Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 4 años · 1 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La moda ama a Michelle.

Fue todo un flechazo. Amor a primera vista.

Hay que reconocerlo, Michelle Obama supo estar. No solo a la altura de las circunstancias. Sino más arriba. Vestir a la muñequita de porcelana de Melania Trump no será lo mismo. Por muy modelo que haya sido.

Michelle sí que supo serlo. Modelo de muchas cosas: de mujer. De madre. De esposa. De entrega. De eterna sonrisa. De cariño…Más allá de la pasarela. Lo saben y lo afirman todos los grandes de la moda. Las hechuras de Michelle ultrapasaban al diseño de sus vestidos. Porque suponían un patrón de comportamiento único. Excelentemente humano. Su presencia era única, en toda la expresión de la palabra.

Así lo reconocen todos los modistos famosos que la han vestido (y los que no). Ha marcado una era. Primero, como primera dama. Segundo, como conciliadora de formas de pensar muy distintas. Uno tras otro le han escrito cartas expresando su reconocimiento y su amor platónico por ella. Por una persona que les ha ofrecido oportunidades únicas y experiencias irrepetibles. Definitivamente, tener la ocasión de vestir su forma de ser y de pensar, ha sido todo un honor.

Para ser la primera “primera dama” de color negro, tiene el alma más que blanca: resplandeciente. Impoluta. Y, por encima de todo, conciliadora. Piel tostada que aportaba color. Y calor.

Los grandes creativos de la moda lo sospechan: no será lo mismo vestir a la ex modelo y esposa de un presidente blanco con intenciones muy oscuras. Más negras que el azabache. Todo un misógino desde sus más elementales patrones intelectuales hasta lo más profundo de sus entretelas.

Puede que les signifique subir un escalón más de la fama. Pero lo que será irremediable -seguro- es que cada nuevo modelo lucirá un cierto aire de complicidad malintencionada por dar alas a la muñeca barbie preciosa de un impresentable dispuesto a poner patas arriba el mundo.

Desde luego no va a decir mucho - nada positivo- en favor del famoso modisto que se preste a vestir a la cómplice acompañante de alguien con una de las visiones más descarnada y egocéntrica que la civilización haya visto jamás. Nunca va ser igual vestir a Melania -por muy exmodelo que sea- para que desfile por la pasarela del egoísmo y la chulería con un vestido hilvanado entre los bastidores del odio y la confrontación. La mujer de alguien que está dispuesto a reventar las costuras de la civilización no va a tener la misma tirada. Seguro.

¡Gracias, Michelle…! ¡Muchaaas graciaaas…! ¡Muchííííííííísimas graciaaaaaaas…!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.lavanguardia.com/de-moda/moda/20170121/413571668883/cartas-despedida-disenadores-michelle-obama.html

http://www.elmundo.es/internacional/2017/01/26/58896262e5fdeaad368b465f.html

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------La moda ama a Michelle.

"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 día · 2 min. de lectura

Pirata CANON.

Lo que hace la coyuntura. · Destrozar objetivos de ...

hace 3 días · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...

hace 3 semanas · 2 min. de lectura

La muñeca que perdió un cromosoma.

Se le quedó por el camino. · Mientras la ensamblab ...