Carlos Del Riego Gordón

hace 8 meses · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA Y SU COMIENZO TRAMPOSO. LO QUE MAL EMPIEZA MAL ACABA

LA II REPÚBLICA ESPAÑOLA Y SU COMIENZO TRAMPOSO. LO QUE MAL EMPIEZA MAL ACABA

Hace 90 años se proclamó la II República Española, que se instauró sobre un gran fraude

En abril del corriente 2021 se cumplen noventa años de la proclamación de la II República Española. Se celebrarán actos conmemorativos y, seguro, loas a aquel intento fallido de democracia en España. En todo caso, no se puede negar que la llegada de la república en 1931 fue totalmente irregular y producto de un colosal ‘pucherazo’, un fraude descarado

El tema de la II República Española siempre desata interés y provoca polémica, por lo que al cumplirse este aniversario hay que esperar artículos, debates y reportajes desde todas las perspectivas ideológicas. Incluso se recordará el modo tan irregular, manipulado y tramposo con que se inició la andadura de aquella república, que empezó mal y acabó peor.

Un año antes, en 1930, se firmó el denominado Pacto de San Sebastián, el cual tenía como objetivo derrocar el régimen monárquico e instaurar una república; los principales actores de aquel conciliábulo fueron, entre otros, algunos de los que luego serían grandes protagonistas políticos, como Azaña, Alcalá-Zamora, Indalecio Prieto, Casares Quiroga, Lerroux ... Entre todos acordaron llevar a cabo las acciones necesarias para dejar a la monarquía “en los libros de Historia”. Así, se planeó una huelga general seguida de una insurrección (o sea, un golpe) militar. Pero como casi todo lo proyectado por aquellos eminentes políticos, nada acabó bien; la huelga ni siquiera llegó a declararse, mientras que el intento de pronunciamiento (conocido como la Sublevación de Jaca) terminó en sonrojante catástrofe y con la ejecución de Fermín Galán y García Hernández, los dos capitanes que acaudillaron la patética asonada; éstos, hartos de los aplazamientos y sin estar bien informados, se echaron al monte por su cuenta, se sublevaron, fueron detenidos, juzgados y fusilados unos días después.

Y así se llega a las elecciones municipales del 12 de abril de 1931, que los firmantes de aquel pacto manipularon y convirtieron en generales y plebiscitarias. De esta forma, lo que era una convocatoria para elegir alcaldes y concejales se transformó en un referéndum sobre monarquía o república porque lo decidieron aquellos privilegiados cerebros, que se sintieron los representantes de la única religión verdadera y, por tanto, legitimados para hacer trampas. A pesar de tan grosera manipulación, los resultados totales les fueron contrarios a los republicanos, puesto que las cifras oficiales revelaban que en el cómputo total los monárquicos habían logrado más votos, aunque en las capitales de provincia eran los republicanos los vencedores.

Ante tal situación, los promotores del régimen republicano cambiaron las reglas del juego una vez terminado el partido; como su fe les permitía pasar por encima de lo que fuera, dictaron que puesto que en el medio rural los votantes estaban influenciados por curas y caciques, sólo tenían validez los resultados de las capitales. Evidentemente, esto no tiene nada que ver con la democracia, sino que es una auténtica cacicada y un insulto a todo atisbo de legitimidad…, y a los que vivían en el pueblo. Lo lógico hubiera sido organizar un plebiscito para dirimir abiertamente el régimen que querían los españoles, tratar de vigilar para que todo se desarrollara limpiamente (o lo más posible) y asegurar que el voto de cada español tuviera el mismo valor. Pero lo que se hizo fue ir cambiando las reglas a conveniencia, de modo que si hubieran ganado los republicanos en el medio rural se hubieran proclamado igualmente vencedores, alegando que los trabajadores de las ciudades estaban atemorizados por los patronos y sus matones... A la causa se unió el rey, un personaje dudoso y contradictorio que ya había dado muestras de escasa solidez moral.

Objetivamente, la II República Española llegó de modo totalmente fraudulento, irregular e ilegítimo, por lo que no puede extrañar cómo acabó. Como afirma el hispanista estadounidense Stanley Payne (uno de los más ecuánimes especialistas en el tema) “en aquella España no había buenos y malos, pues todos eran malos, y nadie, ni de un lado ni del otro, tenía la menor idea de lo que significa ser demócrata”.

Todo esto es de sobra conocido por los nostálgicos de aquel turbulento episodio de la Historia de España (¿cómo se puede tener nostalgia de un momento que no se vivió?), sin embargo, dan por buenas y legítimas las trampas.

CARLOS DEL RIEGO

https://carlosdelriego.blogspot.com/
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Del Riego Gordón

Ver blog
hace 5 meses · 3 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

ESTRELLAS DEL ROCK QUE ODIAN ALGUNO DE SUS GRANDES ÉXITOS

Pete Townshend, autor de 'Pinball wizard', es el ú ...

hace 6 meses · 3 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

1971, AÑO DORADO PARA LA CULTURA DEL ROCK

Muchos de los mejores discos de la historia del ro ...

hace 6 meses · 2 min. de lectura
Carlos Del Riego Gordón

LA MODERNA INQUISICIÓN YA CULPA A MOZART Y BEETHOVEN

La inquisición del siglo XXI señala, condena y cas ...