Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 3 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La navaja que está de celebración.

No es para menos.

Tiene motivos de sobras. Y eso que se trata de un producto sin complicaciones, de uso manual. De los que ya no quedan. De los que duran toda una vida y la siguiente. Y llegan a heredarse de padres a hijos; y de hijos a nietos...

¿Tecnología en una navaja? ¿Para qué?, No la necesita. Lo que necesita es un buen filo, un mejor afilado y un excelente corte. Y eso lo ha demostrado sobradamente OPINEL. Por eso puede celebrar con orgullo su primer 130 cumpleaños.

Desde su creación, en 1890, es una fiel amiga. De esas que acompaña siempre y a la que no hay que perder de vista. Porque, como dice el refrán, “amigo que no da y navaja que no corta, si se pierden no importa”. No es el caso, ni mucho menos.

A tan sencillo, práctico y útil utensilio, de rudimentario funcionamiento (si es que se le puede llamar así), le rinden pletórico homenaje desde hace mucho tiempo en el VICTORIA & ALBERT MUSEUM de Londres y en el MUSEO DE ARTE MODERNO DE NUEVA YORK. Con el mismo interés y boato que, por ejemplo, a ROLEX o a PORSCHE 911.

Allí ocupa su pequeño, pero merecido, espacio esta sorprendente navaja de bolsillo. Por si alguien quiere ilustrarse más, el Gran Diccionario LAROUSSE le reserva una entrada desde el año 1989: Opinel, "un cuchillo plegable con mango de madera en el que la hoja se asienta cuando está plegada".

La marca define el objeto. También se la puede admirar en el PHAIDON DESIGN CLASSICS, que referencia a los 999 clásicos del diseño industrial desde el siglo XVII. Ríase usted de la famosa navaja del ejército suizo, esa “caja de herramientas” en pequeño con infinidad de usos.

En lo esencial, en el hecho de cortar, a OPINEL no le gana nadie. Solo tiene un uso. Pero lo que hace, lo hace muy bien. Mejor que ninguna otra. 130 años de historia dan fe. Tanta que durante todo ese tiempo las finanzas de la firma no se encontraron en ningún momento “en el filo de la navaja”.

El prodigio de la marca lo obró a la tierna edad de 18 años el herrero Joseph Opinel, cuando creó la primera navaja en su tallercito de Gevoudaz, en Saboya. El entusiasta chaval dominaba los secretos de la forja, actividad que aprendió de crío viendo trabajar a su abuelo y a su padre.

Enseguida la bautizó con su apellido, como se solía hacer antes del invento del marketing ese que existe ahora y que se devana los sesos para que el nombre de una marca suene bien en todos los idiomas. Cosa que, dicho sea de paso, nunca consigue. Estaba claro: el producto hijo de Opinel se llamaría OPINEL.

Muy pronto el éxito le hizo saltar del taller a una verdadera fábrica. Desde el mismísimo corazón de los Alpes franceses y, sin apenas rediseños, sus navajas han conquistado el favor de los usuarios habituales de herramientas de filo hasta el día de hoy. ¿Las claves de su éxito? Dos: funcionalidad y calidad.

Cuatro generaciones después, la empresa la llevan los bisnietos de Joseph. Denis (director general desde 1988) y François (CEO desde 2016), siguen fieles a la idea inicial de mantener ese perfecto equilibrio entre la artesanía más pura y la tecnología de vanguardia. Tras ellos más de 130 personas se encargan de producir para vender en 70 países. El año pasado, entre navajas y cuchillos, 5’5 millones de piezas: un negocio muy bien afilado.

La famosa navaja está disponible en 12 tamaños. Aunque, desde siempre, la más vendida ha sido la número 8. A esta se fueron incorporando con el tiempo otras herramientas de corte derivadas por evolución natural: cuchillos de cocina y de mesa, afeitadoras, tijeras, cuchillos para queso, herramientas de poda, hasta sacacorchos... Ya en 1911 los productos de la marca obtuvieron la Medalla de Oro en la Exposición Universal de Turín.

Las hojas de las navajas OPINEL, de fabricación 100% francesa, son de acero inoxidable resistente a la corrosión y 100% reciclable. Todas incorporan el sistema de doble seguridad Virobloc, un mecanismo tan sencillo como el de un chupete, inventado en 1955 por Marcel Opinel -hijo de Joseph- y patentado en 2000.

Curiosamente, no necesita de ninguna app tan al uso, ni de otro desarrollo tecnológico similar que se pueda usar desde el móvil. ¡Qué va! Consiste en un anillo giratorio que permite que la hoja se bloquee en la posición abierta o cerrada proporcionando una mayor seguridad que evita cortes accidentales. Para que luego digan que no se pueden patentar ideas sencillas…

El mango es de haya y lleva un tratamiento contra manchas y humedad. En ocasiones, con motivo de alguna edición especial (porque 130 años dan para más de un evento), la haya se reemplaza por otras maderas como abedul, boj, carpe, roble, ébano, nogal, olivo o padauk, todas procedentes de explotaciones francesas.

Con motivo de su primer 130 aniversario, la firma lanza una serie limitada de 13.000 unidades numeradas de la OPINEL Nº 8 al precio de 39’95 €. El cálculo está hecho rápido: 130 años por 100 unidades por año. El mango de esta pieza conmemorativa es de madera de carpe robusta, duradera, que resulta muy difícil de trabajar. A pesar de ello, se ha decorado primorosamente con iconografía de la marca.

Sin embargo, lo más notable es su hoja negra lograda mediante un baño electrolítico que, además, incrementa su durabilidad. Y es que una OPINEL, está concebida para pasar de generación en generación.

Además de la navaja aniversario, que siempre fue la favorita para hacer acampada, la marca ha puesto a la venta el equipo de Cocina Nómada -59 €- con todo lo necesario para salir de picnic.

Está compuesto por el sacacorchos N°10 (su hoja de 10 cm. sirve para retirar la cápsula del vino, cortar y usar como cuchillo puntilla); el pelador N°06 para fruta y verdura; el cuchillo N°12, perfecto para cortar pan, queso, embutidos, frutas y verduras, además de una tabla de cortar de madera de haya de 20 x 12 cm. Todo dentro de una funda de transporte que también se puede usar como paño multiusos, mantel o trapo confeccionada en fibra micro de secado rápido.

¿Qué opinan de OPINEL sus usuarios? Que es tan sencilla y útil que, muy difícilmente, dejará de ser su favorita.

Y eso tiene su mérito.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.expansion.com/fueradeserie/moda-y-caprichos/2020/08/15/5f328925e5fdea9f418b45ab.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

La navaja que está de celebración.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¡No me toques ni un pelo!

Ni, mucho menos, me lo retoques… · Ni un pelo… Ni ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El perfume de NETFLIX.

Es un perfume de película. · Lo de NETFLIX es hac ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¿Y ahora qué...?

Aquellos polvos trajeron estos lodos. · Y son con ...