¿Aparthotel o iglesiahotel?

¿Dónde vamos de vacaciones?

¿Acampada? ¿Pensión? ¿Hotel? ¿Aparthotel? ¿O iglesiahotel…? Sí, iglesia. Una nueva posibilidad se abre ante nosotros. En especial, si vamos a los Países Bajos.

¿El turismo como religión o la religión como turismo? La opción nos la brinda la cadena de hoteles BUNK. Ya se puede reservar una habitación en la que dormir “soñando con los angelitos” y “descansar como Dios”.

Nuevos lugares de culto se abren al merecido relax con ese valor añadido de la espiritualidad. Son los hoteles BUNK de Utrecht y Ámsterdam. Antiguas iglesias reconvertidas para el gozo del cuerpo y satisfacción del alma. Se trata de las primeras propuestas innovadoras, pero no serán las últimas. La idea se eleva a los altares vacacionales. En el cliente sube el deseo de nuevas experiencias a medida que decae la espiritualidad.

El establecimiento BUNK UTRECHT, por ejemplo, ocupa la que fuera la antigua iglesia de Westerkerk, que data de 1891. Según explica el fundador de la cadena, Robin Hagedoorn, en la nave central se ha creado un gran bloque construido con los bancos originales del templo. Alberga el bar, la cocina y las habitaciones. Es una nueva manera de encontrarse bien. Eso sí, en cuerpo más que en alma.

Donde antes se bebía el vino convertido en la sangre de Cristo hoy puede degustarse otro vino también divino (si se permite la expresión), reserva o gran reserva, más mundano y menos escatológico, pero de calidad excelente. Es como el usado para la consagración, solo que servido en una copa más festiva que el cáliz de la liturgia.

La instalación ofrece, incluso, un punto más de esoterismo. Como suele ser consustancial a toda creencia y religión, el hotel iglesia de Utrech tiene hasta escaleras secretas.

Otros elementos característicos, como la galería, las vidrieras y el órgano construido en 1813, se han incorporado al diseño. Lo que invita a enclaustrarse en el recogimiento y disfrute relajado de un alojamiento casi celestial.

Algunos clientes lo suficientemente nostálgicos pueden echar de menos el canto gregoriano o el repique de campanas. Nada que no pueda ser suplido por la inspiración, más humana que divina, de la música clásica y ambiental, que también acompañan y no desentonan. De todas formas, por si acaso el huésped desea aportar ideas, tiene a su disposición el libro de sugerencias y las encuestas de satisfacción.

El BUNK AMSTERDAM ocupa el templo de San Ritakerk construido en 1921. Hagedoorn apunta: “los bloques blancos que contienen las habitaciones del hotel flotan en el antiguo atrio de la iglesia. Descubrir el edificio es una verdadera aventura".

La fórmula que ofrecen ambos establecimientos está a medio camino entre el hotel de lujo y el albergue. El cliente tiene la posibilidad de instalarse en una habitación con todo el confort cardenalicio (desde 54 € la noche), o bien en una cápsula privada de diseño inteligente (desde 24 €), a modo de celda de monje de monasterio presbiteriano.

Ambas opciones incluyen baño de lujo, camas XXL (incluso en las celdas), toallas mullidas, seguridad, wifi... ¡Dios mío, no falta de nada! Las instalaciones cuentan con todo lo necesario para encontrarse en una nube como los mismísimos ángeles.

Cómodamente instalados, aquí en la tierra como en el cielo, los clientes ávidos de nuevas experiencias estarán deseando congregarse entre paredes llenas de eclesiástica historia.

El éxito de estas “iglesiashotel” está cantado. Y sin necesidad de coro. Desbordadas por tantas peticiones de turistas con ganas de vivir algo nuevo, es seguro que la caja registradora de ambos establecimientos sonará a música celestial.

El de la cadena BUNK es un boom garantizado. Sobran los rezos. No hará falta ni entonar un solo “avemaría” para superar con creces la ratio de rentabilidad. Se trata de 2 buenos negocios. Seguro.

Esto “va a misa”.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.expansion.com/fueradeserie/viajes/2020/06/01/5ecd0936468aeb69718b459b.html

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Aparthotel o iglesiahotel?


thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Luis Alberto Bandeira Machuca

Ver blog
hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

Eau d'orgasme.

Y no de un orgasmo cualquiera. · Lo cual sería un ...

hace 5 meses · 2 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

La guerra mundial en la mochila.

No cabe toda, pero si una parte de ella. · Por mu ...

hace 5 meses · 3 min. de lectura
Luis Alberto Bandeira Machuca

El pan que adelgaza...

…Bolsillos y cuentas corrientes. · Los cuerpos ya ...