Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 5 años · 1 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¿Pijamas McDONALDS o hamburguesas LACOSTE?

¿Qué comemos hoy?

¿Un pijama McDONALDS con ketchup? ¿O una hamburguesa LACOSTE con polo? Lo primero ya es una realidad. Lo segundo podría serlo. Aquí lo importante es que el negocio funcione. Que no se pueden vender más hamburguesas, que el mercado no da para más, pues habrá que pensar en vender otra cosa. Si hay que diversificar, se diversifica. Y punto…

Aunque una marca no tenga experiencia, siempre habrá otra que sí la tiene. Se monta una “joint venture” y a probar. El objetivo está claro: crear nuevos productos y venderlos a nuevos clientes de nuevos mercados. La única opción cuando no se puede crecer más en el segmento.

La marca McDONALDS lanza una colección de pijamas, que están para comérselos. Otras multinacionales podrían apuntarse a una idea similar. Por ejemplo, LACOSTE podría vender hamburguesas cocodrilo, que vistan muy bien. NESTLÉ fabricar automóviles bajos en colesterol. BIMBO elaborar los ordenadores más frescos del barrio. SONY ofrecer cereales para el desayuno con 0% de materia grasa… Y así “ad infinitum”. Mucho más allá de la extensión de línea: extensión de marca hasta lo inimaginable.

¿Torre de babel de la oferta? ¿Globalización desbocada? ¿Diversificación elevada a la enésima potencia? Hay van otros ejemplos, tan reales como el de McDONALDS: AMAZON produce y vende pañales. El principal negocio de SHARP hoy no son los televisores, sino el cultivo de fresas en Dubai. GOOGLE es una industria farmacéutica que investiga medicamentos “buscaenfermedades”. COCA COLA empieza a vender leche de calidad.

Uno de los precursores de la diversificación en el mundo del lujo fue LOUIS VUITTON. Para el grupo LOUIS VUITTON MÖET HENNESY, la creación tiene mucho de divino. Tanto como el propio dinero: el primer día fueron maletas. El segundo día, moda. El tercer día, vino. “Y vio Vuitton que era bueno”; que la cosa funcionaba, vamos. El cuarto día, champán. El quinto día, unos astilleros. El sexto día, un diario económico. ¿Y el séptimo? El séptimo descansó (o vaya usted a saber). El punto común de este proceso: clientes forrados.

A nivel nacional ya lo hemos intentado también. Y con cierta fortuna. “la Caixa”, ahora Caixabanc” vende de todo: bicicletas, televisores, tablets, ordenadores, colchones. Hasta concede créditos… Las gasolineras venden pan. ¿Cuándo se podrá abrir una cuenta de ahorros en una colchonería? ¿Cuándo podrán vender gasolina las panaderías?

¡Ay amigos! De momento eso es harina de otro costal, que con la “pasta gansa” no se juega.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.elmundo.es/yodona/2016/03/06/56d983d7ca47416d4a8b461a.html

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

fa8ff199.jpg

"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 día · 2 min. de lectura

La vacuna que cuesta 47 millones.

Es contra el covid. · Y también contra la mentira. ...

hace 5 días · 2 min. de lectura

Métetelo en la cabeza.

Y que no te coman el coco… · Sin duda, este es el ...

hace 2 semanas · 1 min. de lectura

MC.DONALD'S "despatatada".

El virus y las inundaciones traen frita a la marca ...