Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 3 años · 3 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Excentricidades del lujo.

Mucho lujo. Lujo de lejos…

Entre el más puro egocentrismo y la tomadura de pelo.

Cada cual que saque sus propias conclusiones. En el top del lujo en 2017 hemos visto muchas, divertidas y, por supuesto, caras ocurrencias. Cada loco con su tema. Que escoja la definición con la que se encuentre más cómodo. Como se suele decir, para gustos los colores. Y es que hay “gente con pasta para todo”.

ejemplo: las paletas para playa de CHANEL. Golpean la pelota igual, con la misma fuerza que las demás, pero con mayor intensidad en el bolsillo. Solo cuestan 3.200 de nada... ¡Gracias!

ejemplo: el clip de PRADA. De plata pulida y de mayor tamaño que los sujetapapeles normales. Porque con un clip de tamaño estándar es imposible leer la marca, que es de lo que se trata. Y eso, no mola. ¿Tiene alguna que otra utilidad práctica? No, pero tiene presencia. Son solo 180 dólares de nada… O por nada…O para nada… Otra vez, ¡gracias!

3er ejemplo: la bolsa de BALENCIAGA. Demma Gvasalia insiste. Por algo es el director creativo de la firma y todo un experto en “fusilar” lo que han diseñado otros a precios infinitamente más económicos. La bolsa de IKEA , que costaba 0’50 , BALENCIAGA la vendió a 1.700 .

El nuevo modelo de la marca es blanco. No tiene tantos colorines como la anterior. Por eso es algo más económica: solo 1.000 €, con cordones incluidos. Y sirve para llevar algo en el interior. ¡Gracias, mil gracias, genio del diseño…! No sé qué harían los ricos sin ti.

4º ejemplo: fidget spinner con diamantes. Más de una firma de lujo sacó para los adultos esta versión infinitamente más cara del juego infantil. Consistía en hacer girar el juguete tantas veces como se pudiese. En países como Estados Unidos o Reino Unido estas peonzas de mano se han comercializado como herramientas para la ayuda de pacientes con autismo, déficit de atención, estrés, ansiedad o depresión.

Para depresión la que me entraría de por vida al pagarlo. El de la foto lo diseñó Steve Raffner. Solo costaba 90.000 €. Un millón de gracias nos dará el diseñador por comprarlo.

ejemplo: retrete de LOUIS VUITTON. La sofisticación del lujo llega a la taza del váter. Su precio: podría alcanzar los 100.000 dólares. Cien mil dolores de barriga me dan solo pensar en poner las posaderas en tal y tan sofisticado artilugio. Desde luego se justificaría tener estreñimiento para que las nalgas puedan disfrutar de un mayor rato sobre tan inusual asiento.

Lo cierto es que por mucho que a determinadas personas les salgan los billetes por las orejas, todas acaban “descomiendo” por el mismo agujero. Como reza la irreverente y anónima “Oda a la mierda”: caga el Rey, caga el papa, de cagar nadie se escapa…

Hasta se me ocurre el complemento ideal: papel higiénico de seda con el símbolo de LOUIS VUITTON impreso. Lo cual provocaría una jocosa situación: ricos limpiándose el trasero con una marca para ricos. Posiblemente, por eso no lo han comercializado. Desde el punto de vista de imagen eso sí que sería “toda una cagada”.

Algo muy parecido ha vivido un rico asquerosamente rico; y presidente muy presidente, llamado Donald cuando ha pedido al GUGGENHEIM que le cediese prestado Paisaje con nieve de Vincent Van Gogh para decorar las estancias privadas de la Casa Blanca.

La contraoferta del museo, que sabe de la debilidad del personaje en cuestión por los metales preciosos, ha sido cederle otro tipo de obra: “un trono” -entiéndase inodoro- de oro macizo que lleva por nombre América y se exhibió durante un año en uno de los aseos públicos de la prestigiosa institución hasta final del pasado verano. Combinación perfecta: la casa blanca, el inodoro dorado y otra cosa marrón. ¡Qué sensibilidad!

ejemplo: patines para patanes de IVES SAINT LAURENT. La firma lanzó al mercado unos stilettos a mitad de camino entre el zapato y la tabla de skateboard . De lo más “in”, ¡oiga!. Eso sí: para llevarlos puestos había que saber patinar. No sea que alguien “pegase el patinazo” de pagar los 1.700 y acabase con sus huesos en el suelo.

ejemplo: pasta DOLCE & GABBANA. Desde luego la cajita “cuesta una pasta”: 100 de nada. Después de diseñar muebles y electrodomésticos, la firma se atreve con lo comestible. El lujo y la sofisticación llegan a la oferta culinaria. Empezando por algo básico, que de todas formas hay que saber cocinar. Más que nada por si se pasa.

Se me ocurre que, después, para acabar el ciclo hecha la digestión de tan sofisticado plato, por un poco más puede utilizarse el 5º ejemplo, o sea: la taza del váter de LOUIS VUITTON.

Es lo que tiene ser rico.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.eleconomista.es/evasion/caprichos/noticias/8859965/01/18/.html

https://www.youtube.com/watch?v=9Tt9csL0P7Y

https://elpais.com/cultura/2018/01/25/actualidad/1516921047_786059.html

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Excentricidades del lujo.


"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 6 meses · 2 min. de lectura

Bolsos: mejor que la Bolsa...

Si los firma HERMÉS, no hay mejor inversión. · Ol ...

hace 7 meses · 2 min. de lectura

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 7 meses · 1 min. de lectura

Spa para melones.

Me refiero al fruto de la melonera. · No a las pe ...