Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 2 años · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Margarita busca pajita.

Lo de Margarita y la pajita es un matrimonio de conveniencia.

Los cócteles bien preparados y servidos son la copa ideal, un auténtico goce para los sentidos. Que si el mojito, que si el Cosmopolitan, que si la Caipirinha, que si Margarita…El santuario de los combinados es infinito. Como los colores de las pajitas con los que se sirven.

Como se suele decir, “para gustos, los colores”. En este caso puede afirmarse lo contrario: los colores dan gusto. A esta nota festiva de tanto preparado que encandila las sensaciones también ha contribuido lo suyo el elemento esencial para tomarlo: tono verde, pajita amarilla; tono azul, pajita roja; tono naranja, pajita azul…

Todo un arcoíris para escoger y combinar. Mezcla y pajita han ido cogidos de la mano para inundar de sabor una boca sedienta de nuevas experiencias. Así ha sido y así será.

Pero últimamente la unión perfecta se está resintiendo. Por pura necesidad. Por lo menos en lo que a la clásica pajita de plástico se refiere. Ahora el cóctel de toda la vida busca una nueva pajita para chupar. El combinado continuará. El elemento auxiliar tal como lo conocemos tiene sus días contados.

Su uso será prohibido muy pronto en los restaurantes de Los Ángeles. De momento ya no pueden servirla de forma automática, si el cliente no la ha pedido antes. San Francisco, Seattle y Malibú también están regulando sobre este tema. El asunto parece baladí, pero no lo es tanto.

Más pronto que tarde habrá que expedir su certificado de defunción. El mundo no puede “bebérselas”. ¿El daiquiri haciéndose el hara kiri? No necesariamente. Se trata de resolver cómo sorber.

El primer paso hacia su total desaparición fue la normativa firmada por el gobernador de California, Gavin Newsom. La ley reduce de forma drástica su consumo en bares y restaurantes.

El movimiento es pionero en los Estados Unidos y está en línea con el espíritu ecológico que está saboreando el mundo. El objetivo es luchar contra uno de los elementos más contaminantes en el quehacer diario de los estadounidenses.

Particularmente, en California las pajitas representaron el sexto elemento más común entre los residuos hallados en las costas entre 1998 y 2006. Por detrás, en la cola, iban las colillas, los paquetes de comida, las tapas, las bolsas y otros utensilios de plástico, según un informe municipal.

Un estudio firmado por Lonely Whale Campaign afirma que solo los americanos tiran cada día a la basura 500 millones de pajitas. Contabilizado estadísticamente el minúsculo residuo es un problema MAYÚSCULO. A nivel mundial, ya suponen el 4% de un desecho que, como se sabe, tarda infinitamente más tiempo en consumirse del que se emplea en disfrutar el combinado.

Las multas para los restaurantes que incumplan la medida no serán elevadas. No invitan al rápido abandono. No sea que por salvar al planeta de morir ahogado en plástico, se hunda la economía. Primero el vil metal, después la cruzada anticontaminación.

Cada establecimiento que se salte la ley será sancionado con 25 $ que pueden llegar a un máximo de 300 al año. Como multa es insignificante. Nada que no se pueda diluir y mezclar repartido en el coste de la consumición.

Lo importante es el hecho de que muchos locales ya han comenzado a adaptarse a la corriente de concienciación social y están optando por alternativas biodegradables. Por otra parte cada vez más ciudadanos son partidarios de usar pajitas reutilizables. De llevar y lavar; no de usar y tirar.

Es un paso más dentro de un movimiento que se está subiendo a la cabeza tan rápido como un bloody mary. El año pasado, una joven de 16 años logró convencer a ALASKA AIRLINES de que dejara de usar productos contaminantes para el océano como pajitas y palitos de plástico para bebidas. Solo en 2017, la compañía admitió haber usado 22 millones de unidades. Y son datos de una sola empresa. Si sumamos al resto, la cantidad es de coma etílico.

La cadena de cafeterías STARBUCKS ya ha anunciado que las retirará antes de 2020 y MCDONALD'S se ha sumado a la medida en sus restaurantes del Reino Unido e Irlanda. Encontrarlas en Vancouver, Escocia y Taiwan también se volverá complicado a partir de ahora.

Margarita que se quede tranquila. Le harán sus pajitas. Y de muchos colores. Pero ya no serán de plástico.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.elmundo.es/ciencia-y-salud/ciencia/2019/10/03/5d94c4bafc6c83326f8b4667.html

https://www.eleconomista.es/gestion-empresarial/noticias/10154106/10/19/Las-pajitas-100-sostenibles-de-Green-Motive-llegan-al-mercado-espanol-.html

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Margarita busca pajita.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios
bandeiramachuca@gmail.com

(Nacho) Ignacio Orna

hace 2 años #1

Pudiera ser Celuloide Rae Material plástico, muy flexible empleado en la industria fotográfica y cinematográfica para la fabricación de películas; se obtiene de la mezcla de un derivado de celulosa con alcohol y alcanfor.

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 4 horas · 3 min. de lectura

Moda, ecotasa y "ecosisa".

La moda es la de siempre. · La ecotasa es el nuevo ...

hace 4 días · 2 min. de lectura

Pirata CANON.

Lo que hace la coyuntura. · Destrozar objetivos de ...

hace 6 días · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...