Maquillaje "como anillo al dedo".

Imposible tener una ayuda más a mano.

O más al dedo. La moda viene importada del vecino de arriba, o sea de Francia. Es un diseño dorado, con estilo y una doble función: decorar un dedo y maquillar una cara. Algo así como una promoción dos por uno.

Además de estético, es útil. La idea ha sido de Betina Goldstein, la estadounidense que ha logrado simplificar la manicura al máximo con diseños minimalistas. Todo el mundo habla de sus creaciones utilizando esmaltes y aplicaciones metalizadas. Ahora su innovación llega de la otra parte del negocio, las joyas; en concreto, los anillos.

La manicurista ha convertido una pieza que presenta forma de paleta de pintura sobre la que depositar parte del producto que se va a utilizar. En lugar de incluir una incrustación en el anillo, esta superficie es el adorno y a la vez es la parte útil de la sortija. Las dos hendiduras están diseñadas para colocar la base de maquillaje, el esmalte o incluso el pegamento.

El éxito del producto está en su capacidad para ahorrar cosmética. El maquillaje se aplica casi gota a gota y, al poder recargar el pincel cada vez que sea necesario tan solo acudiendo al anillo, se evita tener que volver a abrir el envase.

Economía y comodidad como valores añadidos para todos los productos que intervienen en el proceso: anillo, maquillaje y hasta el agua necesaria para lavarse las manos.

Quienes se maquillan con regularidad, saben que el maquillaje que se deja sobre la mano y no se utiliza rápidamente, se seca y se pierde. Por no hablar de la necesidad de estar lavándose las manos constantemente.

Para Betina la cosa no queda ahí: uno de los usos más llamativos de este anillo es convertirlo en un gadget para las pestañas postizas. En un orificio se colocan las pestañas y en el otro el pegamento. Tomar, mojar y pegar. Nada de terminar con las manos pegajosas y con varias pestañas perdidas.

Otro gesto que Goldstein repite a la hora de promocionar su anillo ‘makeup friendly’ es el de retirar el exceso de producto de la brocha o pincel dándole toquecitos a la superficie del anillo.

La campaña de marketing de Betina es sólida y parece comenzar a dar sus frutos. El anillo de la manicurista de moda es una joyita estética, algo que no se puede afirmar del anillo de silicona para aplicar el esmalte. Un invento del pasado, que también funciona. Ahora faltará el algodón que limpie el anillo. ¿Será lo próximo? De momento ya está en el mercado el auxiliar maquillador.

Un maquillador "como anillo al dedo"…

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.vanitatis.elconfidencial.com/estilo/belleza/2021-03-07/anillo-facilita-maquillaje-pestanas-postizas-pegamento_2969643/

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Maquillaje "como anillo al dedo".

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios