Maria Merino

hace 3 semanas · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Salir del bucle de los diálogos internos que nos crean ansiedad.

Los diálgos internos que todos tenemos no son buenos o malos, son útiles o inútiles, y de nosotros depende saber reconducirlos a nuestro favor, salir del bucle y evitar atormentarnos sin necesidad.

ZDmQA.jpeg

La Psicología clasifica en cuatro esos diálogos internos que operan como detonantes de la angustia, la frustración, el miedo, el pánico, la ansiedad, la desesperanza, el tormento…

Catastrófico:
Provoca directamente ansiedad porque se anticipa a los hechos (que seguramente no sucederán) y los magnifica.

Da como resultado una percepción errónea, que puede llegar a desencadenar una crisis de pánico.

Autocrítico:
Constantemente juzga y valora negativamente su comportamiento.

Tiende a ser dependiente de los demás y se compara. Envidia a quienes alcanzan sus metas y se frustra al verse incapaz de alcanzar las suyas.

Necesita amor y aprobación de las personas significativas para él en todo lo que hace.

Victimista:

Es el diálogo de quien se siente desprotegido y desesperanzado. Cree que no hace avances en su progreso y que hay obstáculos insalvables entre lo que desea y él.

En el diálogo interno victimista aparecen afirmaciones como: nadie me entiende, nadie me valora, sufro y no les importa.

Autoexigente:
Este último exacerba el agotamiento y el estrés crónico en función de la perfección.

Se muestra intolerante frente a los errores e intenta convencerse de que sus faltas obedecen a errores externos.

El autoexigente  siempre se dice: “no está perfecto”, “no ha salido como me hubiera gustado"

¿COMO SALIR DEL BUCLE ?

cuando queremos cambiar un pensamiento, lo primero que hay que hacer es detectarlo.

Después analizar la emoción que te genera y a continuación hacer el cambio a un pensamiento alternativo, a un pensamiento que no te limite  o pensar simplemente que emoción quieres tener y a partir de ahí cambiar  ese pensamiento.

Es  bueno pasar un tiempo solos para dialogar con nosotros mismos, pero hay que saber hacerlo.

“Sirve para madurar, evolucionar y detectar en que se puede mejorar”.

Los diálogos internos son inevitables pero hay que saber reconducirlos y lo primero de todo preguntarse si te facilita o ayuda o, por el contrario, te entorpece y es inútil”.

Si están en la línea de la normalidad te permiten continuar con tu vida, el problema es cuando cruzan la frontera de lo considerado clínicamente normal y se convierten en obsesivos/compulsivos.

Para salir del bucle son cuatro pasos los que hay que dar:

1.- Analizar la objetividad de la idea.

2.- Examinar la emoción que te provoca.

3.- Reflexionar sobre la carga y la intensidad de esa emoción.

4.- Ver la utilidad de ese pensamiento.

hay que preguntarse que tendrías que decirte para que tu pensamiento te genere una emoción positiva y si en esa lucha interna hay algún dato objetivo real que te lleve a pensar de esa manera.

Fuentes:

https://www.efesalud

Psicólogos Elena Dapré/ Nicolás Moreno

 

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios