Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 4 años · 1 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Orfeo y Eurídice o, "El amor supera fronteras"

Orfeo y Eurídice o, "El amor supera fronteras"                            Orfeo y Eurídice de Rubens - Museo del Prado (Madrid)

Y nunca mejor dicho, la frontera de la muerte, ni más, ni menos. Esta es una historia mitológica que pintó Rubens para el rey Felipe IV con el fin de decorar un pabellón de caza que tenía en El Pardo. ¡Y me pregunto yo! ¿Es que no podía haber puesto gotelé que resultaba mucho más barato?. Pues parece ser que no, pero, gracias a su ocurrencia podemos disfrutar en el Museo del Prado de este gran cuadro.


Nos cuenta la historia de dos amantes, el primero que veis con la lira al hombro y la corona de laurel se llama Orfeo, todo musculoso y moreno de tanto cantar y tocar la lira al aire libre que, hasta las bestias parecían estar domadas cuando le oían. Pegada a él, la ninfa Eurídice, mucho más pálida, acalorada y, hasta verdosa, porque huyendo de Aristeo que la quería poseer, se topó con una serpiente que la mordió en el tobillo, causándole la muerte. De Málaga pasó a Malagón.


Hete aquí que, pasó de un pisito al aire libre con hilo musical, a un cuartucho sin luz y poco ventilado, el inframundo. Al casero, Hades, lo podéis ver sentado con postura de portero de discoteca junto a Perséfone y su mascota, el Can Cerbero. Le han debido estar alimentando con carne de vaca loca porque el pequeñín tiene tres cabezas como podéis apreciar en la parte inferior derecha.


Sigamos con la historia. El bueno de Orfeo estaba enamorado hasta el tuétano de Eurídice y, decidió acudir a la Laguna Estigia a suplicar a Hades que deje libre a su amada. Debía de ser todo un artistazo ya que Hades accede a liberar a Eurídice, con la condición de que Orfeo no dirija la vista a su amada mientras se encuentren en su reino. 


¿Cómo creéis que acabó la aventura?

En el cuadro está el desenlace. Fijaos en los ojos de Orfeo. ¡Efectivamente!,  el amado no fue capaz de no echarle un ojo a su amada, esfumándose Eurídice ante él y volviendo a "vivir"  a la sombra en el inframundo.


Os dejo un enlace para que sigáis disfrutando también a través de los sentidos del oído con una composición que hizo Gluck de su Orfeo y Eurídice, y la vista a través de diferentes pintores que reflejaron este tema.

https://www.youtube.com/watch?v=kWvGVFFkD0o


Espero que os haya interesado y divertido. Los museos están llenos de historias ocultas. 



"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Pérez-Grueso Gómez

Ver blog
hace 1 año · 3 min. de lectura

Hemos pasado por crisis peores, ¡pero no las recordamos!

Todos nos sentimos con desasosiego en estos tiempo ...

hace 1 año · 3 min. de lectura

Ayudando y disfrutando de las compras al aire libre -Majadahonda (Madrid)-

Amig@s, tenemos que divertirnos y · seguir pasando ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

Fases del Concurso de Acreedores

Esta va a ser, desgraciadamente, una situación muy ...