Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 3 años · 4 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Medio Hombre contra la Armada Invencible Inglesa... ¡La estrategia al poder!

94a602d2.jpg

e90b2a89.jpg

Si tuvierais que decantaros entre dos bandos que se van a enfrentar, uno de ellos con 186 navíos perfectamente pertrechados para la guerra con 23.600 combatientes a bordo y, en el otro bando,  6 navíos de guerra y 3.600 combatientes, ¿Por cuál apostaríais como ganador?

Esa era la situación que se le presentó a Don Blas de Lezo y Olavarrieta (Pasajes 1689-1741)  estando al frente de las fuerzas de la ciudad de Cartagena de Indias (Colombia) en el año 1741.

  ¡A todo esto, he de indicaros que! Don Blas no se encontraba en su mejor forma física, ya que, en 1704 , cuando contaba 15 años, participando como guardamarina en la batalla de Vélez-Málaga  una bala de cañón le arrancó la pierna izquierda. Pocos años después, destacado en la fortaleza de Santa Catalina de Tolón (Francia), siendo atacado el fuerte por los ingleses, una esquirla se le clava en el ojo izquierdo, explotando y haciéndole perder el mismo. Con 25 años, estando al mando del Campanella, navío de guerra de 70 cañones, atacando unas defensas británicas en Barcelona, fue herido por un mosquete en el antebrazo derecho, rompiéndole varios tendones y dejándole manco. ¡Al pobre cada vez le quedaban menos partes sanas donde darle! , pero valor no le faltaba. Se quedó manco, tuerto y cojo, es decir, Mediohombre, o el 

Almirante Patapalo, como se le conocía, pero sin perder un ápice de valor.  

176ead21.jpg
40f9a631.jpg


Aún con ese sobrenombre y en semejante situación física, era un hombre temido y un estratega fuera de serie. Como ejemplo de su poderío y temor que le tenían, os cuento lo siguiente:  se presentó ante la ciudad de Génova que se había rebelado contra la corona y,  ordenó a sus dirigentes devolverle a España 2 millones de pesos que se adeudaban ¡lo que disfrutaría el ministro de Hacienda!, así como rendir homenaje a la bandera española. En caso de no aceptar, bombardearía la ciudad. Ni qué decir tiene que, lo solicitado, fue aceptado. Pero esto queda en una mera anécdota ante el gran reto al que tuvo que  enfrentarse en Cartagena de Indias. 


Jorge II, rey de Inglaterra decidió enviar la mayor armada que ha surcado los mares para conquistar la América Hispana. Sólo ha sido superada por el "Desembarco de Normandía". Para ello, nombró a su mejor almirante,  Edward Vernon, General en Jefe de la flota. Tened en cuenta que, la famosa "Armada Invencible" contaba con 120 barcos y Vernon con 186 . Una vez frente a Cartagena de Indias, cañoneó la ciudad con casi 24000 descargas de cañón, dejando la ciudad irreconocible. En ese ataque se perdieron la mitad de las pocas fuerzas españolas. Vernon quiso entonces entrar en la bahía con sus buques y, Don Blas de Lezo, en un intento desesperado, hundió los pocos buques con que contaba para dificultar el paso del enemigo. Vernon, viendo la situación más que apurada de los defensores, mandó un barco hacia Inglaterra para trasladar el mensaje a su rey, Jorge II, de la victoria que obtendría. La noticia fue acogida en Inglaterra como podéis esperar, con todo júbilo. Llegaron a acuñar monedas de oro en las cuales se mostraba a Don Blas de Lezo de rodillas ante su rey. Lo que se viene a indicar como "vender la piel del oso antes de muerto"

Pero volvamos a esa entrada de los buques ingleses en la bahía. Don Blas de Lezo ideó un sistema, por el cual, uniendo dos bolas de cañón con cadenas, estas giraban y tenían un campo de acción mayor. Al encontrarse con el velamen, los hacía añicos, desarbolándolos. Esto supuso la inutilización de bastantes barcos ingleses  que tuvieron que ponerse fuera del alcance de las baterías españolas. 

Vernon, reacciona rodeando Cartagena y desembarcando en otro punto y entrando por la selva, justo lo que deseaba Don Blas de Lezo porque sabía que las fiebres, malaria y fiebre amarilla, se cebarían en los ingleses, al igual que habían sido azotados los españoles, días antes de la llegada de la flota inglesa. Aún así, los ingleses llegan a las puertas de las murallas de Cartagena de Indias, lanzando un ataque de la infantería. Intentaron entrar por una rampa estrecha de acceso a una de las puertas y, allí les esperaban 300 españoles sin fusiles, sólo con armas blancas. Estos trescientos pasaron a cuchillo a 1500 ingleses. Debió de ser un escenario parecido al "Paso de las Termópilas" defendido por espartanos. Vernon no podía creer lo que le estaba sucediendo. Viéndose muy superior en efectivos, decide un ataque con 15.000 hombres, pero, Don Blas de Lezo, un zorro y estratega genial, había hecho cavar en la base de la muralla un foso porque sabía que los ingleses procurarían subir con escalas hechas en función de la altura de la misma.  2 metros les faltaron para llegar a la parte alta de las defensas. Quedaban mil y pocos españoles y unos pocos cientos de indígenas con arcos que hicieron una verdadera masacre entre las tropas inglesas. Se calcula que en ese ataque murieron entre 7.000 y 10.000 infantes ingleses, pero, la osadía y locura de Don Blas de Lezo no acabó allí. Lanzó a los pocos defensores que quedaban en persecución de aquellos ingleses y colonos americanos, mandados por el hermanastro de George Washington.


Después de aquello, Vernon se parapetó en sus barcos y, durante un mes más, bombardeó Cartagena de Indias, algo que no le reportó esa victoria que buscaba. Finalmente, resolvió volver a Inglaterra, no sin antes hundir aquellos buques que no tenían suficiente marinería para navegar. El objetivo era que no cayeran en manos hispanas.

Llegado a Inglaterra, no comunicó que había sido derrotado. Jorge II prohibió que se hablara sobre el desastre, bajo pena de muerte en la horca. Esta derrota para los ingleses, supuso un pérdida en barcos del doble de los perdido por la escuadra hispano-francesa en Trafalgar.

¿Por qué en España no se difundió la victoria? Por la envidia. El Virrey, Sebastián Eslava, echó por tierra la fantástica labor realizada por Don Blas de Lezo, enviando cartas difamatorias contra él, al rey de España, Felipe V. Éste creyó la versión del Virrey y Don Blas murió a los 6 meses, dicen que por las fiebres, pero, probablemente fuera por tristeza, no solo por no verse reconocido, sino por haber sido tratado como un inepto. Su honor no fue reconocido hasta la llegada de Carlos III, es decir, muchos años más tarde.  

Según parece, hasta casi mediado el siglo XX, los barcos de la Marina Real Británica (Royal Navy) hacían sonar sus sirenas en señal de homenaje al ilustre marino, al pasar frente a la población de Pasajes, su pueblo natal.

Os acompaño un vídeo muy interesante sobre este sobresaliente personaje. Las fotos pertenecen al Museo Naval de Madrid. Un museo pequeño, pero, muy didáctico e interesante video Museo Naval de Madrid. Está como a 200 metros de Cibeles, en el mismo Paseo del Prado. Os lo recomiendo.

Historia de Blas de Lezo y Olavarrieta 

dcc8c731.jpg
b2aaab79.jpg
0f018886.jpg
                               

 

d22e5ad1.jpg
      

          

group_work en Historia

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Javier 🐝 CR

hace 8 meses #7

Me encanta la historia de Blas de Lezo

https://us.bebee.com/producer/blas-de-lezo-the-hero-Ei5P955Xxmu6

Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 3 años #6

#5
Tony, en esos años ya eran toda una potencia, pero, España no les iba a la zaga y aún dimos mucha guerra. Saludos

Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 3 años #5

#6
Hay hechos desconocidos o casi que, si se hicieran película, serían todo un taquillazo.

Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 3 años #4

Muchas gracias por la información Ignacio. Habrá que ir a verlo.

(Nacho) Ignacio Orna

hace 3 años #3

EXPOSICIÓN_ BLAS DE LEZO https://www.ayuntamientoboadilladelmonte.org/boadilla-actualidad/agenda/exposicion-blas-de-lezo

Carlos Pérez-Grueso Gómez

hace 3 años #2

Efectivamente Julio. La verdad es que fue una simple excusa de los ingleses para intentar apoderarse de los territorios hispanos.

Julio Angel 🐝Lopez Lopez

hace 3 años #1

También llamada la guerra de Jenkins, cuando el Capitan Fandiño le corto la oreja por pirata y le dijo "Ve y dile a tu rey que si a lo mismo se atreve , lo mismo le haré" Un gran momento del imperio español.

Más artículos de Carlos Pérez-Grueso Gómez

Ver blog
hace 11 meses · 2 min. de lectura

El sambenito de Pandora

Pandora. Atribuido a El Greco. Museo del Prado (Ma ...

hace 1 año · 3 min. de lectura

Hemos pasado por crisis peores, ¡pero no las recordamos!

Todos nos sentimos con desasosiego en estos tiempo ...

hace 1 año · 2 min. de lectura

Ayudarás, y nos ayudaremos nosotros mismos

¡Ya han abierto las tiendas! , ya podemos entrar s ...