Rafael García Romano

hace 1 mes · 1 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

La falacia del costo hundido y las decisiones estratégicas

Para poder avanzar, a veces es necesario dar por perdidas cosas que a priori resultan imprescindibles. Una decisión, sobretodo una mala decisión (quizás buena en su momento), no se debería arrastrar más de lo necesario por el mero hecho de tener un alto coste.

Esa es precisamente la falacia del costo hundido:

La falacia del costo hundido se produce cuando las personas toman decisiones sobre una situación actual basándose en lo que han invertido previamente en dicha situación.
 

H5l7h.jpeg

¿Por qué es importante en el ámbito de la empresa?


Porque en un mundo tan cambiante, que avanza tan rápido y donde adaptarse es la norma, todo intento de basar el éxito en algo equivocado con la intención de cambiarlo y/o mejorarlo en vez de abandonarlo y sustituirlo por una nueva idea es un fracaso asegurado.

Ejemplo:

Jaimito tiene una agencia SEO con un modelo de negocio basado en el volumen de clientes, el bajo precio del servicio como valor diferencial y énfasis en la captación de nuevos clientes.

Pasados unos meses la rentabilidad no es la que debería, la rotación de clientes es muy alta y las perspectivas son cada vez peores.

¿Qué hace Jaimito? Insiste en la idea, unas pinceladas por aquí, unos retoques por allá, y... Jaimito, estás jodido.

El mercado demanda otro tipo de servicio, y, aunque toda la estructura y la concepción de la empresa en sí misma estaba orientada a ese modelo de negocio/servicio, lo mejor hubiera sido abandonarlo y optar por hacerlo de otra manera.

En definitiva, se trata siempre de un bloqueo mental que antepone el hecho de la inversión al posible beneficio de abandonar ese coste para poder avanzar.

¿Qué aprendió Jaimito de todo esto?


Plantea una idea.
Haz una proyección, una cuenta de explotación... en definitiva, algo sobre lo que evaluar tus expectativas.
Valida la idea y evalúa resultados.
Si al llegar al tercer punto nada funciona, es probable que el punto uno y toda la inversión tanto monetaria como personal y de esfuerzo haya que darla por perdida, (por amortizada para los que somos optimistas).
Lo aprendido durante el camino será recompensa más que suficiente para dejar que lo que tenga que hundirse lo haga, y abordar los objetivos desde una nueva perspectiva.

group_work en La empresa: beBee

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios