Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 3 años · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El váter que te escucha.

Háblale…

Trasládale tus confidencias más íntimas. Confía en él. Tienes la tranquilidad y seguridad absoluta de que sabrá guardar en su seno tus más profundos secretos. Por muy comprometedores que puedan resultar, no dirá “esta boca es mía”. Ni se quedará de piedra. Entre otras cosas, porque él mismo es de piedra.

¡Qué mala es la soledad! Y, en general, ¡qué buena la compañía! No importa que sea de un inodoro. Tenerlo como confidente son ventajas. Ni siquiera necesitarás a tu lado un fiel amigo de cuatro patas, que te pida con mirada lastimosa y correa en boca que le saques a pasear.

Sin salir de casa ya tienes a alguien dispuesto a escucharte siempre. En cualquier momento. Eso sí, en el mismo lugar. Ni te discutirá, ni te rechistará. Si es necesario aguantará tus malos humores (y tus malos olores) sin rechistar ni moverse un ápice de su sitio.

Que la tecnología está cada vez más presente en dispositivos móviles y conectados en nuestro hogar es público y notorio. Aunque lo último que hubiéramos pensado es que, gracias a ella, una taza de váter podía pensar por sí misma.

Del que hoy escribo es algo cada vez más extendido en el mundo asiático. Lo ha desarrollado la marca XIAOMÍ. Todos los ajustes de la taza pueden controlarse mediante la voz y a través del Smartphone. Algo que hace gracias a su conectividad wi-fi. Es el váter más listo sobre el que nunca antes nadie se haya sentado. Su inteligencia, por supuesto, es artificial. ¿Y qué? Las muñecas inflables también la tienen y bien que sirven.

Uno de los aspectos más interesantes, es que puede identificar a la persona que está sentada, siempre y cuando el usuario lleve la Xiaomi Mi Band puesta. Es decir, el inodoro sabrá enseguida, por ejemplo, a quien pertenece el culo que va a apoyarse cómodamente sobre él y adaptará los ajustes a sus necesidades. Algo “absolutamente imprescindible en los tiempos que corren”.

Al igual que podemos hacer con Alexa o Google Home, este váter cuenta con un asistente integrado, al que podemos hablar para que nos resuelva cualquier duda o simplemente nos acompañe como un miembro más de la familia, mientras estamos haciendo nuestras necesidades.

El chorro de la taza tiene diferentes niveles de intensidad. Y el calor del agua se puede ajustar entre los 5 y los 35 grados. Un amigo así para toda la vida no tiene precio. Vale muchísimo más de lo que cuesta. Porque llega a las tiendas chinas por 166 euros. Se trata de un producto poco usual, pero muy útil. Que sorprenderá a muchos con su asistente de voz e inteligencia integrada.

Uno elucubra sobre quién está más loco: si quien lo instala en su baño porque su soledad le ha llevado a la situación desesperada de perder su sano juicio. O quien lo ha diseñado, porque en la soledad de su laboratorio ya se cansó de hablar con las paredes.

Insisto: ¡cuán mala y triste es la soledad!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2018/11/12/gadgets/1542026611_638198.html

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

417f96ef.jpg


"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 día · 2 min. de lectura

La vacuna que cuesta 47 millones.

Es contra el covid. · Y también contra la mentira. ...

hace 2 semanas · 3 min. de lectura

Champán espectáculo.

Y de los caros. · Descorcharlo es todo un ritual. ...

hace 2 semanas · 3 min. de lectura

El rey está desnudo.

Pero · NIKE se ha propuesto darle la vuelta al cue ...