Rita Tonelli

hace 1 año · 2 min. de lectura · visibility ~10 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Auto-exigencia o falta de auto-confianza... ¿Qué es qué?

Auto-exigencia o falta de auto-confianza... ¿Qué es qué?

Puedes leer este título como una pregunta o como una declaración. De las dos formas, disparará en ti, un momento de reflexión. Eso espero…

La auto-exigencia puede tener “buena prensa”, en el sentido de interpretar que el que es auto-exigente, es a la vez, responsable, esforzado, buscador de la excelencia.

Sin embargo, me surge la pregunta: ¿Es el auto-exigente un buscador de la perfección?

Si la respuesta es sí, estamos en problemas.

La perfección debe ser una “meta para no conseguir”, a los fines de poder seguir creciendo. ¿Cuál es la “meta a conseguir”? La excelencia. La búsqueda de la excelencia no tiene que presionarnos porque es el resultado de la práctica con la que se persigue en cada intento, una mejora.

Cuando algo es perfecto… ¿Podemos seguir mejorándolo?

Y de otra forma: ¿Existe algo que pueda ser perfecto, que no acepte ningún tipo de mejora?

Colijo que la perfección es imposible, y si le agregamos a esto, los conflictos personales que puede llegar a generar su búsqueda, es tiempo de que podamos cambiar nuestra mirada al respecto.

¿Qué problemas personales?

Angustia.

Depresión.

Estrés.

Bloqueo.

Inercia.

Postergación.

Puedo seguir pero creo que es suficiente con estos ejemplos para que puedas visionar el mundo del perfeccionista.

Busca la excelencia, no la perfección.

http://ritatonellicoach.com.ar/excelencia/

La auto-exigencia es un espejismo que oculta tu falta de auto-confianza

El auto-exigente busca la perfección. No porque está equivocado, sino porque no se da cuenta de su motivación desorientada.

Buscar la perfección…

Nos hace perder el foco. Nos enfocamos en detalles perdiendo la visión de la meta a alcanzar.

Nos estresamos y angustiamos convirtiendo el camino hacia lo que queremos, en una tortura.

No tenemos en cuenta el alto valor de equivocarnos. La única forma de aprender es equivocarnos. La equivocación es la fuente mayor de aprendizaje que existe.

Postergamos, postergamos y postergamos porque nunca nos sentimos suficientemente preparados para emprender la acción. Nos “devanamos los sesos” tratando de averiguar qué más podemos hacer para hacerlo bien de primera, sin lugar a la equivocación.

¿Termina este juego de dilación alguna vez?

¿Tú qué opinas?

Es como el juego desgastante del indeciso, el que se juega a nivel de nuestras conversaciones internas limitadoras.

Vamos a la práctica… ¿Te parece?

En el caso de un estudiante…

¿Quién le preguntará qué nota sacó en una materia determinada de su carrera para contratarlo como profesional de su rama?

En el caso de un empleado…

¿Qué se tendrá en cuenta al momento de evaluar la realización de una tarea?

¿Las veces que se equivocó para llegar a presentar un trabajo brillante o la brillantez de su trabajo?

(¿Estoy siendo clara?

A ti, perfeccionista…

¿Te centras en lo que tienes o en lo que te falta?

¿Cuentas tus talentos y virtudes o continuar leyendo


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Rita Tonelli

Ver blog
hace 1 año · 2 min. de lectura

Bendito el caos de la Transición

Transición… ¡Caos Bendito! · Escuchamos con frecue ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

Yo Coach, acompañante de tu camino

Un coach es alguien que te dice lo que no quieres ...

hace 1 año · 1 min. de lectura

Coaching... ¡Ahora, sí!

Es muy probable que ya hayas escuchado esta palabr ...