Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 3 años · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Hoteles gran reserva.

La cosecha es excelente.

No hay muchos. Como ocurre con los vinos de esa categoría. Pero sí los suficientes para disfrutar de unas vacaciones relajantes e inolvidables. Como los caldos, estos establecimientos son producto de una cuidadosa y esmerada elaboración.

Apenas se cuentan con los dedos de las dos manos. Pero poco a poco se van incorporando a la oferta del turismo enológico. Su propuesta: un disfrute reposado, como el del vino en la barrica de roble americano. Porque se encuentran siempre lejos del mundanal ruido. O sea, de ese barullo omnipresente y garantizado de la playa con chiringuito incluido y más turistas que granos de arena.

En España hay 1’2 millones de hectáreas dedicadas al cultivo de la vid. Se las reparten entre 4.150 bodegas. Para éstas los 7.905 Km. de nuestra costa con sus tropecientos mil hoteles no son competencia. Definitivamente, los hoteles enológicos juegan en otra liga.

Para empezar, todos se sitúan en el interior. Por la sencilla razón de que la uva no es muy playera. Se encuentra más a gusto lejos de las aglomeraciones. Allí, tierra adentro, donde se come muy bien. Y se bebe mejor. Y, por si esto no fuese suficiente, se descansa y recargan las pilas como nunca. Como en ningún otro sitio.

Nuevas experiencias en otra dimensión. Un “enohotel” es para obsequiar a los sentidos con las máximas comodidades, además de aprender y profundizar en la cultura del vino, entre otras muchas cosas…

Los establecimientos de playa turística son para bañarse por fuera. Los hoteles del vino, para bañarse por dentro. Bebiendo tintos… Son distintos. Tienen brisa. Pero sin colas. Lo que no tienen son olas. Ni la bochornosa humedad de una primera línea de mar que, a la que el visitante se descuida, acaba por robarle el sueño.

En las vacaciones estivales la costa es “el metro a las ocho de la mañana”. En cambio, en el preciso momento en el que se aproxima la vendimia- los hoteles del vino son un claustro fresco, todo un mundo de ensimismada y fresca tranquilidad.

El “hotel gran reserva” transforma el tiempo en un lujo con el que saborear emociones nuevas. Algunos, incluso, ostentan el certificado de excelencia. Como los vinos de algunas añadas: excelentes. No hace falta añadir ningún adjetivo más. Con uno basta. Y sobra…

Lógicamente, suelen ser más elitistas a la hora de pagar. Si escasean y están bien mimados, la oferta de la estancia no puede ser la propia de un caldo garrafón. Pero huir del sol y la tumbona de playa con pincho de tortilla, cambiar el olor a sardina asada por el agradable perfume de una dama de noche, bien vale la pena.

Para todo aquél que pueda permitírsela, la experiencia se asemejará mucho a la de disfrutar de un buen vino sin prisas. Le dejará un buen sabor de boca. En términos enológicos, unas sensaciones de ataque, gusto y postgusto únicas.

Ya se sabe: la buena vida es cara. Las hay más baratas, pero no son vida.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://viajar.elperiodico.com/planes/10-mejores-hoteles-enologicos-espana

http://www.bodegavistalba.com/es/blog/5-sensaciones-que-causa-el-vino-en-la-boca/

http://viajar.elperiodico.com/planes/hoteles-bodega-vinas-copas 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hoteles gran reserva.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 semana · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...

hace 1 semana · 3 min. de lectura

Champán espectáculo.

Y de los caros. · Descorcharlo es todo un ritual. ...

hace 1 semana · 3 min. de lectura

El rey está desnudo.

Pero · NIKE se ha propuesto darle la vuelta al cue ...