LOUIS pedalea.

Se baja de la limousine y se sube a la bicicleta.

Continúa con su estrategia de diversificación. Aprovecha que ser ecologista, dejar el coche aparcado, está de moda y que las bicicletas ya no son solo para el verano, sino para todo el año. La firma francesa ha querido pedalear a favor de la tendencia con este nuevo elemento muy distinto a los complementos de piel de la "maison".

Sin duda, el uso de este medio de transporte va en alza. En 2019 se vendieron 1.261.283 en nuestro país. Lo que representa un aumento del 20,41% respecto al año anterior. Las eléctricas, tras las infantiles, son las que han experimentado un mayor crecimiento: el 28,3%, según un estudio publicado por A.M.B.E (Asociación de Marcas de Bicicletas de España). En el informe de 2020, presumiblemente, la cifra seguirá en aumento.

La bicicleta de VUITTON se llama Monogram y ha sido diseñada en colaboración con Maison Tamboite Paris, la mítica firma francesa fundada en 1912. Es una bicicleta-joya en la que queda plasmada toda la identidad de la marca francesa. Hecha a mano, tiene un cuadro de acero esmaltado y cromado que permite una conducción segura y suave.

Los radios y el guardabarros están construidos en madera. El sillín confeccionado con la icónica piel suave perforada Mahina. Para que el culo vaya cómodo. Ya se sabe que “caga el rey, caga el papa; de cagar nadie se escapa…”. Pero, observado por detrás, a simple vista, un culo LOUIS VUITTON no es un culo cualquiera. Ya sea de pie o sobre el sillín. ¿Para qué vamos a engañarnos?

La bicicleta cuenta con amortiguadores que ofrecen un mayor confort al ciclista. Incorpora, además, un rastreador que permite localizarla en todo momento a través de una app. Aunque sería muy recomendable no dejarla aparcada en la calle, ni quitarle el ojo de encima, por razones obvias.

El vehículo está preparado para su uso nocturno, gracias a las luces led debajo del sillín y en el portaequipaje, que se activan fácilmente con un simple toque.

¿En un diseño tan fino y estilizado dónde cabe la presencia de marca? Pues en su característico estampado Monogram y en el símbolo, dos de los emblemas más representativos de LOUIS VUITTON. La piel, cuidadosamente seleccionada, envuelve sillín, manillar y cables de la bicicleta, mientras que la lona Monogram adorna el portaequipaje trasero y la cesta.

Está disponible en 4 colores, tanto con el tubo superior del cuadro en posición horizontal como diagonal. El modelo Damier Graphite combina negro y gris con detalles de cuero amarillo brillante. El Lime Yellow se puede personalizar incluyendo iniciales en el extremo del tubo superior.

Eso sí, el sudor provocado por el efecto del pedalear sabe igual de salado, pero no es el mismo. Es un sudor con mayor poder adquisitivo. Más rico.

Porque hay algo que no cambia: los 22.000 € que cuesta reposar las posaderas en el sillín de esta bicicleta. Bastante más que en un sillón. O en el asiento de algunos automóviles, más económicos. Con motor y todo.

Que pedaleando también hay clases…

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.expansion.com/fueradeserie/moda-y-caprichos/2021/03/30/603f8878e5fdeac27d8b4634.html

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LOUIS pedalea.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios