Miguel Angel González

hace 1 año · 1 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Gestionando el talento

Gestionando el talento

Lejos queda ya la época en la que los responsables de empresas cual malabarista de circo gestionaban las expectativas de sus subordinados con cuentos de sirenas y con promesas  imposibles de materializarse.

Hoy se impone una concordancia entre lo que se promete y lo que se cumple. El mercado laboral ha evolucionado y no basta con adecuar y encajar a las personas en el puzzle de la empresa. El ejercicio debe ser una involución y un ejercicio de introspección que cambia la mentalidad actual de las empresas.

Normalmente se funciona lanzando al mercado el mensaje de quiero personas con una retalía de conocimientos, aptitudes y capacidades técnicas y profesionales. Después de ello, analizamos al candidato para ver si encaja su mentalidad en la de la empresa y en  sus valores y lineamientos.

Pero nos olvidamos de lo principal, aunque suene raro somos personas, y nuestras inquietudes personales de desarrollo, aspiraciones o necesidades son variopintas. Quien no querría tener en su plantilla al Messi o al Cristiano Ronaldo de turno. Suena a propuesta muy golosa, pero debemos borrar de nuestra mente la premisa  que contratar al mejor en el mercado no significa que nos vaya a convertir en los mejores. Siempre vemos la película desde nuestro lado, pero hay que verla también desde fuera.

Integrar a una persona nueva en nuestro equipo, en nuestra compañía no es un ejercicio de pescar al mejor y mas barato. Es entender porque quiere formar parte de nuestra empresa y conocer su grado de vinculación e involucración. No se trata de que al cabo de 1 mes ambas partes decidan romper el lazo. Se busca personas comprometidas que quieran llevar las riendas de la compañía y poner a su disposición el talento y ganas que tienen. Es por ello que se produce un desajuste que provoca absentismo laboral, altas rotaciones de personal, ya que, seguimos jugando a construir puzles en vez de construir fortalezas. Perdemos una pieza o se va, no pasa nada reemplazamos por un clon lo mas similar posible. Esta forma de proceder a parte de ser inoperativa y costosa en todos los niveles provoca de manera directa mala imagen de compañía.

Pocas personas están dispuestas a quedarse en sus respectivas empresas si reciben una propuesta monetaria mejor ante iguales condiciones. Da que pensar esta conjetura, pero es la cruda realidad aunque nos pongamos vendas y parches para que nos resbale.


Sigueme en marketingaworld

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Angel González

Ver blog
hace 8 meses · 2 min. de lectura

A cada cliente lo suyo

Es difícil gestionar clientes y mucho mas poner co ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

Comunicar. La formula del éxito.

Mas que nunca, para generar confianza en los merca ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

Física aplicada al Marketing

Aparentemente puede que no veas nexo de unión entr ...