Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 6 meses · 3 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

¡Date un capricho...!

Que solo se vive una vez….

Piensa que cuando te mueras se muere tu mejor amigo. O tu mejor amiga. Si eres mujer. La gente con pasta se los da. ¿Por qué no tú también? Salvando las distancias, pero igualando el placer.

Ya sabemos que la beautiful people puede permitirse las mayores excentricidades y, de paso, pasearlas ante los ojos atónitos del resto de los mortales. No les importa que tú no seas una persona rica. ¿Por qué te va a importar a ti que tengan dinero?

Ellos lo derrochan en una autoafirmación y autocomplacencia del propio ego sin límites. “Tanto tienes, tanto vales”. Ya lo dijo el sociólogo francés Abraham Maslow cuando construyó su famosa pirámide de las necesidades humanas.

En la cúspide, en lo más alto adonde pocos llegan, está la autorrealización. Cada año unos cuantos suben hasta allí. Ahora se les llama famosos; mejor (y más de moda, celebrities). De siempre, multimillonarios. Con unas cuentas llenas de ceros que disparan los celos hasta la envidia.

La gente rica -¿quién si no?- lo es también en caprichos caros, claro. Aquí cito unos cuantos:

En una de sus múltiples comparecencias en público el rapero Lil Uzi Vert sorprendió a sus seguidores con un diamante incrustado en su frente. El pedrusco estaba valorado en 24 millones de $. Es de esperar que no se la caiga mientras se ducha y se vaya por el sumidero. Sería una auténtica lástima y la prueba irrefutable de que, por mucho dinero que se tenga, a veces lo que no se tienen son ni 2 dedos de frente.

Travis Scott, pareja de Kylie Jenner durante un rato, le regaló un ROLLS ROYCE de los años cincuenta con motivo de su 21 cumpleaños. Valor aproximado: 1,2 millones de $. Meses antes, por el nacimiento de la hija que tuvieron,, le obsequió con un FERRARI de casi 1,5 millones. Tengo que reconocerlo: hay días que bajo a hacer la compra al supermercado y no llevo esa cantidad. Pero no me preocupa.

Will Smith y Jada Pinkett llevan desde 2010 viviendo en su espectacular mansión ubicada en Calabasas, California. Una obra que tardó 7 años en ser terminada y que cuesta 42 millones de $. Tampoco llego. Sigo sin preocuparme…

Por su exclusividad y tamaño la propiedad tiene su propio código postal. De momento, continúan en Calabasas. Por lo menos, que sepa, todavía ninguno de los cónyuges “ha dado calabazas” al otro. Lo confieso: no soy seguidor de prensa rosa ni programas del corazón.

Con Brad Pitt y Angelina Jolie, una de las parejas más deseadas de Hollywood, la cosa fue distinta. Ya no están juntos. En 2010 Angelina regaló a su entonces marido un olivo de 200 años que costó180.000 $. Se supone que la plantación en el jardín estaba incluida en el precio. A estas alturas es lo de menos. El regalo simbolizaba la paz, la longevidad y la estabilidad. Alguna de las cualidades no se dio bien en el matrimonio. Ignoro si es Brad o Angelina quien continúa recogiendo las aceitunas.

Beyoncé ha demostrando quererse mucho a sí misma. Lo cual no está mal. Una persona debe tener elevada la autoestima. La cantante es de las que preguntan: espejito, espejito: dime tú, ¿quién es la más bella del lugar…? Durante una actuación para los BET AWARDS lució un vestuario de los más caros y curiosos que se recuerdan. Se trataba de unos leggins de oro confeccionados por Balenciaga que costaban 100.000 $. Con ese dinero un servidor se viste en esta vida y en las sucesivas reencarnaciones. Por muchas que sean. Y si es que las hay…

A Paris Hilton le encantan los perros. Ellos, en justa reciprocidad, están encantados con su dueña por haber invertido 325.000 $ en "Pinkfield", su casa-mansión con 2 pisos y fachada de estilo italiano. Lo ha hecho única y exclusivamente para que a sus chuchos no les falte de nada. Desde luego, estos animales conocen a la perfección el significado de lo que es, coloquialmente hablando, “llevar una vida de perro capado”.

Durante su visita a los Emiratos Árabes, el irlandés Conor McGregor, campeón de Peso Pluma y de Peso Ligero de UFC (Ultimate Fighting Championship) probó recientemente un filete de wagyu, la carne más exquisita del mundo. No sería noticia si no fuese porque estaba bañado en oro de 24 quilates. El plato costó más de 1.000 $. Los que pensábamos que el oro es un material precioso tenemos que abrir nuestra mente. Resulta que ahora también es un condimento comestible.

El encargado de preparárselo fue el chef turco Salt Bae. Ni punto de comparación con el derroche de los ejemplos anteriores. Tal vez la lucha no da para tanto, aunque se acabe con la cara hecha un mapa.

Si algo tienen en común todos los famosos y celebrities es que coinciden en una misma opinión: la buena vida es cara. La hay más barata. Pero no es vida.

¿Y qué hacemos tú y yo, que no hemos ganado las oposiciones a multimillonario y nos hemos quedado sin plaza? ¿Que no somos ricos y famosos? Pues vivir lejos del mundanal ruido. Y admitir una verdad universalmente aceptada: la felicidad está en las cosas pequeñas. Se encuentra en los detalles sin importancia, que no necesariamente tienen por qué ser caros.

No está contrastada, pero la siguiente afirmación se le atribuye al buda Gauma: “no es más rico quien más tiene, sino el que menos necesita”.

Me interesa. Porque mi fortuna emocional es multimillonaria. A eso no me gana nadie. Compro la sentencia y me preparo para degustar uno de mis momentos más íntimos. Sin ser ninguna celebrity voy a celebrarlo: cervecita en copa helada recién salidas del congelador, brisa nocturna de un abril en la cara, aprovechando el momento en el que, por fin, un sol excesivamente soleado ha decidido dar el portazo. 15 minutos de soledad iluminadora. Que solo se vive una vez.

¡Que nadie se entere: voy a darme un capricho…!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.eleconomista.es/status/noticias/11064390/02/21/Desde-unos-leggins-de-100000-dolares-a-un-wagyu-banado-en-oro-las-excentricidades-de-los-famosos.html

https://www.codigonuevo.com/mileniales/camareros-cuentan-locuras-piden-ricos-restaurantes-lujo

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¡Date un capricho...!




thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura

Bolsos: mejor que la Bolsa...

Si los firma HERMÉS, no hay mejor inversión. · Ol ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura

¡No me toques ni un pelo!

Ni, mucho menos, me lo retoques… · Ni un pelo… Ni ...

hace 6 meses · 2 min. de lectura

El perfume de NETFLIX.

Es un perfume de película. · Lo de NETFLIX es hac ...