Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 1 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¿PORSCHENGAÑO?

¿PORSCHE también?

La Oficina Federal de Vehículos a Motor alemana (KBA, por sus siglas en alemán) ha abierto una investigación a la firma por presunta manipulación de motores de gasolina con el fin de mejorar los datos de emisiones.

Emisiones y omisiones al reflejar los resultados oficiales de los correspondientes estudios, lo cierto es que sobre una marca que parecía impoluta ha caído una mancha. Y no precisamente de aceite de motor, sino mucho peor y más difícil de limpiar: la omnipresente mancha de la sospecha de la mentira.

Manipulación en las cifras y manipulación en los motores. Las manos de algunos directivos de la firma podrían no estar tan limpias y las conciencias sí tan sucias como el carburador con exceso de kilometraje de un motor muy usado. Lo que se traduciría inexorablemente en unos beneficios muy rodados a costa de unos clientes muy robados. Si es de esperar de un presidente de gobierno, ¿por qué no del presidente de una compañía automovilística?

El semanario alemán BILS AM SONNTAG ha informado de que la investigación se centra en motores desarrollados entre 2008 y 2013, incluidos los de los modelos Panamera y 911, con presuntos cambios ilegales en el hardware y software que podrían afectar a los sistemas de escape y a los componentes del motor.

Tal parece que de un tiempo a esta parte ser multinacional de aquí o de allá -el origen y la procedencia importa poco- es sinónimo de un comportamiento tan poco limpio como el lubricante de automóviles con muchos kilómetros entre sus ruedas.

La empresa se defiende. Alega que el caso podría afectar a modelos fabricados hace unos años y que no involucraría a su producción actual. Una vez más la vieja canción de “es cosa del pasado”. Pero lo cierto es que sobre una compañía que se había presentado desde siempre como inmaculada y que no tenía la más mínima necesidad de obrar así se expande, cual chapapote, la mancha de la corrupción y el engaño.

A final va ser una gran verdad: que tarde o temprano, quien toca aceite, “acaba manchándose”.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/08/24/companias/1598267084_304642.html

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿PORSCHENGAÑO?

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 3 min. de lectura

¡No me toques ni un pelo!

Ni, mucho menos, me lo retoques… · Ni un pelo… Ni ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura

El pan que adelgaza...

…Bolsillos y cuentas corrientes. · Los cuerpos ya ...