Berta Alvarez

hace 3 años · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¿Por qué funciona una empresa?

¡Cuántas veces oímos decir que una empresa va a pique y hablamos de los beneficios que ésta genera!

Bien, pues estuve en una empresa así, con futuro, con trayectoria bastante buena diría yo y unos ingresos que iban en ascenso, ¿qué falló? No fueron los trabajadores, ni la mercancía, ni la mala gestión de ésta, ni siquiera la escasez de clientes que no la había, ya que eran muchos los que conocían la firma. 

La mala gestión, el fracaso, el cierre... entre otras cosas, suele venir con el tiempo, la decadencia y la desfachatez de quien lo tiene todo, de quien lo ha obtenido sin trabajo ni sudor alguno y ha dejado que se hunda un negocio que no ha sabido aprovechar. Diréis que exagero, que eso no es así; pues bien, me reitero y reafirmo en lo que digo, tuve la mala suerte de comprobarlo y de compararlo, de ver cómo pasaba de manos de un buen gestor, un buen empresario, un jefe diez a un intento de jefe malogrado, alguien que solo miraba su propio beneficio, sin darse cuenta que la empresa era su ganancia y que no miraba por ella, no la cuidó, no estuvo donde se le necesitaba, no apoyó a sus trabajadores, nunca los valoró sino que les dejó de lado, rompiendo los sueños de muchos incluída yo para vernos inmersos en el sinsentido que produce ver cómo una empresa que lo tiene todo se hunde por un inepto personaje que no sabe gestionar sus bienes.

Pudo tenerlo todo y fracasó, pudo ser buen jefe y mejor persona pero decidió mirar solo por él y tuvo todo contra su persona. Nunca lo hizo bien, nunca valoró lo que tenía, no cuidó lo que valía su peso en oro. 

¿Que por qué funciona una empresa? porque como a una planta, se la debe regar cada día, observarla y ver que sus raíces crezcan, que sus hojas y sus pétalos florezcan y sobre todo, no dejar que nunca se marchite. 

Siempre he pensado que cuando cuidas de tus trabajadores, tu negocio fluye y tu economía también, porque aunque no quieran reconocerlo, los trabajadores son el motor de las empresas, las que arrancan desde el inicio el funcionamiento de éstas y hacen que el nombre salga a flote. De ellos depende que la empresa obtenga beneficios, sea bien mirada y dure por muchos años. 

Es tan solo mi opinión, vista desde dentro, desde la impotencia de ver hundirse una empresa que tenía futuro y que dejó en la calle antes de que el empresario, en este caso, consiguiera que se cerrara. 

Una pena, una realidad, una empresa que queda en el pasado. ¿Por qué funciona una empresa?

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Berta Alvarez

hace 3 años #6

#3
Continuando tu frase de coger el volante, no todos están preparados para conducir un camión tan grande. si no puedes con una empresa que da tanto beneficio, asúmelo o arriésgate, pero no te quedes parado a esperar que todo se hunda. En mi caso, mi jefe puso todo de su parte para que cerrara. Tenía lo necesario para seguir en pie pero el egoísmo le pudo más.

Berta Alvarez

hace 3 años #5

#4
Pues sí, piensan que porque heredan ya van a tener el control de todo y no ven que ese castillo está en pie porque se trabajó en su día a día. Llegan ellos y lo tiran abajo en cuestión de poco tiempo, porque no tienen capacidad suficiente para pensar en cómo continuar con dicho castillo en pie. Mucho dinero y poca inteligencia. De ahí que torres más altas hayan caído.

Berta Alvarez

hace 3 años #4

#2
Las empresas son buenas, a veces, solo cuando interesas porque das frutos, pero si generas gasto y van bien o no les importas porque tienen mucha gente de quien tirar, no piensan que pierden una buena trabajadora, piensan en su economía. Estuve en una empresa en la que no me hicieron fija diciendo que si iba mal más adelante tendrían que indemnizarme y no les convenía. A los tres años me despidieron por finalización de contrato de obra (que tendría que haber sido de indefinido pero no se me hizo) y dijeron que me despedían por falta de trabajo y que aunque yo trabajaba más y mejor que mi compañera, si la echaban a ella tenían que pagarla una indemnización (porque ella sí tenía contrato indefinido). Conclusión: donde hay dinero no manda marinero, o algo así, jajaja, penoso pero cierto.

David Sánchez González

hace 3 años #3

#1
Nadie es nadie, Ignacio. Todo queda en el pasado. Si bien el mundo no nos debe nada, que el mundo siga su camino. El nuestro es bien nuestro, y nunca se sabe, bien porque lo provoquemos nosotros, o la oportunidad que surja, en que lugar y acción estaremos. En cuanto a esos perdedores, el mundo ya les pondra en el lugar que les corresponda😊 Yo he conocido gente, en apariencia, bien situada o acomodada, que estan reuniendo los requisitos para explotar bien por la edad, o por lo advenedizos que son o han sido...

Sonia Roselló Puig

hace 3 años #2

Totalmente de acuerdo contigo Berta Alvarez, he visto empresas con prospección futura caer antes de lo debido, simplemente porque pasaron de padres a hijos como algo que cae del cielo y es un cajero automático, donde los "nenes" seguían yendo a coger sus "eurillos" y nada más. Una empresa necesita de la integración de todos sus miembros, participación, implicación, toma de decisiones conjuntas, etc etc.... Cuando aprenderán¡¡¡¡

(Nacho) Ignacio Orna

hace 3 años #1

Esto que cuentas me suena un montón, ya que me tocó de lleno y por ello estoy como y donde estoy y no donde debería de estar porque así me lo impidieron las codicias, avaricias y envidias ajenas, siendo a día de hoy un Don Nadie, en vez de ser Alguien.

Más artículos de Berta Alvarez

Ver blog
hace 2 años · 1 min. de lectura

Un escenario inigualable

Ella se sentó en su antigua hamaca, ésa que heredó ...

hace 2 años · 1 min. de lectura

Avanzando y mejorando

Quién me iba a decir a mí que el hecho de quedarme ...

hace 2 años · 1 min. de lectura

Feliz día de los abuelos

Hoy es un día especial para aquellos que han pasad ...