Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El petróleo sale por las orejas.

Tanto o más que por el surtidor.

Que es de donde solía brotar habitualmente, una vez refinado y convertido en gasolina o gasóleo. El carburante que sirve para llenar los depósitos ahora se está quedando en otros depósitos mucho más grandes. Los de las refinerías. Donde ya no caben más millones de litros. Por no decir ni un litro más.

Los grandes tanques del mundo están a rebosar. Y conforme vaya aumentando el número de automóviles eléctricos lo estarán más. La industria transformadora mundial también está pisando el freno a fondo. Producir plásticos y fibras textiles a partir del petróleo ya no está bien visto. Contaminan más que los mismos carburantes. Por una u otra razón la demanda del “oro negro” va a menos.

Y eso que pensábamos que se agotaban las reservas mundiales. Esas que siempre hemos buscado en el subsuelo. Perforando cada vez más profundo. Por aquello de que de donde se saca y no se mete el final se le ve. En cambio ahora lo que corre riesgo de perforación es la economía de los cárteles.

Los grandes productores siguen bombeando. Están generando una sobreoferta que acabará por llenar hasta los topes los tanques de almacenamiento. Ellos a lo suyo. Como si no hubiera un mañana…Un “oro negro” que puede acabar con su economía en números rojos.

El exceso de petróleo ya extraído y acumulado en inventarios está hundiendo el precio del crudo físico (al contado, para entrega inmediata) hasta casi 10 $ por debajo de los futuros de petróleo para finales de año.

Si llega el momento en el que no cabe más en los tanques, oleoductos y petroleros, el precio podría sufrir un nuevo colapso hasta caer a mínimos de 1999, según los economistas de CITIGROUP.

JP MORGAN advierte: "cuando la infraestructura de almacenamiento esté llena y los saudíes sigan con la guerra de precios y volúmenes, la única opción que queda es el colapso de los precios".

Según los cálculos de CITI y otros expertos aún hay sitio para unos 1.300 -1.700 millones de barriles en total. Un espacio que no se llena despacio, sino todo lo contrario. Deprisa con el actual ritmo de extracción.

Las previsiones de producción a corto plazo agotarán esta capacidad en lo que queda de segundo trimestre, generando una situación muy compleja para las empresas que trabajan con el petróleo. Podría darse la situación de obligar a algunas de ellas a vender crudo a precios negativos.

Un parche a este problema sería utilizar los petroleros y oleoductos de todo el mundo para almacenar más y más materia prima, pero la medida solo aportaría un adicional de 130 millones de barriles. Unos diez días más de almacenamiento.

Los analistas de JP MORGAN coinciden en otro análisis: "cuando la capacidad dentro de tierra se haya agotado es probable que se empiece a acumular petróleo en el mar, pero esta opción solo aporta entre 100 y 150 millones de barriles extras. Además, es más cara".

Sin embargo, también puede ser una gran oportunidad para los importadores netos (los que consumen más crudo del que producen). China siempre ha estado al acecho y al igual que aprovechó el desplome del “oro negro” entre 2014 y 2016, ahora no va a ser diferente.

El país está tragándose el petróleo crudo en los mercados internacionales para llenar sus reservas hasta los topes. El gigante asiático está aprovechando la ampliación de la infraestructura de almacenaje de crudo que ha realizado en los últimos años y podría acumular más de 1.000 millones de barriles en su territorio, superando de lejos las reservas estratégicas de EE.UU.

Suficiente materia prima para sobrevivir durante más de 80 días, si fuera necesario, sin realizar ninguna importación. Estas reservas solo suelen usarse en casos extremos (guerras, escasez de suministros de crudo como en la década de los 70...), aunque a veces también se ponen a la venta para obtener beneficios aprovechando las subidas del precio del petróleo.

En esta toma decisiones la especulación siempre ha estado muy presente. Pero ¿y si resulta que es el final del ciclo? ¿Y si esta vez no se recupera y el precio no sube? Porque la gasolina que lleva el coche en el depósito no es un bien como el propio automóvil, que se compra de segunda mano. Habrá que ponerle mucho marketing y creatividad al asunto.

Ya que no es ninguna solución vender gasolina usada.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/10440125/03/20/La-falta-de-espacio-para-almacenar-tanto-petroleo-amenaza-con-hundir-su-precio-a-minimos-de-1999.html

https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/10434457/03/20/China-aprovecha-el-colapso-del-petroleo-para-llenar-sus-tanques-de-reservas-hasta-maximos-nunca-vistos.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El petróleo sale por las orejas.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 semana · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...

hace 4 semanas · 2 min. de lectura

La muñeca que perdió un cromosoma.

Se le quedó por el camino. · Mientras la ensamblab ...

hace 1 mes · 3 min. de lectura

Borrachos de éxito.

150 años triunfando y como si tal cosa. · ¡Cumplea ...