Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 2 años · 2 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Horas de éxitos cantados.

Así son los relojes con música.

O casi. Llevan incorporados nombres, colores, símbolos y recuerdos de solistas y grupos que triunfaron. Y permanecen en la memoria. Es la gran ventaja con respecto a otras manifestaciones artísticas: la música es atemporal.

Una canción no tiene años. Ni, mucho menos, horas o minutos. Está ahí para siempre. Por mucho que las agujas del reloj vayan desgranando el tiempo consumido y restando segundos a nuestra existencia. Los relojes duran más que una canción. Pero la canción perdura en el tiempo. En la mayoría de ocasiones, más allá de la existencia del propio reloj.

Tic, tac; tic tac…

Estaba cantado que la industria iba a sacar partido de esta circunstancia. Puede que para algunos la nostalgia sea un error. Para otros es un reloj. Horas que cantan y cuentan. Por eso artistas dispares como The Beatles, Metallica o Bob Marley han inspirado el diseño de las firmas.

“Cuando el reloj marque las dos, las tres y las cuatro, si la banda se detiene, gritad y pedidle más”. Así arengaba Bill Haley a su público desde el escenario en los años cincuenta cuando descargaba el trallazo hiperbailable “Rock Around the Clock”.

Las marcas han tirado de bandas de renombre para estimular su creatividad. El nuevo modelo de RAYMOND WEIL se ha inspirado en The Beatles. El centro de su esfera aprovecha la forma circular para recrear el icónico bombo de la batería que aparece en la portada de Sergeant Pepper. Un reloj que, a pesar de su precio, no va a necesitar ser publicitado “a bombo y platillo”. Pronto todos los ejemplares fabricados lucirán en las muñecas de quienes puedan permitírselo.

Tic, tac; tic tac…

No es la primera vez que la relojera suiza recurre a la música popular para una de sus creaciones: el Tango GMT Bob Marley Limited Edition contaba con el beneplácito de la familia del pope del reggae. El anillo de la esfera y las agujas tomaban los colores de la bandera jamaicana. La firma también tiene en su haber un reloj inspirado en AC/DC.

La también suiza ORIS cuenta con una larga tradición en relojes basados en estrellas del jazz. Homenajeó al virtuoso trompetista John Birks Gillespie con su modelo Oris Jazz Dizzy Gillespie.

La firma NIXON tiene una serie inspirada en la icónica banda “heavy” Metallica. La iconografía de sus relojes hace referencia a álbumes como Ride The Lighting, Master of Puppets, Black Album o Kill‘Em All. Y se trata de un tiempo asequible. Por poco más de 100 euros puede exhibirse un reloj-canción. No es dinero para perpetuar en la muñeca a quien hizo vibrar a toda una generación durante una época que ya no volverá. Una época que se fue, pero una música que queda.

CASIO tiene una colección especial inspirada en la banda virtual de Damon Albarn para los dibujos animados de Gorillaz.

En cualquier reloj -caro o económico- todas las horas duran 60 minutos. Todas son iguales. Las canciones no. Por eso diseñar tiempo a ritmo de la música en honor de sus creadores, es un valor añadido que las marcas saben aprovechar.

Tic, tac; tic, tac…Tempus fugit. La música, la canción, no.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.elperiodico.com/es/port/vida/20190320/relojes-inspiran-canciones-contrario#?ref=rss&format=simple&link=link

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Horas de éxitos cantados.


"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 días · 2 min. de lectura

Pirata CANON.

Lo que hace la coyuntura. · Destrozar objetivos de ...

hace 1 semana · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...

hace 2 semanas · 2 min. de lectura

El balance de NEW BALANCE.

Bastante negativo… · Por lo menos en lo que hace r ...