Mel Elices Agudo

hace 4 años · 4 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Por mucho que digáis lo contrario... aprobar no es aprender.

Exámenes: un método de evaluación anticuado

En esta época casi todos los alumnos, ya sean los de educación primaria, secundaria, bachillerato o universitarios, están hasta arriba de exámenes, trabajos, y apuntes. Se supone que en los últimos meses antes del verano, hay que esforzarse al máximo para conseguir aprobar todas, y pasar de curso sin ningún problema. Y si las calificaciones son buenas, mejor que mejor. Evidentemente, sacar un diez ó simplemente un cinco a muchos estudiantes, les hace sentir orgullosos y bien consigo mismos porque se han esforzado y creen que se lo merecen. Y es así.

Pero, los sobresalientes (y los suficientes), únicamente sirven para entrar en la próxima etapa educativa, y para escoger una carrera. Los sobresalientes (y los suficientes), no enseñan a los alumnos a vivir el día a día que les espera fuera de las aulas. Muchos pensaréis que de eso se tienen que encargar los padres y las familias, pero, ¿de verdad es así? Para mí no, y ojo es solo mi opinión. Para mí, familias y escuelas deberían trabajar de una vez por todas juntas por el bienestar de los estudiantes.

Memorización vs aprendizaje activo

Bastantes alumnos, comparan los colegios e institutos como lugares de aburrimiento, de desilusión, y de desmotivación. Muchos, afirman que estudian para los exámenes memorizándolo todo, lo escriben en la hoja que les de el profesor, lo entregan, y que en cuestión de horas, ya se han olvidado de lo que se han "aprendido". Incluso, ellos mismos llegan a decir que es muy triste que en los centros educativos lo único que importe sean las calificaciones.

Los alumnos, pasan muchísimas horas en las aulas, pasan mucho tiempo con sus compañeros, y con sus profesores. Y cuándo salen de las clases, bastantes de ellos, tienen la sensación de no haber aprendido nada. Tienen la sensaci de que su día no ha sido emocionante, que no les han enseñado nada interesante o que vaya más allá de ciencias sociales e inglés. Algo que realmente se pueda aplicar en el día a día.


Por mucho que digáis lo contrario... aprobar no es aprender.


Un modelo y sistema educativo que no se adapta a los estudiantes

Y es que mirándolo de esa manera, esas sensaciones son totalmente comprensibles. Los sobresalientes (y los suficientes), por sí solos, sirven para obtener el pase para el siguiente nivel. Para abrir puertas académicas, pero para poco más. Muchos alumnos, no saben gestionar sus emociones, y mucho menos darse cuenta de las de los demás. En muchos casos, ni siquiera saben reconocer cómo se sienten. Y no hablemos de expresarlas, y hablar de ellas.

Bastantes de ellos, llegan a las aulas con los valores que les han enseñado sus padres, pero algunas veces no son los adecuados. Y si lo son, hay que reforzarlos en los centros educativos. Hay alumnos, que no saben razonar o justificar una respuesta. Que se leen los libros de texto de arriba a abajo, pero no se da un aprendizaje significativo, y luego no saben explicar qué es lo que han leído. Hay estudiantes que no saben trabajar en grupo, que no saben cómo dirigirse a los demás compañeros, y hay alumnos que simplemente se sientan en las sillas y esperan a que se pase el día. No tienen ningún pensamiento ni actitud crítica.

Esa extraña sensación de no estar aprendiendo nada...

Los estudiantes no deberían pasar seis o siete horas de sus vidas con la sensación de no estar aprendiendo nada y creyendo que están perdiendo el tiempo. Incluso muchos de ellos que obtienen buenas calificaciones, se sienten vacíos, desilusionados y aburridos en clase. Los alumnos, van a pasar buena parte de su vida entre sillas, apuntes, y aulas. Y cuándo deciden que han terminado su formación, salen al mundo exterior, y se dan cuenta de que no han aprendido las herramientas suficientes para enfrentarse a nuevos retos, a nuevos compromisos.

Se dan cuenta, que haberse esforzado tanto para aprobar las asignaturas solo les ha servido en un momento concreto, y para ir escalando en los cursos y en las etapas. Algunos de ellos, no sabrán qué decir en las entrevistas, no sabrán cómo expresar sus opiniones, ni tampoco debatir. Otros, preferirán trabajar de forma individual porque no sabrán cómo comunicarse con los demás, ni transmitirles de manera adecuada sus ideas. Y muchos, se sentirán perdidos, y pensarán que han perdido buena parte de su vida.


""
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #3

Que verdad más grande. Ojalá se pudiese aprobar el curso a base de trabajos de investigación, lo único que conseguia memorizar eran las ciencias naturales, los idiomas. Motivación, ¿es tan dificil de entender?¿Por qué cuesta tanto al profesorado, a la dirección, al ministerio, cambiar a estrategias que son premios innovación? http://elpais.com/elpais/2015/09/13/escuelas_en_red/1442127600_144212.html. Sigo pensando que deberias realizar ponencias, 😘.

Javier 🐝 CR

hace 4 años #2

La memorización yo ya llevaba fatal. Después se ha demostrado que no sirve de nada en cuanto a conocimientos.

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #1

Ya con el título me engancha.

Más artículos de Mel Elices Agudo

Ver blog
hace 7 meses · 1 min. de lectura

¿Se debería exigir más nota para poder estudiar EDUCACIÓN INFANTIL?

¡Hola, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Espero qu ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

¿Cómo ayuda la INTELIGENCIA EMOCIONAL a los educadores?

La inteligencia emocional (término que empezó a di ...

hace 1 año · 2 min. de lectura

6 MÁSTERES OFICIALES ONLINE RELACIONADOS CON LA EDUCACIÓN

¡Muy buenas, grupo! ¿Cómo lo estáis llevando? ¡Esp ...