Luis Alberto Bandeira Machuca

hace 11 meses · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Banca: la era de los ERES.

La intocable banca está tocada.

Y de “tocado a hundido” hay poco recorrido. Lo sabemos los que hemos jugado alguna vez a “los barquitos”. Con la economía pasa tres cuartos de lo mismo: cuando va buscando las profundidades, el barco del dinero corre el riesgo de convertirse en un submarino.

De eso la presidenta del banco SANTANDER sabe más que yo. Aunque todo sea dicho: no hace falta ser muy listo para presagiar ciertos naufragios. En contra de lo que le sucedió al Titanic, esta vez no hay niebla. El choque con el iceberg ya se presagiaba. Y se veía venir de lejos.

Una banca más rebosante de dinero que nunca no tiene a quién prestárselo con unas mínimas garantías de devolución. Porque un consumidor y unas empresas con el miedo en el cuerpo han decidido ahorrar. Hasta en la compra de calcetines.

Así las cosas, el negocio del crédito está a mandado a recoger y a buen recaudo en el camarote de la seguridad. No se presta por el pánico a los movimientos fallidos. ¿A quién dejarle dinero que demuestre suficiente solvencia? ¿Hay alguien ahí…?

El miedo es contagioso. A veces con mayor rapidez que algunos virus. Seguramente otras entidades también están navegando contra corriente en las procelosas y agitadas aguas de una economía en estado de zozobra.

Fiarlo todo al aumento de las comisiones puede traer como consecuencia (más a la corta que a la larga) la decisión de que los clientes decidan abandonar el barco.

Como la previsión económica, de la misma manera que lo hace la meteorológica, anuncia evolución de marejadilla a fuerte marejada, el BANCO SANTANDER ya está preparando su particular tabla de salvación, que no es otra que un Expediente de Regulación de Empleo (ERE). Se impone el ahorro: para empezar 1.000 millones de cara a 2022. Traducido en “carne” unos 3.000 empleados.

Ese recorte va a salir de las nóminas porque el accionista quiere su dividendo. Y si no lo cobra también está dispuesto a abandonar el barco. De otra forma y, posiblemente, con un flotador mejor. Pero igualmente lo dejará ir a la deriva. La transformación digital también dará su empujoncito para reducir el número de empleados y tirar más de una expectativa de vida por la borda.

A cierre del tercer trimestre el grupo financiero tiene repartido por todo el mundo un total de 192.578 trabajadores. Los negocios de Latinoamérica y Norteamérica son los que aportan el horizonte de rentabilidad más plácido y rentable. El más despejado. Son el Océano Pacífico de la entidad. Por eso la fuerte marejada del sacrificio afectará de nuevo a una Europa, con “el agua hasta el cuello”, unos bajos tipos de interés y un negocio que está siendo devorado por el insaciable tiburón de la pandemia.

El banco cuenta con 84.876 empleados entre la actividad de España, Reino Unido, Portugal, Polonia y una filial de crédito al consumo, Santander Consumer Finance, que no tiene clientes a los que “hincarle el diente” y que próximamente se integrará en OPENBANK para generar economías de escala.

El grupo ha cerrado el tercer trimestre del año con unas pérdidas de 9.000 millones de €. Espera acabar 2020 en números rojos, que es el color de la sangre. Banco SABADELL, afectado por la misma galerna ya ha anunciado un ajuste de 2.900 trabajadores. La banca tiene ya planes de despidos para más de 15.000 empleados. Y el temporal no va a amainar. Al contrario: no ha hecho más que empezar.

Los sindicatos pueden estar tranquilos. Tienen su particular tablón de salvación. Y la presidenta del SANTANDER, Botin, también. Ya se sabe: como mandan los cánones en la navegación marítima, “el capitán siempre es el último en abandonar el barco”.

¿Habrá botes salvavidas para todos? ¿O será un “sálvese quien pueda”?

Me temo que esto último…

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10850779/10/20/Botin-abre-la-puerta-a-un-ERE-antes-hay-que-hablar-con-los-sindicatos.html

https://www.lavanguardia.com/economia/20201028/4958761222/sabadell-ajuste-recorte-crisis-banca-finanzas.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/28/companias/1603868357_286882.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/28/companias/1603888973_760673.html

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10854671/10/20/El-Sabadell-ajustara-2000-empleados-el-12-de-la-plantilla-para-seguir-sin-fusiones.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/10/28/companias/1603914621_991151.html

https://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/10855508/10/20/La-banca-va-camino-de-su-peor-ano-frente-al-mercado-de-la-historia.html

https://elpais.com/economia/2020-11-03/el-santander-cierra-definitivamente-400-oficinas-este-ano-y-150-mas-solo-abren-dos-dias-por-semana.html

https://www.eleconomista.es/empresas-finanzas/noticias/10865967/11/20/La-crisis-estrangula-los-ingresos-por-comisiones-de-la-banca-caen-un-9.html

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Banca: la era de los ERES.


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios
(Nacho) Ignacio Orna

(Nacho) Ignacio Orna

hace 11 meses #1

Miedo da el efecto dominó.

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Bolsos: mejor que la Bolsa...

Si los firma HERMÉS, no hay mejor inversión. · Ol ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Eau d'orgasme.

Y no de un orgasmo cualquiera. · Lo cual sería un ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

¿Y ahora qué...?

Aquellos polvos trajeron estos lodos. · Y son con ...