Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 8 meses · 1 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Los ricos también lloran...

Tomo prestado el título de la famosa telenovela.

Con permiso de su autora, Inés Rodena, por supuesto. ¡Gracias por su comprensión, Inés! Los ricos también lloran es una producción mexicana de Valentín Pimstein para TELEVISA, dirigida por Rafael Banquells y protagonizada por Verónica Castro y Rogelio Guerra. Fue exportada a más de 120 países y doblada a 25 idiomas.

Ahora un virus con uve de Verónica, está ganando la guerra, a otra famosa marca de moda: RALPH LAUREN. La firma del lujo está algo entristecida. Sus expectativas vitales se han reducido, sin llegar a fenecer como le ha ocurrido ya a más de 3 millones de personas en el mundo.

Y es que el coronavirus no entiende de cuentas corrientes. No sabe de números. Ni le importan, aunque sí los provoca. Entre muertos, ingresados, parados, vacunados…, el desfile de cifras (que no de moda) alarga su estadística por una pasarela de la realidad pura, dura y cruel. Nada que ver con una telenovela.

El daño colateral -menor en comparación con otros- es solo económico. Y si no que se lo expliquen a Patrice Louvet, presidente y consejero delegado de la firma. Las ventas de la marca de lujo se desplomaron un 61%, según la contabilidad del tercer trimestre de 2020. Y las expectativas para un futuro inmediato, en el corto plazo, no parecen ser más halagüeñas.

La empresa textil RALPH LAUREN se anotó unos beneficios netos de 119,8 millones de $ (100 millones de €) en el tercer trimestre de su año fiscal, finalizado en diciembre. Muy por debajo de su expectativas. Tal vez otras marcas deberían mirarla por el rabillo del ojo. Porque las malas noticias económicas son tan contagiosas como los virus.

"Seguimos centrados en salir de este periodo en una posición de fortaleza a medida que invertimos en áreas clave como nuestra transformación digital, al tiempo que adoptamos una postura disciplinada con los gastos y nos aseguramos de que tenemos los recursos, presencia y cartera de marcas adecuadas para apoyar el crecimiento y la creación de valor a futuro". Son las palabras y declaraciones de Louvet.

De todas formas, en comparación, las lágrimas producidas por el descenso de ingresos no tienen nada que ver con las que ocasionan el llanto y crujir de dientes de otras pérdidas. Son “lágrimas de cocodrilo”. Beneficios que se dejan de ganar; no vidas que se pierden irremisiblemente. En ese sentido son menos lágrimas, más pequeñas. y, desde luego, de un dolor mucho más llevadero.

¿Verdad, señor Louvet?

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.libremercado.com/2021-02-05/ganancias-polo-ralph-lauren-desploman-61-tercer-trimestre-coronavirus-6705602/

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los ricos también lloran...


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Bolsos: mejor que la Bolsa...

Si los firma HERMÉS, no hay mejor inversión. · Ol ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El perfume de NETFLIX.

Es un perfume de película. · Lo de NETFLIX es hac ...