Miguel Angel González

hace 1 año · 2 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Dime cuanto generas y te dire lo que vales...


Dime cuanto generas y te dire lo que vales...

Aparentemente puede parecer extraño que el mundo de las finanzas tenga que formar parte del ecosistema del marketing en la empresa. Todo en esta vida tiene un precio, ya sea monetario, de oportunidad o cualquier otra índole.

Hoy mas que nunca “los dineros” son el pilar en el que se mueven la mayoría de las empresas y son también la razón de ser de su  supervivencia. Dejando de lado romanticismos y demagogias, sobre que es o no importante, la monetizacion de cualquier acción comercial o de marketing son el eje del éxito que los CEOs miran con lupa.

Quizás el lector no habituado a la gestión empresarial le cueste entender que todo lo que se hace en la empresa debe estar medido y monetizado. Cualquier acción comercial, cualquier interacción con el cliente debemos tenerla controlada no solo en términos operativos y de gestión sino que debemos medirla en forma y manera de utilidades, márgenes, ROI, etc.

Cualquier planteamiento estratégico al final del proceso de maduración y conceptualización debe llevar implícito números, o mejor dicho proyecciones económicas para determinar su viabilidad.

La formula mas sencilla conocida en el mundo de la empresa se llama ROI (Retorno de la inversión) y su expresión más simple es un cociente entre el beneficio esperado y los costes de ponerlo en marcha. Si dicho ratio es mayor que 1 tendremos el beneplácito cual Cesar romano, mientras que si esta por debajo de 1, lo que nos estaría indicando es que por cada euro que invertimos en dicha acción nos esta generando menos de 1 euro y eso supone que trabajar para quedarnos como estamos o para tener un goteo de dinero y no creo que ninguna empresa este dispuesta a asumirlo de manera indefinida.

Algo que también debemos tener en cuenta es la forma y manera de interpretar los resultados. Si nos dicen que hemos vendido 100 unidades del producto A y 10 del producto B, es peligroso concluir que el producto B debe ser desechado de nuestra cartera de productos.  La aritmética no engaña pero si distorsiona la realidad empresarial. Para tener una foto mas consolidada de las ventas, habrá que evaluar esos datos respecto a una base de comparación, respecto a un beneficio-coste esperado. Es decir, para poder comparar resultados tenemos que hacer la lectura en términos relativos y no en absolutos. Tengamos cuidado con los datos y su interpretación, especialmente cuando de dinero se trata.  Existen muchas métricas para evaluar la performance de un negocio o de una acción comercial, debemos saber elegir aquellas métricas que mejor expliquen la peculiaridad de lo que estemos manejando. La parte económica es importante y como todo en esta vida hay que saber relativizarlo.

Ver mas
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Miguel Angel González

Ver blog
hace 7 meses · 2 min. de lectura
Miguel Angel González

A cada cliente lo suyo

Es difícil gestionar clientes y mucho mas poner co ...

hace 1 año · 3 min. de lectura
Miguel Angel González

Lo que haces, lo que vales

"O eres diferente,..., o eres barato". · Cuantas v ...

hace 1 año · 2 min. de lectura
Miguel Angel González

CRM: caminando hacia el engagement

Si algo nos enseñan las crisis, es que cuanto mas ...