Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 2 años · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Otra I.T.V, y más exigente.

La Inspección Técnica Vacuna.

¿El mundo al revés? ¿Las vacas que acampan en los prados gaseando a los humanos como si de un gran campo de concentración nazi se tratase? Según parece, va ser que sí. A tenor de lo que nos cuentan los científicos.

Resulta que los eructos -¡buen provecho!- de los rumiantes (caprino, ovino y, sobre todo, vacuno) emiten proporcionalmente más Co2 a la atmósfera que los tubos de escape de los automóviles o los motores de aviación.

Por lo menos, el control en los gases de los coches está siendo ya mucho más severo. En 2019 el 20’9% no superaron la Inspección Técnica de Vehículos (I.T.V). Un porcentaje que se traduce en 4’3 millones sobre un total de 20’7 que estaban obligados a pasar la pertinente revisión. El 2’52% más que el año anterior.

En cambio los eructos -no tanto las ventosidades- de las vacas son un auténtico descontrol. Constituyen una poderosa fuente generadora de metano. Un gas de efecto invernadero menos abundante que el dióxido de carbono pero mucho más dañino por su facilidad para atrapar el calor del planeta.

Una vaca adulta fomenta el cambio climático a lo largo del año de la misma manera que un coche familiar. Y, además, en estos cálculos no están contempladas las emisiones derivadas de producir su alimento, que son aún mayores.

Para mitigar la contribución gaseosa directa del ganado a la crisis climática, científicos del I.N.I.A (Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria) han decidido averiguar qué variantes genéticas de los animales se asocian con una mayor emisión de metano.

El proyecto de investigación, bautizado METALGEN (Metano, Alimentación y Genética), cuenta con la participación del Instituto Vasco de Investigación y Desarrollo Agrario (NEIKER-TECNALIA) y ganaderos de CONAFE, la Confederación de Asociaciones de Frisona Española, que es una raza bovina.

A un grupo de estas vacas se les insertó una sonda vía bucal para extraer una muestra de líquido ruminal. El objetivo era poder calcular la cantidad de microbios que colonizan su tracto digestivo.

Estos microorganismos -llamados conjuntamente la microbiota- ayudan a digerir los copiosos volúmenes de hierba que debe comer un animal cada día. Son los que generan el metano expulsado como residuo de la fermentación.

Con los resultados del estudio los ganaderos de CONAFE podrán contemplar los caracteres genéticos que condicionan la microbiota en el programa nacional de cría selectiva. A partir de ahí podrían intentarse cruces menos dañinos para el ecosistema. Eso siempre que reducir los eructos no comprometa otras variables importantes de la raza, como la longevidad, la producción de leche o la salud de las vacas.

No es que uno sea muy amante de comer carne. De vez en cuando suelo ingerir la suficiente para una dieta equilibrada. Lo que me temo es que en un futuro muy próximo, para “desmetanizar” el planeta tengamos que reducir las cabezas de ganado y, como consecuencia, prescindir del filete.

Eso o un efecto similar que fuese metano para el bolsillo del consumidor. Me refiero al hecho de que su precio se ponga por las nubes. Como esas de Co2 que producen nuestros herbívoros.

Ya sé que siempre se puede optar por consumir verduras y hortalizas. Pero estas también reciben productos químicos como los plaguicidas, que son nocivos para la salud y el medioambiente.

Otra opción sería alimentarme de pescado. Pero, según de donde proceda, también tiene una excesiva concentración de mercurio y microplásticos. En última instancia puedo probar a comer insectos. Que ofrecen un elevado aporte proteínico, mucho mayor que el de la carne.

Pero ¿qué quiere que le diga? No me veo desayunando grillos, por muy deliciosos que sean. Aunque mis papilas gustativas y mi aparato digestivo estén preparados para saborearlos, mis pupilas no. Por aquello de que, además de comer con la boca “se come con los ojos”.

Ya sé lo que está pensando, amable lector: una gamba o una galera tampoco son agradables a la vista, pero estoy más acostumbrado a ingerirlas. Será cuestión de educación. Tal vez con los insectos habría que reprogramarse. Pero me va a suponer mucho esfuerzo. ¡Se lo juro! No sé si lo voy a conseguir. ¿Qué como hoy? De momento, me apunto al filete.

Con toda su nube medioambiental de Co2 a cuestas.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://elpais.com/elpais/2019/09/23/ciencia/1569255343_914817.html

https://www.elmundo.es/tecnologia/innovacion/2019/10/14/5da069aa21efa0676f8b45f0.html

https://www.elmundo.es/motor/2019/10/10/5d9f03b6fc6c83196c8b464a.html

https://www.alimente.elconfidencial.com/consumo/2019-11-17/leche-ecologica-bienestar-pastoreo-bra_2307988/

https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20191120/carne-impacto-ambiental-7744500

https://www.elindependiente.com/economia/2019/12/01/los-bueyes-mas-mimados-del-mundo-viven-en-kobe-y-en-leon/

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Otra I.T.V, y más exigente.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 2 días · 4 min. de lectura

¿Nos toma el pelo AMAZON?

Posiblemente. · Y esta vez sin venir a casa. Es el ...

hace 4 semanas · 2 min. de lectura

La muñeca que perdió un cromosoma.

Se le quedó por el camino. · Mientras la ensamblab ...

hace 1 mes · 3 min. de lectura

Borrachos de éxito.

150 años triunfando y como si tal cosa. · ¡Cumplea ...