Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 2 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Playas para explayarse...O no.

¿A qué playa vamos hoy?

En España las hay para todos los gustos. En los casi 8.000 Kilómetros de costas caben unas 3.000. O sea, cientos de miles de sombrillas, toallas, bañadores y bikinis de los de lucir. Que los de comer son otra cosa. En algunas, incluso, se admiten cuerpos desnudos. De esos que van a pelo. La oferta es para todos los gustos.

El perímetro español las tiene tan cortas que el nombre les viene largo. Playita, en diminutivo, sería más apropiado. Todavía mejor…: cala. Es el caso del Charco Azul, en Canarias. Sus 8 metros de longitud se acaban nada más poner el pie. ¿Dar un paseo? Ni lo sueñe…

La cosa se agrava con la pleamar. En los océanos las oscilaciones son importantes. Cuando la marea alcanza su punto álgido la tendencia se invierte. O sea, hay mucho bañista para tan poca superficie. A los pocos pasos el visitante se ha salido del mapa.

En esos momentos la arena es muy escasa. Hasta podrían contarse los granos. Cuando coinciden varios bañistas en la idea de acercarse al mismo tiempo las playas atlánticas son “el metro a las 8 de la mañana”. Entonces se convierten en un espacio con muy “mala sombra” donde clavar la sombrilla es toda una aventura. En los mares interiores, como el Mediterráneo, no se produce este fenómeno.

Si, además, como va a ser preceptivo este verano, impera la obligación de mantener una cierta distancia con el vecino, mejor “atacar” las posiciones a primeras horas. Ponerse en camino antes de que le suene el despertador a un sol que en verano se despereza temprano.

En las playas modestas de extensión encontrar acomodo para la toalla es como “encontrar una aguja en el pajar”. Y eso que no tienen puertas, pero este año sí van a tener aforo. Como los espectáculos. Ya han bautizado el término. Le llaman “la nueva normalidad”.

También las hay Kilométricas. De aquellas en las que para hablar con el vecino más próximo es necesario gritar a pleno pulmón. O usar altavoz. Están ubicadas hacia el sur y son inacabables. Más “largas que un día sin pan”.

Para pasear, la de Doñana no “tiene coto”. Ni principio ni fin. Quien quiera caminarla se arriesga a una experiencia de lo más extenuante. Empeñarse en recorrer sus 28 kilómetros de una sola tirada es como hacer el camino de Santiago en un día.

Esa playa no se la acaba nadie. Ni en peregrinación. Necesita unas cuantas jornadas y mucha crema protectora. Muy aconsejable también sombrero o pamela. ¡Quien avisa no es traidor!

Grandes extensiones de arena como esa son ideales para los deseosos de aprovisionarse de una nevera con un fresquito tinto de verano y algo más sólido que meterse entre pecho y espalda. Ahí no hay ningún problema. Siempre sobra sitio.

En tantos metros cuadrados -sobre todo en la bajamar de las playas atlánticas- caben los habitantes de unas cuantas provincias. ¿Cuál escoger? Dependerá de la proximidad, los gustos o intereses: bañarse, tostarse al sol sobre una toalla o dar largos paseos.

En España encontrar la costa no cuesta. Se llega apuntando en casi todas las direcciones. Ahora que la situación va a hacer más “chungo” viajar fuera de nuestras fronteras, los amigos de aparcar en la orilla lo tienen fácil: 3.000 playas llenas de arena, sol y mar dan para mucha diversión.

La mayoría tiene chiringuitos para bañarse por dentro después de haberse bañado por fuera. Una industria turística muy necesitada, dadas las circunstancias, lo agradecerá. Y ¡de qué manera!

Un sabio consejo, que no por muy repetido es menos ignorado: protector solar. Ya que nos hemos librado de un maldito virus, que no ataquen ahora a los cuerpos con más irradiación de la necesaria unos rayos ultravioletas traidores.

Sin una capa de ozono de por medio que, por nuestra culpa hace ya mucho que se fue de vacaciones y no regresó, exponerse también produce su miedo. Sus efectos pueden ser devastadores. Y tampoco se trata de dejarse la piel en el intento.

Un deseo final para todos: ¡feliz descanso! Que después vuelve la rutina aniquiladora.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.niusdiario.es/sociedad/nueva-normalidad-playas-largas-pequenas-espana_18_2960745075.html

https://www.eleconomista.es/economia/noticias/10563041/05/20/Verano-2020-las-claves-de-como-sera-el-turismo-en-el-ano-de-la-pandemia.html

https://www.elespanol.com/invertia/opinion/20200614/salvemos-turismo-parte/497580240_13.html

https://www.niusdiario.es/sociedad/oleada-cierre-negocios-barrios-turisticos-barcelona-coronavirus-acelera-gentrificacion_18_2961795230.html

https://www.niusdiario.es/sociedad/pleamar-bajamar-importancia-verano-consultar-tabla-mareas-playa_18_2961795047.html

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Playas para explayarse...O no.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Eau d'orgasme.

Y no de un orgasmo cualquiera. · Lo cual sería un ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El perfume de NETFLIX.

Es un perfume de película. · Lo de NETFLIX es hac ...