Sebastian Rodrigo Ávila

hace 4 años · 5 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

El arte de saber gestionar

El arte de saber gestionarLR
TS
TIT]
LAS 21

EXITOSAS,

La capacidad de un líder se refleja en sus actos, en su imagen, en el día a día, en cada acción, en el transcurso de su actividad, en marcar la diferencia y aparecer en los momentos indicados para dar esa vuelta de timón que permita transformar un menos en un más.

Aquí expondré algunos de puntos más importantes que debe poseer un líder que quiera actuar como tal y obtener importantes resultados. En un campo de fútbol el líder es quien marca la diferencia en los momentos más complicados, el que coje el balón cuando quema, el que toma la determinación de tirar un penalti en el minuto 90 con un resultado adverso. Aquel que da la cara por sus compañeros. Es el nexo entre el equipo y la gerencia, debe saber cómo actuar entre ambos sacando el mejor partido. Convence con el mismo poder a través de una palabra o una mirada. Tener la capacidad de observar será la clave a la hora de reclutar, de controlar, de motivar, entre otros aspectos.

La condición de líder. Pelear por su gente y hacer valer su condición cuando sea necesaria. Alguien que está dispuesto a pasar a la historia, aunque esto implique quedar en evidencia en más de una ocasión. Lo primero que debe hacer es perder el miedo al fracaso. La historia no le debe nada a los cobardes, al contrario se la debe aquellos que tienen un valor añadido, a quienes tiene el valor necesario para jugársela en momentos complicados.

Un líder debe tener buenos hábitos, entender que los hábitos forman parte de su trabajo. Hacer un análisis de su persona, de sus antecedentes laborales y realizar un estudio de FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Acciones) para comprender cuáles son las habilidades que puede utilizar en la gestión, formación, reclutamiento y control de su equipo.

Una visión clara. Para saber dónde quiero llegar, primero hay que conocer cómo llegar. Trazar el mapa es el punto más difícil porque uno debe trabajar con objetivos alcanzables en un principio para obtener confianza y prepararse para nuevos desafíos.

En los buenos momentos. Cuando los resultados son positivos, el líder sólo debe acompañar, entregarle el protagonismo a su equipo, reconocer y permanecer en un segundo plano. Y sólo corregir esos pequeños detalles que permitirán continuar con los buenos logros durante un tiempo más. El verdadero liderazgo llega cuando el líder no necesita reconocimiento.

Pero es valioso mencionar que el éxito no es eterno, que cuando llegue el desgaste lógico de la actividad, el deterioro del equipo y los resultados ya no acompañen, el líder deberá mostrar su temple, su capacidad de mando y su cintura para “gambetear” los problemas y dar respuestas rápidas y eficaces para mantener a flote su equipo. Esta acción es independiente de las situaciones de mercado, de la capacidad de su equipo, es su responsabilidad, quizá el aspecto más transcendental de su trabajo. Hay que diferenciar lo comercial de lo personal, algo sumamente difícil que sólo se adquiere con experiencia y con una visión clara.

Siempre debe saber mantener la distancia con su equipo, involucrarse pero desde un punto objetivo. Además, siempre deber tener en cuenta que lo más importante es el desarrollo de la actividad, el respeto por la marca que representa y, sobre todo, que su labor es gestionar de la mejor manera posible las incidencias. La ansiedad es el peor enemigo, reflexionar una y mil veces sobre la misma acción debe ser moneda corriente. De los errores se aprende.

En medio de una reunión entre amigos surgió un tema: los jefes. Y empezamos a desglosar a cada uno de los superiores, que a lo largo de nuestras vidas, nos han marcado, ya sea por sus acciones imitables o por aquellas que mejor recordar para no volver a repetir.

Profesa uno de mis libros de autoayuda de cabecera que en las crisis aparecen las oportunidades y que en las oportunidades los crecimientos profesionales. El líder se hace cada día, en cada decisión, en sus mensajes. Estos deben ser claros, precisos y directos. La palabra justa en el momento justo puede provocar una acción determinante.

Sin dudas uno de los grandes dilemas con los que se encuentra una persona que gestiona un equipo es el cómo. Qué clase de jefe quiero ser. Quizá profesar la jefatura o el liderazgo pueden alcanzar el mismo objetivo: el éxito. Pero estoy convencido de que ambas transitan caminos diversos para llegar al mismo destino. Un líder es una persona normal que hace que personas normales cumplan sus objetivos. El líder acompaña, permite ser y sólo corrige para darle a sus dirigidos la oportunidad de crear, de ser parte de un proyecto, es aquel que delega en partes iguales el desarrollo de la actividad, pero jamás debe delegar la responsabilidad. Divide en partes iguales la tarta, cada uno tiene su porción y debe protegerla, hacerla crecer y sentirse dueño de su porción.

Un buen equipo es aquel que tiene sentido de pertenencia, que siente orgullo por su actividad, por sus compañeros y por su líder. Esto se logra con horas de esfuerzo, con una oportunidad y con las herramientas necesarias. Lo que se llama sentido de pertenecía hace que se cree un clima de competencia interna por ser cada vez mejor, por no quedar afuera de los reconocimientos y sobre todo porque si no cumplo con “mi parte de la tarta” el equipo no alcanzará los objetivos establecidos.

La planificación. La responsabilidad de la planificación, organización y metodología de trabajo es exclusivamente del organizador, recae sobre él. Este debe marcar la tendencia a seguir, mostrar el cómo a través del ejemplo, se baja al barro cuando la situación lo requiere y está disponible durante todo el tiempo. Centra la mayor parte de su trabajo en crear confianza y considera que el bien común es el principal argumento a la hora de gestionar un equipo.

Debe reconocer los esfuerzos más allá de los resultados ocasionales. Aunque jamás le debe temblar el pulso para tomar una determinación.

La primera frase que utilizaría para definir a un líder sería la siguiente: “Alguien que cuenta con la capacidad para reinventarse”. Debe estar siempre en pleno contacto con su equipo. Conocer que lo peor del éxito es la soberbia, la sordera que llega de la mano con los buenos resultados, alcanzar el éxito en una actividad es fruto de una serie de sucesos, los peldaños de una escalera. Para que el éxito dure más tiempo, hay que dar pasos sólidos, de esos que marcan un antes y un después. Para ser un buen líder no solo hay que serlo, sino además parecerlo. Se debe invertir en formación (ser autodidacta e inconformista deberán formar parte de su portafolio de cualidades), en imagen y en protagonismo. Hazte fama y échate a dormir, debe ser el lema. Aunque uno nunca debe dejar de hacerse fama, ósea que jamás debe dejar de hacer.

La organización es fundamental para el mejor desarrollo de la actividad, una agenda de trabajo compuesta por una planificación de al menos 90 días es sin dudas una excelente carta de presentación. Debo conocer qué es lo que voy hacer en cada minuto de mis próximos 3 meses y, aunque en principio los resultados positivos brillen por su ausencia, es necesario respetarla a rajatablas. 

Antes de poner en marcha la planificación, es sumamente importante mantener una reunión con los superiores inmediatos, ponerla en la mesa y discutir, analizar y desglosar cada uno de los pasos a seguir. Una vez llevada a cabo y tomada la determinación hay que respetarla hasta el último día. Los cambios de último momento, la modificación de aspectos de la planificación en el “mientras tanto” y las alteraciones lógicas que llegan cuando no se dan los números pueden provocar un clima inapropiado para el equipo. Sólo deben hacerse cambios, una vez consensuado y discutido en una reunión con los integrantes del equipo. Todos deben estar de acuerdo.

Existen varias formas para liderar, aunque una de las mejores es a través de la conciliación.

¿Existe algo más motivador qué ayudar a desarrollar personas?

Gracias por haber llegado hasta aquí!!!"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Sebastian Rodrigo Ávila

Ver blog
hace 4 años · 2 min. de lectura

Ladies and gentlemen: La base de todo éxito se llama esfuerzo

Existe un canal de YouTube donde el protagonista v ...

hace 4 años · 0 min. de lectura

#YoamolasVentas

Ser vendedor es una profesión exigente y muy cuest ...

hace 4 años · 2 min. de lectura

Fin de una etapa: volver a empezar

Uno de los mejores líderes que han pasado por mi v ...