O, mejor dicho: "las pechugas".

Según parece, ya lo tienen. Justo al lado. En la localidad de Castelldefels, que no pondrá obstáculos a su apertura.

La estrategia de HOOTER es más simple que el mecanismo de un chupete. Se basa en la filosofía machista popular y archiconocida de que “pueden más 2 tetas que una carreta”. Lógicamente quienes atienden a la clientela son camareras con ropas ajustadas y dos prominentes “melones”. Cuantos más exuberantes y salidos, para clientes igual de salidos, mejor.

En cuanto los pechos están bien arriba, ya se puede subir la persiana y a vender. Lo que menos importa en esta oferta comercial es la calidad de la carne que sirven. La de otro tipo de carne, turgente, tierna e incitadora sí. Por supuesto.

Aunque, como suele suceder, en HOOTER mandan más bien los hombres, que son los que marcan las pautas del trabajo a las mujeres. En el negocio el elemento masculino se mantiene en un discreto segundo plano.

A un servidor se le ocurre que, en aras de la igualdad de sexos, podría pensarse en otra cadena de restaurantes donde los que sirviesen fuesen jóvenes musculados con el torso desnudo marcando bíceps y paquete. Sería lo justo.

Allí podrían comer frankfurts o blackburst las chicas despechadas. El símbolo sería algo así como otro pájaro -un pelícano, por ejemplo- cuyos ojos fuesen dos grandes testículos y su pico lo más parecido a una polla (que en este caso, no será la hembra del pollo, sino la así llamada por estar siempre "encima de los huevos"). Su nombre podría ser cock. Las dos ces harían las veces de testículos y la o alargada de miembro viril.

Con todo, desde HOOTERS se defienden. Aseguran que prefieren que les conozcan por la excelencia de su producto. “La carne es de muy buena calidad”. En esto tienen razón: aunque no sean comestibles en toda la extensión de la palabra, las “pechugas” están de muy buen ver.

Y ya se sabe: hay quien come con los ojos.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.elespanol.com/reportajes/20170815/239226637_0.html

http://www.elmundo.es/cataluna/2017/10/25/59f0c2a4ca47417e178b46cf.html

http://www.lavanguardia.com/local/baix-llobregat/20171025/432350105625/hooters-polemica-abrir-castelldefels.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Tetaurantes y pollaurantes.La
"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios
#7
No pierdas la esperanza. Entre tanta bazofia, siempre encontrarás gente buena. Un cordial saludo.
#8
Por lo que dices de tocar la carne, a más de uno se le irá la mano. Como si lo viera. Un saludo.
#9
Gracias a ti. Suelo publicar de 2 a 3 a la semana. Un cordial saludo.

Anabel Timor Tornero

hace 4 años #5

No conozco esta cadena de restaurantes, pero viniendo de donde vienen, no me extraña nada que utilicen esta política de empleabilidad. Asco es una de las palabras más suaves que me atrevo a decir para calificar a la empresa en cuestión. Mi vocabulario puede llegar a ser bastante más soez, pero me voy a contener. Gracias a tu post @Luis Alberto Bandeira Machuca ya tengo otra referencia en mi lista de sitios donde no tengo que ir.
#2
Vienen más, Sonia. Gracias. Un saludo y feliz domingo.
#3
Un saludo, Irene.
#3
Gracias. Un saludo.

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #1

Ojos como platos se me han quedado. No doy credito. ¿En serio?. Claro que sí, promocionemos que los hombres sigan lanzando miradas repugnantes y babeantes a ciertas mujeres (no lo digo por usted) que dan ganas de gritarles, ¡los ojos están más arriba!. Ya me estoy imaginando sus miradas. Me vas a permitir la palabra ¡¡que asco!!.

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 semana · 3 min. de lectura

Champán espectáculo.

Y de los caros. · Descorcharlo es todo un ritual. ...

hace 1 semana · 3 min. de lectura

El rey está desnudo.

Pero · NIKE se ha propuesto darle la vuelta al cue ...

hace 2 semanas · 2 min. de lectura

El balance de NEW BALANCE.

Bastante negativo… · Por lo menos en lo que hace r ...