Carlos Del Riego Gordón

hace 2 años · 3 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

EPISODIOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL QUE PARECEN CHISTES

EPISODIOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL QUE PARECEN CHISTES

                           Yoichi Yokoi, en 1972, muestra la ropa que se hizo con corteza de árbol 

                   tras haber estado casi treinta años escondido sin saber que la guerra había terminado


Hizo ochenta años el primero de septiembre del comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Seguramente sea el conflicto más estudiado, documentado, analizado y desmenuzado de la Historia, tanto que también se han constatado hechos que, dentro de la inmensa tragedia, tienen un cierto sabor humorístico, parecen chistes


Ocho décadas ya desde que un loco pervertido inició aquella espantosa masacre. Fueron seis años de guerra global en la que se produjeron todo tipo de episodios, incluyendo algunos que, fuera de su sangriento entorno, parecen chistes, chascarrillos.


Cuando el ejército nazi entró en Francia (VI-1940) se produjo un éxodo, una huida de franceses hacia las zonas no ocupadas. Al llegar los alemanes a Orleáns se encontraron con una ciudad semidespoblada, casi fantasma: no había alcalde ni concejales, ni policía ni funcionarios ni autoridad alguna, tampoco había agua, electricidad ni, en fin, ningún servicio básico; lo que sí había era edificios ardiendo sin que nadie les hiciera el menor caso. En toda la ciudad sólo una farmacia abría sus puertas, con lo que las colas eran kilométricas. El farmacéutico atendía él sólo al público durante horas y horas, siempre sonriente. Cada cliente, al salir, comentaba lo bondadoso pero extraño que era ese boticario, pues vendía todos los productos a diez céntimos, desde el tubo de aspirina hasta el más caro tratamiento, todo a diez céntimos. Unas cuantas horas después se descubrió el misterio: el solícito farmacéutico era uno de los internos de un manicomio cercano que habían salido del siquiátrico cuando éste se quedó sin nadie que lo atendiera. No es que trataran de escapar, sino que simplemente salieron, y mientras algunos deambulaban por las calles gritando y gesticulando, otros vivían sus fantasías y locuras con total libertad, entre ellos el que se sintió farmacéutico. Incluso los alemanes colaboraron en la captura de aquellos desdichados.


Conocidas son las historias de los soldados japoneses que, destinados en islas del Pacífico, se quedaron en sus puestos ignorando que la guerra había terminado. Algunos habían conseguido ocultarse a los ejércitos estadounidenses cuando atacaron su isla, de modo que cuando les llegaban noticias de que Japón se había rendido, simplemente no lo creían, y así permanecieron escondidos durante décadas. En otras ocasiones los soldados nipones mantuvieron su puesto sin necesidad de combatir: el Alto Mando Usa comprobó que ir reconquistando isla por isla costaba miles y miles de vidas, por lo que decidió recuperar sólo las que tuvieran aeropuerto, estación de radar u otras instalaciones de interés militar, con lo que muchas islas del Pacífico nunca fueron atacadas y su guarnición japonesa se quedó allí cumpliendo las órdenes. De este modo, unos cuantos soldados y oficiales japoneses permanecieron en guerra con Usa muchos años después de terminada, alguno hasta 1975. El soldado Yoichi Yokoi fue el último superviviente de un pequeño grupo que se refugió en las selvas de la isla de Guam cuando la ocuparon los marines; durante muchos años sobrevivió comiendo cangrejos y peces, caracoles, roedores y la fruta que encontraba; cuando fue convencido del fin de la guerra y se entregó, en 1972, vestía ropa hecha de corteza de árbol. El teniente Onoda sólo se creyó la derrota de Japón cuando, en 1974, fue a buscarlo el que había sido su superior. Muchos otros morirían en la isla que se les había encomendado sin saber que todo había terminado y sin ser encontrados nunca. Pero ninguno de los llamados ‘rezagados’ se rindió a un grupo de turistas, eso es falso. Es, en fin, el fanatismo llevado a tal extremo que se vuelve hilarante.


Cuando a finales de 1944 ya era segura la derrota alemana, y después de que los ejércitos aliados habían empujado a los nazis mucho más allá de su frontera, la República de San Marino (que hasta entonces había permanecido neutral) declaró solemnemente la guerra a Alemania. Inesperadamente (en diciembre de aquel año) la Wehrmacht contraatacó, y aunque el jaleo estaba mucho más al norte, el gobierno de San Marino decidió rendirse, cosa que hizo por teléfono y ante el primer funcionario que lo cogió. Un par de meses después, al producirse el avance definitivo sobre Alemania, los gallitos dirigentes de la minúscula república volvieron a declarar ostentosa y afectadamente la guerra a Alemania. Seguro que nazis y aliados estuvieron preocupadísimos ante las declaraciones de un país tan poderoso como San Marino, con sus 60 kilómetros cuadrados y menos de 30.000 mil habitantes. Esta bochornosa sucesión de guerra-rendición-guerra, según como vaya la cosa, recuerda al caniche que ladra enfurecido al gran danés que está al otro lado de la valla, pero cuando se abre corre a refugiarse en casa con el rabo entre las piernas...


Incluso en las situaciones más terribles se pueden encontrar hechos chuscos que mueven a la sonrisa.

CARLOS DEL RIEGO

https://carlosdelriego.blogspot.com/2019/09/episodios-de-la-segunda-guerra-mundial.html
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Carlos Del Riego Gordón

Ver blog
hace 8 meses · 3 min. de lectura

ESTRELLAS DEL ROCK QUE ODIAN ALGUNO DE SUS GRANDES ÉXITOS

Pete Townshend, autor de 'Pinball wizard', es el ú ...

hace 9 meses · 3 min. de lectura
hace 9 meses · 3 min. de lectura

1971, AÑO DORADO PARA LA CULTURA DEL ROCK

Muchos de los mejores discos de la historia del ro ...