Carlos Del Riego Gordón

hace 1 año · 5 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

LA INSACIABLE CODICIA DE PERSONAJES BIEN TRATADOS POR LA HISTORIA: VOLTAIRE, DANTON, MORATÍN, ESQUILACHE

LA INSACIABLE CODICIA DE PERSONAJES BIEN TRATADOS POR LA HISTORIA: VOLTAIRE, DANTON, MORATÍN, ESQUILACHEVoltaire se lucró con fraudes, especulaciones e incluso con el comercio de esclavos, por eso Dalí pintó 'Mercado de esclavos con busto de Voltaire' (mancha blanca en el centro, los ojos son las cabezas de las mujeres

Ocurre muchas veces que la Historia presenta a algunos grandes protagonistas como en un altar, como bondadosos perfectos, y casi ocultando sus ‘cadáveres en el armario’, en pocas palabras, la Historia los trata muy bien; sorprende que en otros casos, idénticos ‘cadáveres’ cobran más importancia que los méritos. Durante la etapa conocida como la Ilustración (de mediados del siglo XVIII a comienzos del XIX) fueron muchos los que se erigieron en defensores del pueblo y, a la vez, aprovecharon el río revuelto para conseguir enormes y/o fraudulentos beneficios, como Danton, Voltaire…

La etapa de la Ilustración produjo un gran avance en el desarrollo de la sociedad occidental; de hecho, es el antecedente directo de la Declaración de Derechos, la separación de poderes, la democracia moderna…Sin embargo, algunos de los que la idearon, la apoyaron o la pusieron en práctica se aprovecharon de aquel momento de transición, y de su posición. Sí, en estos años ilustrados abundaron los que exigían medidas reformadoras y contra la desigualdad a la vez que se lucraban por métodos dudosos o fraudulentos. Voltaire y Danton en Francia y Esquilache y Moratín en España son muestras perfectas de cómo entendían el buen gobierno algunos de los grandes protagonistas de este importante período.

Una de las frases más célebres y clarividentes de Voltaire (François-Marie Arouet, 1694-1778, uno de los más grandes pensadores y escritores franceses) dice: “Quien cree que el dinero lo hace todo termina haciendo todo por dinero”. Sin embargo, él declaró abiertamente que uno de sus principales propósitos en esta vida era hacerse rico, acumular dinero, cosa que consiguió, pues al morir era millonario. Con 19 años ya se hizo con un cargo oficial, secretario de embajada, cosa difícil sin formación ni experiencia, pero no con padrinos. Hacia 1719 el gobierno francés instauró una lotería cuyos billetes eran una especie de bonos de muy poco valor; esos bonos-billete de lotería eran de diversos precios y, en fin, el sistema estaba lleno de defectos, de modo que Voltaire y un matemático (Condamine) se dieron cuenta de que si compraban la mayoría de esos billetes ganarían seguro (a causa de los errores del reglamento lotero); no era ilegal, pero sí inmoral, sobre todo teniendo en cuenta lo que Voltaire había dicho sobre el dinero; en todo caso, él y sus cómplices amasaron así una gran fortuna. Pero no se sació ahí la codicia del gran ilustrado; a pesar de sus continuos desprecios a España, invirtió en la Casa de Contratación de Cádiz (no lo hizo en compañías inglesas, holandesas o francesas), especulando con remesas de oro y plata procedentes de América; también invirtió en muy diversas operaciones financieras, bancarias e inmobiliarias; fue prestamista y financió el comercio de esclavos; se cuenta que, cerca del final de su vida, se había convertido en uno de los mayores rentistas de Francia y, evidentemente, en inmensamente rico. Para ser alguien que tanto habló y escribió (evidentemente con mucho mérito) sobre moralidad, integridad, igualdad… sorprende que el dinero estuviera por encima de todo.

Cuando se habla de la Revolución Francesa siempre aparece Danton, uno de los protagonistas de tan trascendente ocasión. Georges Danton (1759-1794) fue uno de los que mejor supo aprovechar el desorden y la confusión revolucionaria para ganar mucha, mucha pasta. Cuando compró su cargo de abogado en los Consejos del Rey antes de la revolución (práctica habitual en la época) pagó casi 80.000 libras, pero no se sabe cómo, puesto que con sus ahorros e ingresos le hubiera sido matemáticamente imposible hacer frente a aquel pago; además, tenía que costear alquiler de vivienda, los muebles y enseres con los que la acondicionó, dos criados, gastos cotidianos… Sus ingresos eran muy inferiores a sus gastos, pero el tío pagaba como un banco, es más, muchas propiedades inmobiliarias (incluyendo 85.000 libras por un terreno con casa en su pueblo) las pagó a tocateja. Luego vendió su cargo por poco menos de lo que lo compró. Al caer la monarquía (1792) fue nombrado ministro, lo cual supuso la entrada de millones en sus arcas a pesar de sólo estuvo dos meses en el cargo. Se ha escrito que Danton estaba al servicio del conspirador Duque de Orleans, y también que trabajaba para Inglaterra con el fin de desestabilizar Francia; sí parece demostrado que estaba a sueldo de la corona francesa, la cual le abonaría grandes sumas (de 100.000 en 100.000 libras) para que la defendiera, sin embargo, el tipo cobraba del rey y luego lo atacaba e insultaba (el ministro Montmorin dijo: “el rey le paga para adormecer su rabia”). En todo caso, las cuentas de Danton no cuadran. Se sabe que tuvo tratos con un banquero español llamado Guzmán que aprovechó el descontrol de la revolución para ganar millones; y también con proveedores del ejército con los que hizo lucrativos negocios: Francia estaba en guerra y necesitaba armas, municiones, uniformes, provisiones, pertrechos…, de modo que estando en el ministerio podía adjudicar contratos a quien ofreciera mayores comisiones. No dejó Danton de aprovechar su información privilegiada para ganar verdaderas fortunas con la Compañía de Indias, comprando acciones a precio bajísimo sabiendo que se iban a disparar al poco tiempo; se asegura que Danton y sus secuaces ganaron ¡cuarenta mil millones de libras! Luego, cuando la Compañía fue liquidada, él se encargó de ‘modificar’ la ley para que el coste para los accionistas fuera mínimo y, de paso, llevarse la correspondiente comisión… En fin, cuando fue guillotinado, era un revolucionario muy rico.

En España, en aquella época, también hubo aprovechados hipócritas, aunque a otra escala y con otros modos. Aquí lo que primaba era el nepotismo, el amiguismo, el otorgar cargos bien remunerados al pariente o amigo. Uno de los políticos más corruptos de la Historia de España fue un italiano, el conocido como Marqués de Esquilache (Leopoldo de Gregorio, 1699-1785); cierto que propuso y llevó a cabo algunas buenas y necesarias obras e iniciativas, pero el tipo se lo cobró bien cobrado. El caso es que Esquilache no solo amasó una inmensa fortuna y muchos cargos y sueldos (nada más pisar tierra española fue nombrado Teniente General sin haberse puesto nunca un uniforme), sino que practicó un nepotismo exagerado, casi de risa; baste señalar que su hijo mayor se convirtió en mariscal instantáneamente, el segundo fue nombrado arcediano con pingües ingresos a pesar de que apenas era adolescente, y el tercero, que aun andaba a gatas, recibió el cargo de Administrador de la Aduana de Cádiz. ¡Qué bien entendió la ‘modernización de España’!

Leandro Fernández de Moratín (1760-1828) fue un gran escritor, eso es innegable, pero también un traidor que se puso de parte del invasor napoleónico y en contra de su pueblo; no le importó que los franceses mataran, quemaran, robaran (muchos oficiales y sus familias vivieron durante décadas de lo robado en España) o destruyeran por gusto, sino que marchó con ellos cuando fueron derrotados, y regresó con los Cien Mil Hijos de San Luis (reacción absolutista) para combatir a los liberales de la Constitución de Cádiz. Resulta que cayó en gracia al conde de Floridablanca (valido de Carlos III), con lo que logró unos cuantos cargos; de entrada le cae una renta de trescientos ducados a pagar por el arzobispado de Burgos, pero como no tenía relación directa con la Iglesia (no era cura, diácono ni nada de nada) el obispo le hizo una primera ordenación para que pudiera cobrar; luego llegó Godoy (príncipe de los corruptos y favorito de Carlos IV), quien le ‘ayudó’ a estrenar sus comedias (los empresarios debieron recibieron propuestas imposibles de rechazar); y también recibió cargos y remuneraciones, como una ‘feligresía’ pagada con tres mil ducados, o otros seiscientos a pagar por el obispado de Oviedo…, y eso sin tener nada de eclesiástico. El afrancesado, desertor y gran dramaturgo trincaba todo lo que podía sin que ello le supusiera conflicto moral, por más que él achara tales defectos a los demás.

Las personas son personas y tienen virtudes y vicios, siempre, nadie es perfecto. Otra cosa es que, en las páginas de la Historia, a veces pesan más unas que otros, y otras al revés.

CARLOS DEL RIEGO

https://carlosdelriego.blogspot.com/2020/02/la-insaciable-codicia-de-personajes.html
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Del Riego Gordón

Ver blog
hace 8 meses · 2 min. de lectura

LOS ÉXITOS DE 1961 QUE CONSERVAN SU ENCANTO 60 AÑOS DESPUÉS

Mas de 400 versiones se han grabado desde que, hac ...

hace 8 meses · 3 min. de lectura

ESTRELLAS DEL ROCK QUE ODIAN ALGUNO DE SUS GRANDES ÉXITOS

Pete Townshend, autor de 'Pinball wizard', es el ú ...

hace 8 meses · 3 min. de lectura

SÍMBOLOS, EMBLEMAS Y MOVIMIENTOS ICÓNICOS DEL ROCK

Los reconocibles caderazos de Elvis surgieron, seg ...