Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 1 año · 2 min. de lectura · visibility 0 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Comer basura será más caro.

Desde siempre al cuerpo le ha salido así.

Lo paga con el tiempo. En diferido. Ahora se trata de que también le salga al bolsillo. En el mismo momento de la compra. Sin tardar. El Gobierno ha situado la “comida basura" en su punto de mira y revisará su fiscalidad.

La medida ya figuraba en el programa electoral del partido UNIDAS PODEMOS (supongo que unidos también, pero el “seudoprogresismo” manda). En el del PSOE no se hacía ninguna mención específica sobre esta cuestión.

El texto del acuerdo cita textualmente como objetivo "reducir el impacto de la comida basura", fijando "obligaciones claras" en un etiquetado que también incluirá el llamado "semáforo nutricional" para reflejar de forma clara el perfil del producto. Como si el ciudadano no fuese lo suficientemente consciente de lo que perjudica su salud y daña su metabolismo.

El documento programático, sin embargo, no especifica a qué se refiere exactamente cuando habla de "comida basura" ni de alimentos ultraprocesados. Todavía no se conoce el alcance de la medida. Lo que para unos es basura, para otros será un plato delicioso.

Recoge las líneas estratégicas del acuerdo entre ambas formaciones. La mención a la subida de impuestos figura en el apartado dedicado a los derechos de los consumidores, área que dependerá del Ministerio encabezado por Alberto Garzón; no del Ministerio de Hacienda. O sea, I.V.A (Impuesto sobre el Valor Añadido) hacia arriba; posibilidades de comer hacia abajo.

Desde FIAB (Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas) critican una posible subida de impuestos a algunos alimentos con el argumento de mejorar la salud pública. «Consideramos que este tipo de medidas tiene un carácter recaudatorio cuyo efecto inmediato será disminuir las rentas de los ciudadanos, especialmente los más desfavorecidos».

El indicativo de la “comida basura” recibirá el nombre de NUTRISCORE y presentará una escala de graduación, de la A a la E por 100 gramos de alimento. Podríamos definirlo como tabla de “eficiencia saludable”. Como pasa con la eficiencia energética de los electrodomésticos o los edificios.

No obstante, grandes multinacionales continúan negándose a añadirlo en sus productos, impidiendo a los consumidores, tener una verdadera transparencia sobre la calidad nutricional de los mismos. Para que esta iniciativa llegue a buen término se debe reunir en menos de un año, un millón de firmas repartidas al menos entre siete países europeos.

La petición del Ministerio sugiere subir el gravamen del 10 al 21%. No quita el apetito, pero quitará las ganas de adquirirla. Por lo menos, invitará a la reflexión. Si no se quiere que el papá Estado recaude mas, habrá que dirigir la boca hacia otras opciones. Los defensores de la porquería para comer se quejarán. Entre ellos cadenas y marcas de alimentación que se ganan la vida con esos productos. La guerra está servida.

No es que vayan a desaparecer. Podrán seguir vendiéndose. Solo que serán más caros. Así cada ciudadano tendrá la sacrosanta libertad de envenenarse ingiriendo lo que desee, pero pagando más por determinados caprichos. Es lo que suele suceder en estos casos. Ya lo hemos vivido en los impuestos del alcohol, el tabaco y los medioambientales.

La implantación de este tipo de información que figurará en el etiquetado está en fase de estudio por parte del Ministerio de Sanidad desde hace más de un año. Según parece, se presentará delimitada por colores y letras. Dentro de una misma categoría los alimentos verdes son los más saludables. Los rojos, los menos recomendados.

Los daltónicos tendrán alguna dificultad en distinguir las advertencias marcadas por colores. ¿Habrá que pensar en un envase especial para ellos? ¿Habrán tenido en cuenta esto también nuestros ínclitos gobernantes?

Es lo que tiene el intento de contentar a todos.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.expansion.com/economia/politica/2020/01/12/5e1b7193468aebfa1a8b45da.html

https://www.elmundo.es/economia/2020/01/19/5e24dd51fc6c8372538b4585.html

https://www.elmundo.es/economia/ahorro-y-consumo/2020/01/21/5e25e8c7fdddffd6088b45a4.html

https://www.eleconomista.es/distribucion/noticias/10307778/01/20/El-Gobierno-controlara-lo-que-comemos-planea-duplicar-el-IVA-a-los-alimentos-insanos.html

https://www.eleconomista.es/opinion-blogs/noticias/10309799/01/20/Impuestos-y-comida-basura.html

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2020-02-07/comida-basura-ministerio-consumo-alberto-garzon_2444699/

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

ac71d4a9.jpg


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 1 semana · 3 min. de lectura

Moda, ecotasa y "ecosisa".

La moda es la de siempre. · La ecotasa es el nuevo ...

hace 1 semana · 2 min. de lectura

Indultada.

Tenía los días contados, pero… · Al contrario de l ...

hace 2 semanas · 1 min. de lectura

MC.DONALD'S "despatatada".

El virus y las inundaciones traen frita a la marca ...