Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 3 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Los latidos del (dedo) corazón.

El ritmo del corazón se mide en el dedo corazón.

El índice y el anular también sirven. No necesariamente tiene que controlarlos el dedo del mismo nombre. En realidad cualquiera es válido. Lo único que hay que hacer es tomar la medida para ajustar el anillo que vela -¡y de qué manera!- por la salud; escoger el tamaño, el modelo y el color de una joya pensada para “pasearla” 24 horas al día, los 7 días de la semana.

Desarrollar OURA era cuestión de tiempo. El producto de esta compañía finlandesa son un médico y un entrenador al mismo tiempo. Los dos cogidos de la mano se llevan en el mismo dedo.

Ya no se necesitan ni relojes. Y eso que los nuevos APPLE WATCH SERIE 6 incorporarán las funciones de electrocardiograma y medición de oxígeno en sangre. Ahora todo resulta mucho más sencillo. Es lo que tiene la miniaturización. El anillo está lleno de sensores. Lo lucen el actor Will Smith, el exjugador de baloncesto Shaquille O’Neal o el mismísimo príncipe del Reino Unido, Harry.

A quien desee hacerse con tan inteligente dispositivo, que está a la última en la medición de muchas constantes vitales, la firma le envía previamente un equipo de tallaje con ocho anillos de plástico de diferentes medidas y aconseja probar el elegido durante un día entero.

OURA controla los niveles de sueño. En calidad, intensidad y duración. También la cantidad de ejercicio practicado. Dictamina si es suficiente, si habría que bajar la  intensidad o, por el contrario, esforzarse más. Vigila el ritmo cardiaco y la temperatura corporal.

Es uno de los pocos elementos tecnológicos que mide la temperatura directamente desde la piel. Y ese es, precisamente, uno de sus principales atractivos en plena pandemia del coronavirus. Según el portal especializado en deporte The Athletic, La NBA (National Basket Association) ha recomendado a sus jugadores llevarlo con el objetivo de vigilar posibles nuevos contagios.

Además, ellos pueden comprarlo. No solo el anillo. Toda la joyería. Como ocurre con los lanzamientos a canasta desde más allá de 6’25 metros, aquí hay negocio de lejos; cestas de 3 puntos. Y muchas…

La pieza es de titanio. Algo ancha. En su interior tiene tres pequeños bultos. Significa tener el dedo rodeado de leds infrarrojos, sensores de temperatura, un acelerómetro y un giroscopio. Acostumbrarse a llevarla todo el día puede necesitar algún tiempo. Nada que no pueda superarse con un mínimo de entrenamiento. Y que, por supuesto, es compensado con creces por los beneficios que proporciona.

La firma fabrica el anillo a medida y lo entrega en el domicilio de la persona interesada, que puede escoger entre dos colores (plateado o negro) y dos diseños: uno circular que en su parte superior tiene una pequeña meseta plana y otro que acaba en pico al que se le podría dar una segunda utilización como ”puño americano”.

Para utilizarlo, hay que descargarse la aplicación Oura, disponible en la Play Store y en la App Store. Ya se sabe: hoy si no se es “muy aplicado”, si no se tira de muchas aplicaciones, no se es nadie.

Antes de funcionar OURA pide que se le suministren datos como la fecha de nacimiento, la altura, el peso o el género. Acto seguido exige algunas reflexiones. Es decir: obliga a pensar, la cual cosa no está nada mal. Porque se trata de un ejercicio cada vez menos practicado.

Pregunta, por ejemplo, ¿cuál es el objetivo a alcanzar? (hacerse millonario no sirve): ¿estar más centrado?, ¿ser más productivo?, ¿controlar el estrés?, ¿dormir mejor? En este caso el aparato tiene un punto de adivino. Descubre qué puede estar afectando al sueño.

Hasta quiere saber si se tienen niños pequeños, si se comparte cama con alguien o si se viaja a menudo. Cuanto más sepa acerca de la persona usuaria, mejor será el diagnóstico. A lo dicho: doctor y entrenador personal.

Desde el momento en el que va al dedo, el anillo empieza a recabar un sinfín de información. La app divide los datos recopilados en tres categorías: preparación, dormir y actividad. La primera muestra para qué está preparado el cuerpo en cada momento.

En una escala del 0 al 100, ayuda a identificar qué días son “ideales para desafiarse a uno mismo y aquellos en los que es mejor tomárselo con calma”. En los valores que mostrará influyen múltiples factores: desde la frecuencia cardíaca en reposo a la temperatura corporal, la actividad y hasta el sueño del día anterior.

En la pestaña de “sueño”, la app informa de cuánto tiempo pasa la persona interesada en la cama y cuánto de ese tiempo ha estado realmente dormida. La mayoría de adultos necesitan entre 7 y 9 horas para rendir bien y mantenerse saludables.

El objetivo de la pestaña “actividad” es ayudar a mantener el metabolismo en funcionamiento. Lo ideal, según el dispositivo, sería permanecer solo entre 5 y 8 horas inactivo al día. Sentado o de pie. Un objetivo poco realista, si hay que cumplir una jornada laboral.

El anillo también vigila cuánto se mueve el esqueleto: si baila, si hace pilates, si practica algún tipo de deporte. Hasta es posible consultar en tiempo real estadísticas del movimiento diario, la frecuencia de entrenamiento, los pasos, las calorías quemadas o el tiempo de recuperación. En base a la información incorporada, recomienda mayor o menor esfuerzo para los parámetros del cuerpo de la persona interesada.

OURA se carga en una base conectada a un cable USB y una fuente de alimentación. La batería dura unos 7 días. Es recomendable mantener el nivel de carga por encima del 40%. Sobre todo, antes de irse a dormir. Así efectuará sus mediciones con total fiabilidad. Cuando la reserva de energía baja de cierto punto, una notificación alerta de que la batería se está agotando.

El dispositivo básico cuesta 314 €. Hay una versión en negro mate por 419 € y otra con diamantes por 1.049 € contantes y sonantes. Las 3 son igual de saludables y fiables. Pero de alguna manera habrá que demostrar que se tiene más dinero que otros, digo yo. Eso no cambia.

Nunca…

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://retina.elpais.com/retina/2020/07/15/innovacion/1594849341_678102.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/07/31/gadgets/1596186569_874197.html

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los latidos del (dedo) corazón.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura

Parecerse como un huevo a una castaña...

Lo ha dictaminado el TGUE. · Los símbolos de HUA ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura

¡Póngame 2,99 € de pijama!

Vestir el cuerpo sin desnudar el bolsillo. · Pren ...

hace 6 meses · 1 min. de lectura

Spa para melones.

Me refiero al fruto de la melonera. · No a las pe ...