Robots fabricando robots.

Las marcas de automóviles ya lo han decidido.

Su futuro está en la venta de androides, cíborgs, robots. O como quiera llamárseles. Que, en cierta forma, también son automóviles porque van de aquí para allá de una forma autónoma y automatizada. En la actualidad sus plantas ya están robotizadas en un alto porcentaje para montar los modelos. ¿Por qué no ir un paso más allá? ¿Diseñar y construir robots?

Habrá algunas diferencias, pero es el producto de la evolución natural de la industria. Tecnología y más tecnología llamando a la puerta. Las ruedas sobre las que se desplacen estos “nuevos vehículos” serán más pequeñas que las de los automóviles que actualmente venden. Y, por supuesto, no hablemos ya si lo que fabrican son camiones.

Pero no dejan de ser ruedas. La ventaja de hacer los pedidos “just in time”, encargándoselas al fabricante de turno ya se inventó hace tiempo. Sigue siendo perfectamente útil. No habrá que tener existencias, lo cual no deja de ser ahorrarse costes de un capital inmovilizado y de almacén. En eso la economía no falla.

Los modelos de aplicación de la robótica van mucho más allá de la utilización para construir solamente algo que circule sobre el asfalto. Compañías como TOYOTA, HONDA o HYUNDAI, por citar algunos ejemplos, están desarrollando ya dispositivos de servicio o ayuda médica.

Será en 2021, pero debería estar pasando ahora, en los Juegos Olímpicos, más tecnológicos de la historia. Por desgracia (o por interés perfectamente controlado, ¡vaya usted a saber!) todavía no se está trabajando en el mini robot mata virus. Las próximas olimpiadas tendrán también como protagonistas a 2 pequeñas mascotas perfectamente entrenadas para pulular por la Villa Olímpica y el estadio de Tokio, saludando a espectadores y atletas.

Se llaman Miraitowa y Someity. Son creaciones de la firma TOYOTA capaces de reconocer rostros e interactuar. Curiosamente, 2 de las pocas “criaturas” con nombres humanos. Circularán por otra clase de pista más deportiva y menos de asfalto, pero con ciertas similitudes al desplazamiento de cualquier otro vehículo. Sobre el suelo de los estadios no corren automóviles, sino unos concursantes más humanos llamados atletas. Al menos, de momento…

El trabajo de las marcas de coches en el campo de la robótica pisa a fondo el acelerador. Los modelos van mucho más allá de la utilización para construir solo algo que circule por carreteras y autopistas.

En el laboratorio de HYUNDAY, en Yongin, cerca de Seúl (Corea del Sur), otro robot -UNI- mostró sus funciones de reconocimiento visual, su capacidad de dar respuestas por voz y sus habilidades para moverse de manera autónoma mediante el mapeo espacial. En definitiva, todo lo necesario para las aplicaciones previstas: mensajería de texto, guía para clientes en hoteles (incluso servicio de habitaciones) o purificación de aire en oficinas.

En abril del pasado año FORD mostró un prototipo de carrito de la compra con un asistente precolisión similar al de sus coches. Su sensor detecta personas y objetos y frena de manera automática si va a producirse un choque en el supermercado.

Los ejemplos son numerosos: un robot que recoge contenedores de basura (VOLVO ROAR), unas gafas para evitar el mareo en los viajes (las Seetroën de CITROËN), otro robot que carga coches eléctricos (VOLKSWAGEN), un chaleco altavoz (PEUGEOT) y hasta un dispositivo autónomo para pintar las líneas del césped de un campo de fútbol (NISSAN).

Por otra parte, muchísimas marcas han avanzado en los segmentos de mercado de un transporte individual muy en alza como es el de los patinetes, las bicicletas eléctricas y otras soluciones de movilidad.

En 2018 el C.E.S (Consumers Electronic Show) de Las Vegas presentó el dispositivo en línea 3E. El éxito de la apuesta de HONDA fue “como una moto”. Disparada, como esas de competición a las que la compañía nos tiene tan acostumbrados.

El pequeño 3E-A18 (¡por favor: nada de bautizar a un robot con nombres que recuerden a una persona de carne y hueso) fue diseñado para desentrañar la conexión emocional entre las máquinas y los humanos. ¿Resultados?: un perro lazarillo creado para servir de guía y prestar ayuda en espacios públicos.

En otro nivel, el 3E-B18 fue mostrado como la silla de ruedas del futuro. Una solución de transporte personal para la discapacidad. La asistencia a las personas con problemas de movilidad es uno de los objetivos que exploran las marcas de coches. El exoesqueleto de HYUNDAI H-MEX, ayuda a caminar o subir escaleras a quienes no pueden hacerlo por sí mismos.

También HONDA presentó en 2017 el E2-DR. Nada de bautizarlo con el nombre de cualquier ciudadano. Ni hablar de llamarle Paco o María. El robot es capaz de trabajar tras las catástrofes naturales. La firma ha investigado el apoyo al desplazamiento con su Walking Assist Device (que ayuda a caminar) o el asistente para subir escaleras, prototipos ambos de 2008.

TOYOTA empezó a comercializar a finales de 2019 su robot asistente Welwalk WW-2000, diseñado para ayudar en la rehabilitación de las personas con parálisis en las extremidades inferiores.

La distancia entre persona y robot se acorta. Es más: con el artilugio sobre el cuerpo el individuo comienza su particular metamorfosis. Empieza a ser más parecido a un cíborg y menos a un humano.

En los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio, el TOYOTA HSR guiará a los espectadores en silla de ruedas e incluso les llevará comida o cualquier otro artículo que necesiten hasta su localidad en la grada. “Pensamos que el futuro será mejor con robots”, resume el director de Innovación de HYUNDAI MOTOR GROUP, Youngcho Chi.

Si el robot es un robo para el trabajo, lo dejo para disquisiciones éticas. De lo que no cabe duda es de que estos productos tienen una ventaja adicional que a nadie se le escapa. No cotizan a la Seguridad Social. Tampoco tienen legislado un máximo de horas en su jornada laboral. Y comen poco. Con un algo de lubricante de vez en cuando se conforman. No cobran pagas extras. No se cansan. No son torpes, ni se equivocan, como los humanos. “Errare humanum est”. Ya lo dijo un tal San Agustín, cuando no teníamos ni idea de que existiría la palabra robot.

Robots fabricando robots. Ya solo faltan los robots fabricando humanos para que compren lo que fabrican los robots. Pero, para ese entonces, ¿habrá suficientes humanos para adquirir los nuevos productos? Otra opción sería producir robots con poder adquisitivo para consumir lo producido por otros robots.

Ya se les ocurrirá algo…

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://retina.elpais.com/retina/2020/07/15/innovacion/1594847913_031692.html

https://elpais.com/videos/2020-08-16/los-perros-robot-que-trabajaran-para-optimizar-las-plantas-de-produccion-de-ford.html 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Robots fabricando robots.
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Parecerse como un huevo a una castaña...

Lo ha dictaminado el TGUE. · Los símbolos de HUA ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¡Póngame 2,99 € de pijama!

Vestir el cuerpo sin desnudar el bolsillo. · Pren ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¡No me toques ni un pelo!

Ni, mucho menos, me lo retoques… · Ni un pelo… Ni ...