Sonia Roselló Puig

hace 4 años · 5 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

MÁQUINAS O SUPER HÉROES, NOSTALGIA Y RECUERDOS...

Vivimos en una sociedad que nos ofrece todo, de todo a nuestro alcance y en cualquier momento, jóvenes y no tan jóvenes estamos creciendo con la ayuda y/o suerte de tener acceso a un mundo de conocimientos y herramientas . MÁQUINAS O SUPER HÉROES, NOSTALGIA Y RECUERDOS...

Nos asombramos de como en los tiempos de nuestros abuelos se podían apañar de la forma en que lo hacían.

Se trataba entonces de personas de hogar, de familia, de hierro, jamás daban su brazo a torcer. Sus recuerdos nos saben a gozo y a ternura, la nostalgia nos invade cuando recordamos su sola presencia.

Olí­an a pan recién hecho, a humildad, a respeto y disciplina, a lucha constante, a sabidurí­a, (siempre resaltaban ¡¡Más sabe el diablo por viejo que por diablo¡¡¡)

Su huella emocional se ha quedado impregnada en nosotros en los principios más básicos para la vida, en el valor del respeto, de la madurez, de la templanza, del cuidado y de la protección, (también he de apuntar que en algunos más que en otros).

Hay un buen puñado de cosas que nuestras personas favoritas (para mí­ lo son/eran) sabían hacer bastante mejor que nosotros cuando tenían nuestra edad. Habilidades y maneras de actuar que se están perdiendo porque han sido engullidas por la tecnologí­a y el consumo capitalizado.

Recuerdo cuando me contaban con todo detalle el arduo trabajo de la crianza en aquellos tiempos, imaginaros, hoy en día ir a un supermercado y no encontrar los pañales de la marca y talla apropiados para la dulce piel de nuestro bebé,,, ¡para volvernos locos¡,  pues ellas,  con toda la paciencia del mundo utilizaban esas gasas delicadas que tení­an que lavar una y otra vez, cada vez que los angelitos hacían sus cositas, y no morí­an en el intento, todo lo contrario, utilizaban jabón casero, fabricado en casa, (que sabían hacer a la perfección), dedicaban horas y horas, trabajaban de sol a sol y no tení­an la distracción de enviar un wassaph y comentar con sus amigas lo tedioso que estaba siendo el día, no podían enviar el selfie de turno para que el mundo admirara su trabajo y dedicación y así sentirse plenamente realizadas, ¿cómo lo hacían? Eran verdaderas máquinas o sencillamente tenían un poder de adaptación del que hoy en día carecemos???

Cocinaban con alma y corazón, aunque no voy a negar que en la actualidad proliferan muchos jóvenes cocinillas que da gusto probar (su cocina), también es cierto que hay un montón de ellos que no sabe ni freí­r un huevo (y encima se jactan de ello). Cuando nuestras abuelas eran jóvenes (y me refiero a ellas porque normalmente los abuelos y la cocina no eran buenos colegas), no había una sola mujer que no supiera apañárselas en la cocina. Supongo que sería cuestión de supervivencia pura y dura, si o si habí­a que cocinar.

Los menús no solían ser muy variados o elaborados (recordemos que los tiempos en el que vivieron nuestros abuelos reinaba la escasez), pero jamás delegaban su alimentación en otras personas o industrias, todos los días cocinaban caliente y sano para toda la familia, con productos naturales y sin porquerías como pesticidas, hormonas, antibióticos y demás. Pero recuerdo, cómo sabían esos menús...  Tendréis que admitir que los pucheros de la abuela no tenían ni tienen competencia, ni el mismísimo Ferrán Adriá podría igualar tal manjar.

Ni los tomates ni las manzanas, ni siquiera el chocolate o las tortas saben como el que nos daba nuestra abuela cuando í­bamos a visitarla a su casa, recuerdo aquellos Turrones de Viena guardados en la despensa esperando la visita, con ese papelito de plata que recubrí­a el contenido y que quitaba con tanta ansía, para saborear la maravillosa ambrosia, que hoy en dí­a NADA QUE VER.

Y el Cola Cao de las abuelas... a2c84bb3.jpg¡cómo sabían esos polvillos chocolateados¡ ...¿por qué ??? 

Seguramente esto tenga mucho que ver con la nostalgia que produce el paso del tiempo y con las deformaciones que la memoria hace de los recuerdos, siempre en positivo. Un estudio de la universidad irlandesa de Limerick demostró allá por los años 70, que las personas tendemos a borrar las sensaciones de los malos recuerdos y potenciar las de los buenos.

Pero siguiendo con el tema, también sabían escribir con buena letra, les enseñaron en el colegio (lo poco que pudieron ir), LA LETRA CON SANGRE ENTRA.

Vete tú a buscar ahora un chaval con buena letra, los teclados y los smartphone están atrofiando nuestra capacidad de escribir a mano y, no solo eso, sino que la caligrafí­a, la elegancia en la escritura, está perdiendo importancia en detrimento de la rapidez. Ya no se pone tanto esfuerzo y paciencia como antaño para que nuestros textos manuscritos sean bellos y legibles, y en los colegios, ponen a los niños a teclear en sus primeras etapas, desaparecen los libros de texto para dar paso a las tablets (que además de una carencia de estilo ortográfico, lleva a nuestro jóvenes a las ópticas, con aumento de las miopí­as por cansancio en la vista).

Eran expertos reparadores, sabí­an arreglar un montón de cosas y reciclaban como nadie, ríete tú ahora de los colores, amarillo, verde, azul; cuando el vestido de la mayor, quedaba corto por el paso del tiempo, un pequeño arreglo y para la siguiente, y así sucesivamente hasta que quedaba utilizado, reutilizado y suprautilizado, eso SÍ QUE ERA RECICLAR 

Ahora, cuando algo se rompe, lo mandamos derecho a la basura o, si se trata de algo costoso, lo llevamos a un especialista en reparaciones de los que cada vez quedan menos (seguramente porque incitamos a nuestros jóvenes a ir a la Universidad en detrimento de la Formación Profesional).

Entonces solo se tiraban las cosas a la basura cuando ya era imposible del todo volverlas a reparar, cuando ya quedaban completamente inútiles. ¿Por qué no aprendimos a ser manitas como ellos?

Excepcionalmente hay personas jóvenes y no tan jóvenes que también son auténticos manitas (tienen el don), pero eso es otro cantar.

e1ac2eda.jpgLas abuelas eran hábiles con la aguja, con el tricotaje, la cocina, la limpieza del hogar, la lavandería, la fabricación industrial... (jabón, pomadas, ungüentos, perfumes..), sabí­an martillear, serrar, no les faltaba ingenio, I+D casero. Los abuelos ni te cuento.

Cuando se ponían enfermas, como tenían tantos quehaceres diarios, se miraban al espejo, se lavaban la cara y se quitaban los rulos y se decían así mismas ¡¡para adelante¡¡ que hay faena. A lo mucho alguna aspirina, de esas que ya no se pueden consumir. Ellos una copita de la milagrosa Mistela y como nuevos (que tendrí­a esa copita que levantaba cualquier ánimo).

Y hablando de quitarse los rulos, para peinados los de ellas, cardados, alisados, permanentes, recogidos, espectaculares a lo Cuéntame, todo casero, 125.000 horquillas para conseguir el peinado, con mimo y cuidado, con mucha paciencia y mucha maña. 50875b8e.jpg

Ahora vamos a la peluquería, porque es mucho más cómodo (y básicamente porque no tenemos ni idea, salvo algún tutorial que otro que bajemos en youtube).



Y tenían una cualidad especial, que me tiene desconcertada, se atiborraban a leche, directa de la vaquerí­a, estómago a prueba de bomba, ahora el 85% de la población es intolerante a la lactosa, a la proteína de vaca, bla, bla... ¿cómo lo hacían?, estaban hechos de otra pasta, eran otros tiempos, no se quejaban, no tenían tiempo ni para pensar en hacerlo.

Qué me decís, de su gran habilidad "las relaciones sociales" (sin sesiones de coaching individual ni grupal), a menudo recuerdan el día en que llegó a sus casas un aparato de los más moderno (una caja cuadrada, enorme, con imágenes en blanco y negro, y que hablaba¡¡¡), acto seguido la casa se llenó de gente alrededor del artilugio, y a partir del acontecido día, esto ocurría a menudo, sobre todo si era domingo y echaban futbol, o corridas de toros (que en aquellos tiempos era lo más), reconozco que soy una antitaurina máxima y defensora de los derechos de los animales (y lo digo en voz alta y no me importa lo más mí­nimo a quien pueda herir o molestar con mis palabras, son mis convicciones y mis valores por encima de todo), pero puedo entender la afición en aquellos tiempos en que nada tení­an (supongo que eso es empatía con los abueletes). Eran o eran mucho más abiertos y dados a las relaciones, ves y busca algún vecino que tenga sus puertas abiertas a esto. Se que los tiempos han cambiado, pero eso era hacer buenas migas.

Y para finalizar, y esto es lo que más me asombra, esos cutis, maravillosos, con el estrés a que estaban sometidos (sobre todo ellas), se embadurnaban con una buena ración de "La Bella Aurora" (antimanchas, antiarrugas, anti todo) y perfectas, justo justo como en nuestros días, 2000 firmas en cosméticos desde 3€ (la milagrosa crema de Lidl) hasta los más de 12.000€ de la Clé de peau, para estar radiantes...  250 clínicas de estética por metro cuadrado, y 20.000 técnicas cosméticas novedosas, para estar perfectos, igualito que ellos¡¡¡.

Espero haberos entretenido un poco con la lectura, me apetecía ofrecer un pequeño homenaje a esas personitas, si bien, considero que actualmente hay muchísimas personas, que bien podrían subsistir como ellos, si les tocara vivir una  época igual o parecida, porque son excepcionales también.

Me encantarí­a conocer algunos de vuestros recuerdos nostálgicos¡¡¡ 


""""
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #19

Como auténticas y naturales abejas que somos!!! #22

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #18

#16
por favor, seria estupendo enlazarlos.

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #17

#14
Mira po donde... Alemania, me la siguen mandando 😂. Me encanta que hablemos con tanta naturalidad, sin escondernos.

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #16

#12
Yo aún lo hago, acepto ropa, no me importa reconocerlo, hay ropa en muy buén estado, me encanta la ropa, el vestido de la entrega de llave, era de mi prima pequeña 😊

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #15

#7
Gracias linda.

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #14

#9
Lo siento Martiña, mi telefono, está repleto y falla el teclado, y las prisas por mandarlo, me mataba el dolor de cabeza y encima al leer tú ultimo articulo he pulsado y he dejado de seguirte, por eso he pedido que te nombraran, ya está solucionado, (jolines que montón de excusas 😂)

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #13

#11
a mí también, leí que era de cacahuete y aluciné, exactamente no era una crema, era algo más espeso, con forma de barrita, sin llegar a ser cruljiente, parecido al turron de Jijona, en ese papel plata que tú recuerdas del turrón, cuando fué la última vez yo ya tenia a mis mayores, y les encantó, ella sabia que me encantaba, lo traia, si habia claro, allí se demanda mucho. Añoro a mis abus.

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #12

Estare esperando ese aviso @Julio Angel \ud83d\udc1dLopez Lopez, un abrazo!

Julio Angel 🐝Lopez Lopez

hace 4 años #11

Uff Sonia Rosell\u00f3 Puig el turron Viena, Los negritos el chicle Cosmos, cuidado que lleva droga (decian) Bazoka. Mi abuelo me daba un pictolin. Creo que soy algo manitas, lo reconozco 😉 Gracias por este rato y tengo uno pendiente que va muy relacionado con el tuyo, te avisaré.

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #10

#13
El pachuli era como el rebujito pero en perfume, seguimos vivos después de eso, un milagro Marta \ud83d\udc1d Garc\u00eda Quijada

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #9

Gracias Isabel \ud83d\udc1d D\u00edaz Dur\u00e1n, se me hace la boca agua pensando en esos tomates, castañas... ojalá se sigan manteniendo estos valores en el tiempo. Jajaja, yo también y heredaba toda la ropa de mis primas y esperaba contentísima la caja que llegaba de París, que es donde ellas vivían, mira por donde comercio internacional.#12

Marta 🐝 García Quijada

hace 4 años #8

Que bonito Sonia Rosell\u00f3 Puig.. Mistela, vaya tela, que recuerdos jaja... Yo recuerdo los perfumes de mis abuelas, "Maderas de oriente" y "Flor de Blason", era echarselos y caían intoxicados a 10km a la redonda... Aquello era la muerte con pelos! 🙈😂😂

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #7

#4
Aaaiiiii Irene \ud83d\udc1d Rodriguez Escolar, cuántos recuerdos, experiencias de vida y tiempos pasados, me ha chocado lo de la crema de cacahuete, para que luego los americanos la hagan de su cosecha, aquí ya la saboreabamos de chiquitos!!! Y siiiii, siiiii zurzian como los ángeles, eran unas cracks.

Marta 🐝 García Quijada

hace 4 años #6

#5
a Marata García?? Quien es esa??, 😂😂 vas levar!

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #5

#3
jajajaVega \ud83d\udc1d G\u00f3mez Hern\u00e1ndez, te vas a reír, yo sigo haciéndome los bocatas de membrillo y queso...me encantan!!!

Sonia Roselló Puig

hace 4 años #4

Uuuuhhhh me van a salir los colores. Gracias Francisco Jose \ud83d\udc1d Paredes P\u00e9rez Global Brand Ambassador, me encanta volar y más si voy acompañada de gente fantástica !!!#1

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #3

Adela Garcia, (nombradme a Marata Garcia porfi) cuanta morriña ¿Verdad?

Irene 🐝 Rodriesco

hace 4 años #2

Sonia, cuanta razón aunque no era reciclar, reutilizaban la ropa una y otra vez, mi abuela materna zurzia de una manera que ni veias el roto de un calcetín y cocinaba, iiiincreible. Largas tardes de paseo con mi abuelo materno, castizo, juerguista (demasiado) niñez muy dificil la suya, se crió casi solo desde los 10 años. La paterna me decia a lo que tú haces referencia, que antes se comia tomates en época de tomates, y ahora se comen en cualquier momento ¿Cómo van a oler a tomate?. Recuerdo que siempre que bajaban a Zagra (Granada) me traia unos dulces fabricados con crema de cacahuete, ñaaaaam, indescriptible lo bien que saben. Lo de la caligrafia, lo ha dicho siempre mi padre, antes nos hacian esmerarnos y, ¿Ahora?. Él nunca fué de los que le entró la letra con sangre, nunca estuvo de acuerdo con esa frase, si mis hij@s tienen una duda de historia y tienen a mi padre cerca se lo preguntan, les encanta oirle, es bueno en historia, y orgullos@s de contestar mi abuelo Manuel, cuando su profe, les pregunta quien se lo ha contado. Siempre nos ha enseñado el valor de la familia. E indudablemente, aunque no lo creas, seguimos reutilizando como tú comentas (mi hija se ha quedado creando un vestido medieval, para la fiesta de Boadilla, desde un vestido de boda que nos dieron). La creatividad es infinita y si dejas que fluya y se dearrolle, increible deleitarte con lo que se consigue. Mucha morriña con tú maravilloso producer. Me ha encantado.
Sonia Rosell\u00f3 Puig ufffff escribes como los ángeles, que bonito leerte........sigue por Dios contando cosas como este producer...........que cosa más linda. Ya está volando......

Más artículos de Sonia Roselló Puig

Ver blog
hace 3 años · 2 min. de lectura

CLEAN MEAT ALIMENTO FUTURO... A LA VUELTA DE LA ESQUINA

A día de hoy, algunos, muchos, unos pocos, unos cu ...

hace 3 años · 4 min. de lectura

OPTIMISMO REAL - OPTIMISMO APARENTE...

Cuando vemos personas optimistas pensamos que la v ...

hace 4 años · 3 min. de lectura

ACTITUDES DE LOS CLIENTES Y PAUTAS RECOMENDABLES

Ya hable en otro post, sobre la asertividad; recor ...