Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 5 años · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Sangre con I.V.A.

Exactamente, el 21%...

Lo que pasa con el precio de algunos productos de higiene íntima femenina es sangrante. Ya se sabe: los impuestos son uno de los factores no controlables del marketing. Lo malo es que, al mismo tiempo, son también un factor descontrolador de las economías: la personal y la doméstica.

Al gobierno no le importa que los fabricantes de tampones promuevan un cártel. Que se repartan el mercado. Lo que le importa es que las féminas paguen el correspondiente 21%.Y, encima, el Estado en un ejercicio propio del más puro cinismo se lo agradece: “¡gracias por tener la menstruación. Con tu sangre, sudor y lágrimas las arcas de Hacienda respiran aliviadas! Por mucho que a ti te duela, al gobierno no”.

Una mujer gasta a lo largo de su vida 7.000 en productos de higiene íntima para el periodo. Y es un periodo largo: más o menos, 4 días por la tira de meses por un montón de años.

Comprar tampones en España es todo un lujo. Empezamos a ser la excepción que confirma la regla (así como la falta de regla confirma el embarazo). Y eso duele doblemente: primero, el proceso natural; después el sablazo antinatura del impuesto. Así nos va como sociedad. O como suciedad, que no sé yo muy bien con que vocablo quedarme.

Recientemente La Asamblea Francesa aprobó bajar el I.V.A para estos productos del 20% al 5’5%, el mínimo que exige la Unión Europea. En Canadá, el anterior gobierno eliminó el pasado julio las tasas a tampones, compresas y copas menstruales. Varias españolas con dos ovarios han decidido realizar sus compras en aquel país. De momento son 1.666 las que han hecho un macropedido. Se desangran aquí, y no las desangran ni aquí ni allí… ¡Gracias sean dadas, pues!

En nuestra piel de toro (dicho sea de paso, otro mamífero que también pierde sangre, pero una sola vez, por otras razones y en peores circunstancias) se han reunido 130.421 firmas para una iniciativa popular que pida un I.V.A superreducido para estos productos de compra necesaria y obligada. Pero mayormente, los que tienen que decidir son hombres, que en eso de expulsar periódicamente un óvulo maduro no fecundado no están muy puestos. En lo de recaudar sí. Ya me dirá usted dónde se iban a poner el tampón.

Para más dificultad, en este caso ni siquiera se puede comparar, como ocurre con la famosa tasa rosa que hace más cara para ella que para él la misma maquinilla de afeitar fabricada con idénticos materiales, procedimientos y tecnología.

Para hacerse eco de esta demanda la Ley Orgánica de la Iniciativa Legislativa Popular establece que son necesarias 500.000 firmas. A partir de este número la Mesa del Congreso de los Diputados la examina. Mientras no se dé esta circunstancia las mujeres a seguir puteadas. ¡Ah, se siente…! ¿Se siente…? Solo faltan 379.579.

¿Dónde hay que firmar?

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sangre con I.V.A.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 día · 2 min. de lectura

Pirata CANON.

Lo que hace la coyuntura. · Destrozar objetivos de ...

hace 1 semana · 3 min. de lectura

El rey está desnudo.

Pero · NIKE se ha propuesto darle la vuelta al cue ...

hace 1 semana · 2 min. de lectura

El balance de NEW BALANCE.

Bastante negativo… · Por lo menos en lo que hace r ...