Sebastian Rodrigo Ávila

hace 4 años · 3 min. de lectura · visibility ~100 ·

chat Contactar con el autor

thumb_up Relevante message Comentar

Actitud positiva, el verdadero motor para la venta

La actitud positiva es, sin lugar a dudas, el arma fundamental para lograr el éxito en una actividad, en cualquier orden de la vida. Sin la actitud acorde perdemos el rumbo. El talante positivo representa el aspecto más importante de nuestro portafolio de habilidades, es la piedra fundamental para construir una carrera profesional valiosa que cada día se nutra de los mejores condimentos.

La forma en la que nos movemos, en la que afrontamos un problema, la manera de ver la vida, el valor añadido, esa es nuestra actitud. Una actitud positiva te ayudará a incrementar tu imagen, a posicionarte y, por sobre todo, a mostrar esos valores tan necesarios en los momentos difíciles.

Mantener la misma actitud positiva a lo largo del tiempo nos permitirá ser regulares en nuestros proyectos. El éxito no pasa por romper el récord un solo mes, sino por llegar a niveles de relevancia y mantenerse a lo largo del tiempo. La constancia es la mejor carta de presentación.

En los años que llevo en el mundo de la venta (13 para ser preciso), he conocido a grandes comerciales, con capacidad innata para generar confianza y llevar a buen puerto una negociación. Sin embargo, he aprendido y lo sigo haciendo de aquellos que empiezan cada día con una sonrisa, que están siempre dispuestos a seguir adelante más allá de cualquier piedra en el zapato. 

• Una palabra de aliento en el momento indicado puedo provocar una acción determinante.

A la actitud hay que trabajarla de la misma manera que se trabajan otros aspectos importantes como los cierres de ventas, las entrevistas, las concertaciones y las referencias. Pero quizá es el aspecto más complicado de trabajar. El mecanismo ideal es a través de los hábitos, tener buenos hábitos nos permitirá mecanizar en cierto modo nuestra actitud.

• ¿Qué es un hábito? Un hábito es cualquier acto adquirido por la experiencia y realizado regular y automáticamente durante al menos 21 días. Si repetimos está acción durante dicho periodo de tiempo, logramos que “se haga carne” y forme parte de nuestra personalidad.

Una vez escuche decir que lo único que no se puede trabajar en una persona es la actitud, esa la debe traer desde casa. Es cierto. Sin embargo, todo en cuanto a ventas se refiere se puede optimizar, se puede desarrollar.

Contagiar. En los equipos de trabajo, aquellos que brillan lo hacen siempre por la actitud que profesan. El talento sin actitud positiva no nos lleva a ningún lado. Los líderes o también llamados Productores ayudan a las empresas a sortear los desafíos del mercado y a enfrentar los objetivos más ambiciosos.

Para qué la actitud marque la diferencia es necesaria encaminarla, encauzarla y dirigirla. Es el motor de un coche, el que provoca la aceleración final, el 80% de nuestro portafolio de habilidades. Las grandes empresas no sólo buscan grandes vendedores sino prefieren alguien capaz de mantener su productividad mes a mes, causando los menores “daños colaterales” posibles.

Los conocimientos son importantes, al igual que las técnicas y hábitos pero la actitud es nuestra más valiosa herramienta. Diariamente nos encontramos con cientos de piedras en el camino (no encontrar en un empleo, no alcanzar los objetivos, ser irregulares, un mal compañero, un mal jefe, un cliente maleducado, entre otros), pero una actitud avasalladora y determinante nos hará sortear las dificultades y seguir adelante.

La motivación, los objetivos claros y las metas alimentan a diario a la actitud. La actividad que estás realizando debe ayudarte en la obtención de tus objetivos personales. Debes conocer los motivos que te llevan a realizar la actividad, hacer un balance y si el resultado es negativo tendrás que replantearte tus pasos a seguir, el futuro.

Se cambia de trabajo porque se busca reconocimiento, formación y crecimiento económico. El primer paso para lograr una actitud correcta es conocerse mejor, es saber por qué has decidido tomar el camino actual y, por sobre todo, que beneficios te traerá a corto, medio y largo plazo.

Una planificación rigurosa nos ayudará en aquellos momentos duros, porque te recordará los motivos para volver a encauzar actitud al camino correcto.

No hay motivación más real que los logros personales, se puede motivar a través de la competencia pero competir por competir es algo efímero, vacio y con falta de fundamentos. Tienes que trabajar todos los días para ser el mejor, aunque no debes sentirte nunca el mejor.

La actitud positiva es esa fuerza que te produce recordar por qué o por quienes sales cada día de casa para luchar. Solo esto nos da el empujón cuando sentimos que se acaban las ganas y los argumentos. 

Lo compartes?

Actitud positiva, el verdadero motor para la ventafr
EN
{1H [TA AY

CIN TET







"
thumb_up Relevante message Comentar
Comentarios

Más artículos de Sebastian Rodrigo Ávila

Ver blog
hace 2 años · 1 min. de lectura

Vodafone Empresas: Oportunidad de desarrollo

Vodamicro Team, oportunidad de negocio: · Desde Vo ...

hace 4 años · 0 min. de lectura

#YoamolasVentas

Ser vendedor es una profesión exigente y muy cuest ...

hace 4 años · 2 min. de lectura

Quemar las naves, su historia

Utilizamos esta frase cuando nos referimos a una s ...