Faraón con wi-fi.

Costó encontrar la tumba de Tutankamón

La idea inicial era que nadie la descubriese. El objetivo lo consiguieron durante muchos siglos. Lo enterraron muy bien. A salvo de exploradores y asaltadores de tumbas.

Lo decidió él mismo. Como suele ocurrir, a los que construyeron su nicho ni siquiera les preguntaron. No les dieron elección. Los sepultaron en vida, sin más. Les hicieron un mobbing en toda regla. Sin sindicatos de por medio ni posibilidad de ejercer el derecho a una huelga de “brazos caídos”. Fidelidad obligada. También sin cables, pero muy distinta a la fidelidad del wi-fi.

Si hoy un faraón encerrado quisiese desandar el camino y ver de nuevo la luz del sol para salir de su encierro -¿entierro?- lo tendría mucho más fácil. Gracias al wi-fi, tirando de cualquier aplicación o conectándose a GOOGLE encontrar la salida sería cuestión de minutos. ¡Bienvenido al mundo exterior!.

A partir de ahora “perderse”, tanto en el interior como en el exterior de las pirámides, costará mucho más. Hasta tal punto que son una inmejorable oferta de un lugar que nadie debería dejar de visitar.

Las pirámides son uno de los monumentos más importantes de Egipto. Y, por ende, también de la humanidad. Concretamente, la de Giza está en constante renovación para que los turistas se sientan lo más cómodos posible. Afuera hace un sol abrasador. Para animar la excursión a entusiastas deseosos de pisar un suelo con milenos de historia, no hay mejor idea que llenarla de atractivos. De arena, no hace falta. Ya tienen. Y de sobras.

En la época de Tutankamon el sol de Egipto ya quemaba lo suyo. Él no lo notaba tanto porque tenía toda una cohorte que le abanicaba. Hoy con el agujero de la capa de ozono el astro rey quema más. El país puede perder ingentes cantidades de divisas por turismo.

Se impone dar todas las facilidades tecnológicas inimaginables para que al visitante que se acerque a curiosear no le signifique una penosa travesía del desierto.

Precisamente, por esta circunstancia, el GRAN MUSEO ARQUEOLÓGICO DE EGIPTO no quiere quedarse “desierto” cuando abra sus puertas el próximo año. Con permiso del coronavirus, claro está, que es como un faraón en pequeñito, pero mucho más difícil de momificar.

Para conseguir que no se pierdan unas divisas que, de otra manera estarían enterradas en el olvido para siempre (como se intentó con el propio Tutankamón), dentro de poco abrirá una cafetería, un restaurante y un salón con vistas a la pirámide de Giza que formarán parte de una renovación alrededor de una de las atracciones más famosas de El Cairo.

El espacio se llamará 9 PYRAMIDS LOUNGE. No nos vamos a engañar: su nombre no tiene nada de egipcio. Pero sí mucho de marketing postfaraónico y occidental.

Aparte del nuevo café, se pretende incluir un nuevo centro de visitantes, un cine de grandes dimensiones, unos baños públicos, una nueva señalización en todo el lugar, foodtrucks, cabinas de fotos. Todo con entradas que se podrán comprar a través de una aplicación. Y hasta wi-fi gratis en todo el recinto.

Pero no nos distraigamos. “Que no nos cuenten otras milongas…” Vayamos a lo importante: este centro comercial estará ubicado en el extremo sur del complejo, ya que los monumentos no se pueden (ni se deben) mover. De momento… Historia aparte, será un lugar de peregrinación con unas vistas de escándalo para ese merecido descanso posterior a la visita.

Y esto es solo el principio. Se espera que actúe como elemento dinamizador de un plan de remodelación mucho más grande y ambicioso que envuelva a las pirámides y que ofrezca otras comodidades.

Se me ocurre que para los visitantes españoles podría inaugurarse un restaurante llamado Tutanjamón. De recebo o curado puro de bellota. Eso es lo de menos. Degustar ese maravilloso plato en medio de la nada y a miles de kilómetros de Jabugo sería una “experiencia religiosa”.

Además, el proyecto pretende mejorar la movilidad con autobuses eléctricos que puedan rodear toda el área y que dejen a los viajeros en las paradas designadas.

La cruda realidad es que mientras el faraón está muerto y enterrado el turismo, de momento, no. Hay que seguir mimándolo. Es la oportunidad de conseguir un nuevo río Nilo de vida económico lleno de vida para el país. De tal forma y manera que pueden invertirse los términos: hacer de unos de los monumentos históricos más relevantes de la humanidad un gran centro comercial que tiene hasta pirámides.

Lo siento, señor faraón: si creyó en la reencarnación, estaba muy equivocado. Se lo dice alguien que un día de estos también acabará como usted. Sin mayores pretensiones; sin una bonita historia detrás; sin ningún fasto ni gloria. Y hasta posiblemente en un humilde contenedor.

¡Ni se le ocurra abrir los ojos! ¡Siga descansando en paz!

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://viajar.elperiodico.com/viajeros/viajar-piramides-giza-comodo-descubre

https://www.elmundo.es/cultura/2020/09/01/5f4cf48ffc6c838f468b4661.html


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Faraón con wi-fi.

thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Parecerse como un huevo a una castaña...

Lo ha dictaminado el TGUE. · Los símbolos de HUA ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El pan que adelgaza...

…Bolsillos y cuentas corrientes. · Los cuerpos ya ...