Carlos Del Riego Gordón

hace 10 meses · 3 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

MÁS PRUEBAS DE LA INFANTILIZACIÓN DE PARTE LA SOCIEDAD

MÁS PRUEBAS DE LA INFANTILIZACIÓN DE PARTE LA SOCIEDADUna infantil solución propuesta por un partido contra la crisis económica es imprimir más y más billetes, hasta que sólo valgan como ladrillos para que jueguen los niños, como pasó en Alemania en los años 20 del s xx

La infantilización de gran parte de la sociedad es una evidencia. Casi cada día los medios de comunicación y las redes sociales ofrecen pruebas irrefutables de la propagación de un pensamiento infantil, como por ejemplo ese que está convencido de que las soluciones a los problemas más complejos están en algo tan simple como cambiar los usos del lenguaje, o que contra la crisis económica lo mejor es imprimir más y más billetes

El pensamiento infantil es simple y maniqueo (bueno o malo, blanco o negro, de los míos o de los otros), y por tanto su visión de cada cuestión es totalmente superficial y no tiene en cuenta lo que hay debajo; es como el que da su opinión sobre un libro basándose en la portada y el título. Hoy se ha extendido esa forma pueril de expresar opiniones, fobias y filias, y tal vez se deba a lo fácil que resulta divulgar.

Una de las últimas evidencias infantilizantes en hacerse visible es la que ha difundido un grupo animalista. Resulta que proponen dejar de utilizar expresiones como ‘matar dos pájaros de un tiro’, ‘coger el toro por los cuernos’, ‘como el perro y el gato’ o ‘no seas gallina’, las cuales denotan un “lenguaje anti-animal y especismo”. ¡Hay que tener una mente de niño y poco seso para creer que quien dice ‘no seas gallina’ odia a los animales, los ofende o les falta al respeto!; sobre todo teniendo en cuenta que ellos, los animales, no hacen caso de semejantes gilichorradas, les importa menos que nada, vamos (¿y decir ‘tiene vista de águila’, ‘es rápido como una gacela’ o ‘astuto como un zorro’ es antianimalista?). Esta pretendida humanización del animal deja clara la tendencia infantilizante de quien la defiende, puesto que los dos pájaros del tiro no se van a ofender por lo que dicen los refranes; sólo un chaval muy pequeño podría pretender ‘defender’ a los animales de las palabras de los humanos, pero tal pretensión en un adulto es puro ridículo. Esto está en la línea de quienes exigen cambiar títulos y textos de novelas (como ‘Diez negritos’ de Agatha Christie) o insultan a los que se atreven a disfrazarse. Son criaturas, en fin, que siempre están a la búsqueda de algo por lo que ofenderse en nombre de otros. Alguien apuntó una vez, muy certeramente, que este tipo de ideologías son características de sociedades acomodadas, en las que siempre hay quien busca solucionar problemas que no hay.

¡Y qué se puede decir de la petición de un representante de un partido político que propone, como solución a todas las cuestiones económicas, imprimir y repartir todos los billetes que se necesiten! La simpleza e ignorancia que demuestra tal petición no puede ser más propia del niño de ocho años, de hecho, si fuera el chaval quien la dijera provocaría sonrisas e incluso ternura. Cualquier adulto sabe que los billetes tienen que tener un respaldo (reservas de oro), y que la impresión ilimitada de dinero conduce a una inflación insoportable. Tal medida se puso en práctica en la Alemania de finales de los años veinte, y ocurrió que una barra de pan llegó a costar diez millones de marcos y los niños construían casitas con los fajos de billetes como ladrillos; algo parecido hicieron mucho más recientemente en Argentina, donde a los billetes les llamaban ‘papel pintado’. Sólo una mentalidad aniñada podría pensar en una ‘solución’ tan simplona e ingenua… y que a nadie se le hubiera ocurrido antes.

También desde el mundo hipersubvencionado de los partidos políticos llega otra declaración necesitada de pañales: “El gordo de navidad incita al odio, no es inclusivo y alienta en bullying”. Tal vez provoque envidia (mayormente sana), pero nadie odia al que gana a la lotería porque ganó; y lo de inclusivo…, quizá exigen repartir el premio entre hombres, mujeres y trans, blancos, negros, asiáticos y aborígenes, capacitados y discapacitados…; lo del acoso es ya inexplicable. En todo caso, para un pensamiento normal y corriente, resulta difícil asimilar que algo que lleva tantos años celebrándose provocara todo eso sin que nadie se diera cuenta hasta ahora, hasta que los lumbreras lo descubrieron. Sólo la mente más inmadura podrá pensar que hay que repartir equitativamente los premios de una rifa. Y ya puestos, que medallas olímpicas y títulos deportivos se distribuyan de modo inclusivo y democrático, y que se eliminen las notas y los suspensos: todos aprobados igualitariamente y así se acaba con el fracaso escolar.

Las redes sociales tienen que ver en estos asuntos. Así, hay no pocos usuarios que desatan y vierten sus emociones sin pensar; son habituales las exageradas muestras de cariño, de amor entre amigos con expresiones que nunca se utilizarían de estar cara a cara (“siempre te admiré”, “sois imprescindibles en mi vida”); igualmente ocurre con las manifestaciones de odio y repulsa, pues en las redes se escupen amenazas, juramentos, desprecios, humillaciones o deseos de muerte con una ‘naturalidad’ que asusta (“los colgaba a todos”). Esa incontinencia emocional y oral es típica del rapaz, que no piensa antes de hablar y no calcula las consecuencias de lo que dice.

Lo peor del asunto es que, como los niños, las mentalidades infantiloides son más fáciles de manipular y llevar: con golosinas, colorines, lemas y consignas sencillas, gestos exagerados, actos grandilocuentes con poca o nula trascendencia… Esto lo tienen comprobado los expertos en propaganda y manipulación de masas, que son los que finalmente conducen a los políticos y a los gobiernos, los cuales obedecen a aquellos ciegamente. Y es por ello que todos los gobiernos (municipal, provincial, autonómico o central, aquí y en todas partes) gastan millones en propaganda y autobombo.

El escritor portugués Virgilio Ferreira dejó dicho: “Ingenuidad es un modo de ser inocente. Infantilismo es un modo de ser idiota”.

CARLOS DEL RIEGO

https://carlosdelriego.blogspot.com/
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Del Riego Gordón

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

LOS ÉXITOS DE 1961 QUE CONSERVAN SU ENCANTO 60 AÑOS DESPUÉS

Mas de 400 versiones se han grabado desde que, hac ...

hace 5 meses · 4 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

POR QUÉ TANTOS PUEBLOS AMERICANOS APOYARON A ESPAÑA CONTRA LOS INDEPENDENTISTAS

Los españoles y los indios fueron aliados muchas m ...

hace 6 meses · 3 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

1971, AÑO DORADO PARA LA CULTURA DEL ROCK

Muchos de los mejores discos de la historia del ro ...