Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 10 meses · 2 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El marketing de la nostalgia.

¡Funciona…!

¡Y de qué manera…! José Lluís de Vilallonga escribió su famoso libro autobiográfico titulado “La nostalgia es un error”. Algunas marcas -cada vez más- pueden afirmar con total rotundidad que estaba equivocado. Los tiempos cambian. Hoy no es así.

La añoranza, la melancolía (si se prefiere esta expresión) es un perfecto asidero al que aferrarse cuando hay que mirar atrás por el retrovisor de las vivencias personales. El marketing lo sabe. Explota el “consumers insights” que produce sus beneficios. Por aquello del sentimiento generalizado y colectivo -equivocado para unos y correcto para otros; eso es lo de menos- de que “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

La percepción universal y sin fronteras se repite generación tras generación. Y ahí están las marcas para sacar partido de ello. NIKE, COCA COLA y también ZARA son 3 de las primeras firmas que están apostando decididamente por redescubrir el valor de lo “vintage”.

Se trata de relanzar productos o diseños sacados del baúl de los recuerdos para ofertarlos a sentimentalismos irreversibles e incurables. La tecnología avanza, sí. Y lo nostálgico la acompaña. Ambos van cogidos de la mano

Basta solo con revisitar el pasado a través de los objetos que nos recuerdan esa canción perfecta, aquel tocadiscos de vinilo o el primer videojuego... Muchos de ellos recogen la esencia de lo que fuimos y, si el recuerdo es feliz (que lo suele ser), nos animan a volver la vista atrás.

Nos resistimos a tirar al contenedor de la basura las emociones vividas. Por eso lo retro interesa. Por eso, lo retro vende. Emocionalmente hablando, ¡viva lo analógico y muera lo digital!

Según el último informe de la RECORDING INDUSTRY ASSOCIATION de EE.UU (RIAA, por sus siglas en inglés), en este 2020, por primera vez el vinilo ha superado en venta física al CD desde la década de los ochenta. En lo que va de año, las ventas de vinilos aumentaron un 4% con respecto a 2019, y han supuesto 197 millones de €, frente a los 110 millones que ha aportado la venta física de compact disc.

Otro caso tan real como la nostalgia misma: NOKIA versionó un par de iconos de la telefonía en 2019: el NOKIA 220 4G y el NOKIA 105, 2 teléfonos muy básicos con precios igual de básicos a los que dotó de una estética algo más actual.

¿Quiere más…? NINTENDO hizo lo propio con la consola NES CLASSIC MINI y SONY, que tampoco quiso perder su parte del pastel del remember, replicó su primera PLAYSTATION con LA CLASSIC, un homenaje plagado de juegos antiguos que compran los “adultecentes” que acaban de estrenarse con otro juego mucho más serio: el de la paternidad.

GAME & WATCH acaba de reeditar SUPER MARIO BROS, una golosina con sabor a delicia convertida en consola de bolsillo; todo un homenaje pensado para aquellos que crecieron de alguna manera rodeados de estas maquinitas. Los mismos que, entre nostálgicos y frikies, comienzan a mirar atrás sin ira, pero conscientes de que “juventud, divino tesoro, ya te vas para no volver…”

Lo retro interesa y hasta emociona. Por eso vende. La industria de la nostalgia se ha puesto en marcha de unos años a esta parte porque funciona desde el punto de vista comercial. Una de las claves de ese éxito es que la generación que ahora compra artículos vintage es muy homogénea y numerosa. Los nacidos en los años 70-80 comparten muchos referentes y las compañías tienen en ellos un nicho de mercado muy bien definido, con poder adquisitivo para permitirse ciertos caprichos nostálgicos. Un nicho cada vez menos nicho y más amplio segmento.

Lo último de ZARA HOME es una colección musical que incluye mesa de DJ, auriculares, tocadiscos y vinilo. Lo bueno de estos revivals es que no hay que renunciar a nada, porque los artículos son lo suficientemente inteligentes como para hermanar tecnología con diseño antiguo.

Lo importante es que el aspecto formal del producto sea el mismo. Y, si es posible, la marca también. Porque el consumidor siente a través de la percepción de lo que ve. Ayudado a identificar aquellos artículos que le acompañaron en las etapas de su crecimiento por unas neuronas almacenadas en el desván de lo vivido, siempre prestas a oxigenarse.La tendencia creciente de las ventas de tantos artículos que nos remiten a tiempo pretéritos así lo demuestra. Habla por sí sola. ¿La nostalgia es un error?

Desde el punto de vista del marketing, seguro que no.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.elmundo.es/ofertas-regalos/hogar-jardin/2020/10/23/5f71d9a2fdddff03a98b45d4.html

https://www.expansion.com/empresas/2020/11/07/5fa6e226e5fdead4568b4661.html

https://elpais.com/cultura/2020/11/16/1up/1605523998_798523.html

https://www.expansion.com/fueradeserie/arquitectura/2020/12/01/5fbe8b69e5fdea505e8b484e.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

El marketing de la nostalgia.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Eau d'orgasme.

Y no de un orgasmo cualquiera. · Lo cual sería un ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¿Y ahora qué...?

Aquellos polvos trajeron estos lodos. · Y son con ...